Qué provincias vuelven a clases y desde que día?

Qué provincias vuelven a clases y desde que día?

Así lo resolvieron este jueves los ministros de las 24 provincias durante una reunión del Consejo Federal de Educación.

El Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad una resolución que dispone el regreso de las clases presenciales en los establecimientos educativos. Será con un sistema de semáforo, con tres niveles. La definición estará en manos de cada provincia.
Las clases presenciales en las escuelas volverán en forma progresiva y con uso de tapabocas en aquellas localidades que tengan un nivel bajo de circulación de coronavirus, mientras que las que tengan un nivel medio los estudiantes podrán realizar actividades educativas no escolares en espacios abiertos y con un máximo de 10 personas.

El Consejo Federal de Educación aprobó por unanimidad una resolución que dispone el regreso de las clases presenciales en los establecimientos educativos, en base a protocolos en los distintos criterios sanitarios.

El Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, explicó que la resolución aprobada por las 24 jurisdicciones educativas establece «ciertas consignas para proyectar el regreso seguro de las clases y llevar adelante distintas actividades escolares que no incluye el regreso a clases en espacios abiertos».

La Ciudad de Buenos Aires fue calificada con un nivel medio de contagiosidad por lo que ingresará en esta categoría y esta previsto que den comienzo a estas actividades no escolares a partir del 13 de octubre.

De acuerdo con lo informado por la autoridad nacional, se implementará un sistema de semáforo, compuesto por tres componentes que deberán dar luz verde para habilitar el dictado de clases presenciales en los establecimientos educativos, quedando la definición a criterio de cada jurisdicción.

«Tiene que haber un nivel de riesgo leve, eso le va a permitir a cada jurisdicción dar el paso adecuado como también cumplir otros parametros de análisis de su población educativa y del estado edilicio de cada una de las ecuelas», precisó Trotta, aclarando que, en caso de que exista un riesgo medio, se llevarán adelante distintas tareas de revinculación educativa.

Además, el funcionario consideró que «tenemos que aprender a convivir con el coronavirus priorizando el cuidado de la salud. Todos queremos regresar a las aulas, pero no es una cuestión de deseo, sino de responsabilidad».

Trotta destacó que esta resolución «es un paso importante, da tranquilidad y previsibilidad a las familias para saber en cada caso cómo se vuelven a las clases presenciales» y aclaró que «la decisión final la toma cada gobernador tomando en cuenta esta resolución».

La decisión de elaborar nuevos índices epidemiológicos para que los alumnos que terminan un ciclo y los que no tuvieron contacto con la escuela puedan volver a las clases se tomó en base al indice CDC de los Estados Unidos, que estableció los colores rojo, verde y amarillo para determinar los niveles de contagio.

El 2 de julio pasado se había elaborado un protocolo marco general para la vuelta progresiva a clases y se había establecido que podían regresar aquellas jurisdicciones con niveles bajos o nulos de circulación, pero la propia dinámica de la enfermedad hizo que esa meta se volviera imposible de alcanzar en las grandes urbes.

Los ministros, tras haber mantenido reuniones con equipos de epidemiólogos y haber cotejado la realidad de cada una de sus provincias, resolvieron que para determinar un nivel bajo de circulación se tomará en cuenta zonas sin casos o con casos importados, que no haya circulación comunitaria o la misma esté en descenso y que el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva sea inferior a 60 por ciento.

Para determinar un nivel medio de circulación se tomó en cuenta que haya zonas con casos esporádicos con transmisión comunitaria por conglomerados y brotes controlados. También que la velocidad de contagio este entre 0,81 y 1,20 y que el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva sea entre 60 y 80% .

Los niveles altos son aquellos en zonas de transmisión local con predominio de conglomerados y casos confirmados de posible transmisión comunitaria o zonas de transmisión sostenida. Además que la velocidad de contagios esté entre 1,21 y en aumento y que el nivel de ocupación de camas sea superior al 80%.

El Consejo Federal de Educación también enumeró nueve puntos que los gobernadores deben tener en cuenta a la hora de evaluar la vuelta a las clases presenciales.

Contar con representantes de Educación en el Comité Operativo de Emergencia (COE) para la toma de decisión del reinicio de actividades y evaluar la forma de traslado que utilizarán los niños, las niñas, docentes y no docentes, para asistir a los establecimientos.

También se deberá contemplar la situación habitacional o niveles de hacinamiento de los niños, niñas y docentes y planificación de acciones preventivas e instruir adecuadamente al personal docente y no docente acerca de los protocolos que deben seguirse para minimizar los riesgos de transmisión.

Además se deberán tener los procedimientos detallados sobre cómo actuar ante la aparición de un caso sospechoso y/o confirmado de Covid-19 en la escuela y articular entre las carteras de Salud y Educación local para la detección de casos sospechosos.

Las provincias deberán tener además un sistema integrado de trabajo intersectorial que permita identificar y dar seguimiento a problemáticas complejas como violencia, patologías de la salud mental, trabajo infantil, dificultades de los hogares para realizar aislamientos en caso de ser necesarios, entre otras.

También deberán considerar estrategias para aquellos niños y niñas con factores de riesgo que no puedan asistir de manera presencial y abordar estrategias para aquellos niños y niñas convivientes de personas con factores de riesgo