Nuevos protocolos en Ezeiza guía de lo que hay que saber para viajar

Nuevos protocolos en Ezeiza guía de lo que hay que saber para viajar

Wn la página web de Aerolíneas Argentinas ya se pueden comprar pasajes a destinos nacionales -sujetos luego a las restricciones que imponga cada provincia- para salidas programadas a partir del mismo 12 de octubre, pero se cree que recién el 20 de octubre comenzarán los vuelos dentro del país. Los vuelos internacionales, como Miami, si son diarios, para dar un ejemplo.

Lo definido es que la semana que viene o, a más tardar, la otra, volverán los vuelos en la Argentina. Y con el Aeroparque Metropolitano cerrado por obras hasta 2021, el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, de Ezeiza será la principal base de despegue (además del Aeropuerto de El Palomar).

Sea desde el 12 de octubre o unos días más tarde, en Ezeiza ya está todo organizado para lo que vendrá: una «experiencia aeropuerto» con más cuidados, distanciamientos, restricciones y controles relacionados con el cuidado de la salud.

En principio, los vuelos estarán limitados a motivos laborales, familiares o médicos. Para más adelante quedan los viajes de turismo, que el ministerio a cargo de Lammens pretende normalizar antes de la temporada de verano: ya la semana próxima habrá una prueba piloto en Bariloche.

“La circulación aérea en principio será solo para esenciales, y luego, llegando al verano, comenzará el turismo regulado por un certificado único de vacaciones”, confirmó el ministro Meoni.

Al llegar al aeropuerto, cambio de hábitos

En Ezeiza, Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000, la empresa a cargo de la operación de la terminal) ha tomado medidas basadas en un “Manual de Adecuación de Aeropuertos” que desarrolló la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), en conjunto con el Ministerio de Salud y Transporte de la Nación, la Dirección de Migraciones, Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y Aduana. Todo en base a recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El hall de check-in. La gente ingresará ya sabiendo a qué mostrador debe dirigirse.

En principio, la anticipación que se requiere para estar en el aeropuerto antes del despegue será de 4 horas en lugar de 2 o 3, como se pedía antes según cual fuera el destino.

Además, solo podrán ingresar a la terminal quienes vayan a volar. No se permitirá el ingreso de acompañantes. Tampoco de quienes vayan a buscar a los que aterrizan. Teniendo en cuenta esto, en la parte abierta del predio del aeropuerto se han instalado foodtrucks para aquellos que deban esperar afuera.

No se permitirá el ingreso de acompañantes.

Asimismo, para agilizar los trámites y evitar los amontonamientos en el hall, se han colocado en la puerta de la terminal A -nueva entrada habilitada-, dos tótems en los que se podrá saber el número de fila y el orden de llamado para el check in.

Ya dentro del hall, el check in se podrá realizar en los mostradores, donde el personal de las aerolíneas estará separado por una protección de acrílico, o a través de las máquinas de autoservicio.

Todo esto, después de pasar por los controles de temperatura: en caso de que se detecte algún pasajero con 37,5º o más de fiebre, se lo derivará a una sala de aislamiento en la que se seguirá un protocolo sanitario.

Inevitablemente, todo el proceso será más lento. En el despacho de equipaje, únicamente los pasajeros podrán manipular sus bolsos y valijas. Todos los objetos serán sanitizados mediante pulverización con desinfectantes. Y el pasajero deberá presentar una declaración jurada de «salud de viajero», que hasta ahora solo era necesaria para quienes arribaban en vuelos especiales de países con alto índice de contagio y desde octubre será para todos.

Food trucks en exterior, ya que no se podrá esperar arribos en el hall.

En el momento del embarque, no habrá lugar para las típicas filas delante del mostrador; cada pasajero será llamado de a uno. Así se busca también evitar amontonamientos dentro de las mangas o en los colectivos que trasladan a los pasajeros hasta los aviones sobre la pista.

“Se puso mucho énfasis en la adaptación de los espacios comunes”, explican desde Aeropuertos Argentina 2000, en referencia a la ventilación y desinfección constante. Además, detallan, se instalaron en todo el Aeropuerto 106 terminales de higiene.

Señalización en el Aeropuerto de Ezeiza para mantener el distanciamiento.

El acceso a los baños estará controlado y sus instalaciones, señalizadas con marcas en el piso para respetar los distanciamientos.

Los ascensores sólo estarán habilitados para personas con movilidad reducida o con bebés en cochecitos.

«Todas estas medidas, junto con la prohibición de empleados circulando en sectores de oficinas o terminales, logran reducir el tránsito innecesario dentro del aeropuerto», explican desde la administración.

