La nueva fase de la cuarentena hasta el 30 de Agosto con pocos cambios en AMBA

La nueva fase de la cuarentena hasta el 30 de Agosto con pocos cambios en AMBA

La nueva fase de la cuarentena: cautela de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, para evitar el «botón rojo» del Presidente

En la Ciudad pretenden avanzar con algunas habilitaciones puntuales, vinculadas a prácticas deportivas individuales y a los comercios que están en zonas de alta movilidad (como Once, Avellaneda y Retiro) además de habilitar el ejercicio de algunas profesiones liberales con atención al público una vez por semana. Son solo algunos de los ítems previstos en la «etapa 2» del cronograma de reaperturas porteño, que avanzará más lento de lo previsto.

El jefe de gobierno porteño llevará su propuesta mañana a Olivos, a la nueva reunión tripartita con Kicillof y Fernández. Los tres terminarán de ajustar los detalles del anuncio que se prevé para el viernes al mediodía.

Mañana habrá otra reunión en Olivos para definir la siguiente fase

 

Más allá de las diferencias que se habían evidenciado en los discursos de los funcionarios de ambas jurisdicciones en los últimos días, al encontrarse cara a cara Kicillof y Rodríguez Larreta volvieron a mostrar buena sintonía y refrendaron el trabajo coordinado.

A tal punto Kicillof y Rodríguez Larreta cultivaron un buen vínculo político durante la pandemia que, según pudo reconstruir LA NACION, de las dos horas y media que duró la reunión, la primera hora y cuarto ambos hablaron de «otros temas». Solo después comenzaron a estudiar los números sanitarios, con una meticulosidad que los caracteriza a los dos. «Son dos obse«, comentó un colaborador a la salida del encuentro.

Este jueves, como en cada antesala de un anuncio, Kicillof y Larreta se volverán a ver con Fernández en Olivos. El Presidente es quien viene manifestando la mayor preocupación por los números de los últimos días, cuando la pandemia ya dejó más de 5000 muertos y cuando se registran rebrotes en varias provincias del interior del país.

«La gente se relajó, y se relajó equivocadamente. El que cree que este tema pasó, no, no pasó nada, estamos en el peor momento», dijo en las últimas horas Fernández tras advertir que «el botón rojo siempre está a mano».

Es esa situación la que Kicillof y Rodríguez Larreta quieren evitar, por el impacto económico que podría implicar que los industriales y los comerciantes que vuelvan a bajar la persiana. Todo ello con un clima social que no acompaña, de hecho, un esquema restrictivo. Según estimaciones de la provincia, en el Gran Buenos Aires ya están trabajando «el 100% de la industria y el 90% de los comercios». En la Ciudad, según informaron fuentes oficiales, abrió el 93% de los negocios.

Mañana está previsto que Fernández reciba a la mesa de especialistas antes de reunirse con los gobernadores del AMBA. En la Casa Rosada no descartaban una convocatoria más amplia de expertos. Después será el turno la reunión tripartita donde se terminará de ajustar el contenido y el tono del anuncio para inaugurar una fase más, por otros 15 días.