Aplicarán recargo a la compra de paquetes turísticos al exterior

Dentro del Gobierno crece la preocupación por el goteo de depósitos en dólares que emigran de los bancos y el creciente uso de medios como las tarjetas de crédito para financiar los viajes al exterior, todo lo cual contribuye a la caída de reservas del Banco Central. El próximo paso para perfeccionar el cepo cambiario será aplicar un recargo a la contratación de paquetes turísticos para viajar al exterior.

Hoy podría ser anunciada por el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, quién llamó para las 10 a una conferencia de prensa en la sede del organismo recaudador, en la cual también brindará detalles de supuestas maniobras de lavado de dinero en las que está acusado el HSBC.

Puntualmente, la contratación de paquetes turísticos para viajar al exterior y la compra de pasajes aéreos sufrirían un recargo del 15%, igual al que ya se aplica a los pagos con tarjeta de débito y crédito en el exterior y a las compras por Internet.

Con la retención sobre las tarjetas, la AFIP ya recaudó uno $ 1.000 millones en los primeros dos meses del año, aunque parte deba ser devuelto o pueda ser tomado a cuenta del Impuesto a las Ganancias o, en el caso de los monotributistas, de Bienes Personales.

Si el contrato con la agencia de viaje se hace con tarjeta de crédito, el recargo del 15% llegará en el resumen mensual, y si el pago se realiza en efectivo, las agencias lo cobrarán directamente, actuando como agentes de percepción.

La finalidad sería desalentar maniobras que se detectaron y que fueron alentadas por la diferencia que ya es del 60% entre el dólar oficial y el dólar paralelo, al crear en la práctica un “dólar turista” de un rango intermedio. También se buscaría recaudar más y desincentivar los viajes de argentinos al exterior.

Días atrás AFIP denunció a la casa de cambios Alhec Tours por la prestación de los servicios financieros de compras de divisas a bancos en el país, con autorización del Banco Central y al cambio oficial, para cancelar en el exterior obligaciones del rubro turismo, pero usándolos supuestamente como pantalla para la fuga de dólares. Se trató de compra de divisas por mandatos de tres operadores turísticos mayoristas, que subían los pedidos a Alhec Tours por el Código 662 de autorización para pagos en el exterior relacionados con turismo. La cifra fugada podría ascender a $ 250 millones.

Mas tarde el BCRA envió más de 150 inspectores para constatar la documentación de las agencias turísticas, con el objetivo de comprobar que los viajes contratados hayan sido efectivamente utilizados. Para eso, se cruzarán los datos con Migraciones, en busca de comprobar si hubo o no viajes falsos, creados para fugar divisas al exterior a $ 5, para luego vender los dólares en el mercado local al precios del dólar paralelo. La entidad que nuclea a las líneas aéreas de todo el mundo (IATA) prohibió hace varias semanas la facturación de pasajes en dólares, y sólo quedó la posibilidad de hacerlo en pesos.

Sin fraude, la ventana que quedó abierta para comprar dólares baratos a través de paquetes turísticos o pasajes generó un boom de viajes de argentinos al exterior, con una disminución en el turismo hacia el interior del país. Incluso hubo un movimiento de extranjeros, particularmente de uruguayos, que contrataron viajes desde Argentina, para aprovechar a pagarlos en pesos aquí, en lugar de hacerlo en dólares en su país.

La fuga de divisas a raíz de los viajes de argentinos al exterior se suman a la renuencia de los sojeros para liquidar la ventas de granos, que impacta negativamente en las reservas del Banco Central.