«Los trabajadores tendrán seguimiento médico constante», indican en AA2000. Solo en atención al cliente hay 500 empleados del aeropuerto. «Han recibido capacitaciones online sobre los protocolos desarrollados para prevenir el Covid-19«, agregan.

El free shop y los locales comerciales

Actualmente el Duty Free ya se encuentra habilitado cumpliendo con los protocolos establecidos en conjunto con 65 países en los que también opera la compañía.

Para poder ingresar se tendrá en cuenta el uso de barbijo y la cantidad de personas dentro del local. Como medidas internas, se han colocado dispensers de alcohol en gel, marcas de distanciamiento social y mamparas de acrílico entre los cajeros y las personas.

En los locales gastronómicos no hay mesas habilitadas. Solo take away.

Aunque el movimiento de despegues y aterrizajes internacionales es mínimo -únicamente vuelos especiales-, el free shop de Ezeiza ya está funcionando, previendo además un mayor intercambio de vuelos con el exterior más cerca de fin de año o a comienzos de 2021.

Allí también hay un inevitable cambio de costumbres. Ya no se trata de recorrer góndolas y sectores manipulando y eligiendo. Si una persona desea tomar un producto, previamente este debe ser desinfectado por un empleado, a la vista del cliente.

Está prohibido colocarse cremas, labiales o perfumes para probarlos. Para eso hay disponibles «blotters» (papeles absorbentes).

Se recomienda el pago electrónico para no manipular dinero

Distinto es con las prendas de vestir, ya que hay probadores habilitados, con la desinfección correspondiente de cubículos, objetos y prendas. En el caso de que el pasajero decida no llevarse la prenda que había seleccionado, ésta entra en cuarentena por 48 horas antes de ser exhibida nuevamente.

En cuanto a gastronomía y locales de servicio al cliente, han comenzado a habilitarse bares como Havanna, MC Donald´s o Natural Market, entre otros. Todos, con sistema de take away y en horarios concordantes con los vuelos.

En todos estos establecimientos ya se ven las mamparas de acrílico en los sectores de cajas, dispensers de alcohol en gel, marcas de distanciamiento social y promoción del pago electrónico para evitar el contacto con billetes y monedas.

Los puestos de servicios solo funcionan en los horarios de arribos.

Otros locales como Farmacity, Open25, Puma, HSBC y Banco Nación, estarán funcionando las 24 horas. En cambio, las regalerías, empresas de alquiler de vehículos, y servicios como Assist Card o Localiza, atenderán únicamente en horarios de llegadas de vuelos.

Salas VIP con restricciones y prevención

Actualmente hay una sola sala VIP funcionando en Ezeiza. Es la de Star Alliance, ubicada en el preembarque internacional puerta nueve, que nuclea 26 aerolíneas extranjeras como Air Canada, Avianca, Swiss Airlines, United Airlines, Copa, Turkish Airlines, entre otras.

El salón, adaptado a los protocolos sanitarios, funciona con un tope del 50% de su capacidad y no opera las 24 horas sino de acuerdo con los horarios de programación de vuelos.

Las salas de Aeropuertos VIP Club -que funcionan mediante membresías o por convenios con líneas premium de tarjetas de crédito y algunas aerolíneas- por ahora permanecen cerradas.

“Aeropuertos VIP club ya esta lista para operar con todos los protocolos que corresponden, pero se evaluará dependiendo de la necesidad, cuando se reactiven los vuelos regulares”, comentan desde el área de comunicaciones externas del aeropuerto.

Entretanto, está en marcha la construcción del Ezeiza Lounge, una nueva sala VIP en cuyo diseño se tuvieron en cuenta las posibles nuevas necesidades que habrá en el futuro, después de la pandemia.

“Es una obra que esta empezando, cuando este construida es muy probable que ya haya salido la vacuna”, aclara Norberto Dupesso. Pero agrega que muchos protocolos y cuidados «llegaron para quedarse» y eso es algo que ya se tiene en cuenta.

El VIP Ezeiza Lounge funcionará recién en 2021

La nueva sala tendrá 590 metros cuadrados para poder contar con una capacidad de 144 personas y de esta forma garantizar el distanciamiento social.

También contará con un buffet de doble circulación, para evitar el contacto estrecho entre personas, un living con mesas y sillones, área para niños, televisores, wifi, baños con duchas y espacios de descanso. En principio el acceso estará limitado a quienes tengan membresía de ingreso al salón VIP de AA2000.