Cuáles son los próximos pasos de la cuarentena

Cuáles son los próximos pasos de la cuarentena

El Gobierno adelantó que flexibilizará la cuarentena después del 17 de julio y negocia con varios laboratorios prioridad en la provisión de una vacuna

Luego de más de 10 días de cuarentena estricta, los gobierno de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires analizan los números de contagios de cara al 17 de julio y se preparan, con un diagnóstico en común, para encarar una apertura gradual de algunos sectores de la economía así como para autorizar nuevas actividades de recreación.

Desde ambas jurisdicciones coinciden en que, pese a que hay más de 2.500 casos diarios en el AMBA, la cuarentena aún vigente sirvió para achatar la curva de contagios y estabilizar el indicador R, que suele mirar Rodríguez Larreta con su ministro Fernán Quirós.

Larreta y Axel Kicillof todavía esperan ver qué pasará con los casos de acá al viernes, pero por ahora coinciden en que los resultados vienen siendo exitosos y no se descarta dar un nuevo paso de apertura en el Área Metropolitana.

En la gestión porteña analizan la habilitación de obras privadas, la apertura de shoppings, la posibilidad de hacer actividad física en espacios públicos y deportes individuales, así como la atención en peluquerías y en las veredas de los locales gastronómicos.

En el caso de la Provincia, el gobernador Kicillof podría empezar a habilitar deportes individuales al aire libre.

La base está (y es la fase 3)

La idea del Gobierno porteño es claramente aperturista. Esto es, tras la última marcha atrás, volver a la lógica inicial de ir ofreciéndoles a los vecinos siempre alguna flexibilización. Ahora, como mínimo, se prevé volver a la fase 3, la que regía hasta fines de junio. Esto implicaría, entre otras cosas, la reapertura de comercios en los barrios -además de los esenciales, que nunca cerraron- y la vuelta de la actividad física, lo que se estigmatizó como «los runners».

Otra flexibilización de hecho

En la Ciudad, si bien aseguran que el cumplimiento de la cuarentena desde su arranque el 20 de marzo es alto, admiten que volvió a darse un fenómeno: la flexibilización de hecho. «Vos podés controlar el transporte o los accesos a la General Paz, y probablemente en estas dos o tres semanas se contabilice una baja. Pero dentro de los barrios, no cambió mucho la circulación respecto a la etapa anterior, pese a las mayores restricciones», admite un funcionario.

Se comprobó el fin de semana la apertura de comercios no esenciales; algunos con rejas o persianas por la mitad, otros directamente como si estuvieran permitidos. Y no trascendieron multas ni sanciones. Como ocurrió con el take away, que empezó a funcionar y luego se anunció se reglamentación, otra vez la norma aparecerá después de la costumbre. «No hay peor regla que la que no se cumple», repite una fuente porteña y transmite que no sería efectivo seguir con un encierro muy rígido.

Horizonte para industrias y otros comercios

Una de las novedades que anunciaría el Gobierno, y que es el espíritu del borrador que trascendió, sería dar un horizonte de aperturas para más comercios e industrias. «Muchas veces nos piden eso, no abrir ya, pero sí que les demos alguna fecha tentativa», explican en el Gobierno porteño.

Así, por caso, en el próximo anuncio podrían plantearse las aperturas de algunas fábricas para una siguiente etapa. Hasta ahora, producen las vinculadas con lo esencial -alimenticias, laboratorios, por ejemplo- o que exporten. «Lo mismo de fijar una fecha futura podría pasar con los profesionales, que si bien compensan parte del trabajo de modo virtual, en algunos casos como los abogados, nos dicen que hay temas que necesitan que sean presenciales», amplían las fuentes.

El impacto de las vacaciones de invierno

Un punto clave que limitaría las flexibilizaciones para estas últimas semanas de julio son las vacaciones de invierno, que van del 22/7 al 2/8. «No es lo mismo que los chicos tengan clases, aunque sea virtuales, que tenerlos sin ninguna actividad. Eso va a generar mayores salidas y por eso tenemos que ver cómo limitar o esperar las aperturas de otras cosas», explicaron en el Gobierno porteño.

Definen los casos (y la política)

Es el mantra que repiten, convencidos, casi todos los funcionarios. Las aperturas dependen de cómo se comporte la curva de contagios, aunque está claro que no es la única variable. En Salud repiten que esa línea sigue en alza pero estable, en torno a los 1.000 contagios diarios confirmados. Y agregan que no hay ningún parámetro hoy -como la ocupación de camas de terapia- que encienda fuerte las alarmas. De todos modos, para medir bien el impacto de las últimas restricciones, se estará muy atento a los datos de esta semana.

También incidirá, claro, la política. La Ciudad es parte del AMBA y lo que se decida en su distrito repercute en Provincia, donde los casos están aumentando con más fuerza. «Horacio, como siempre, buscará convencer a Alberto y a Kicillof. A veces lo logró y pudo diferenciarse y otras no tanto. Es un tablero donde juegan varios factores y la relación con Nación y Provincia es uno de esos», completan las fuentes.

Uno de los temas que está en evaluación es permitir las reuniones familiares hasta un numero estrecho de personas.

El próximo 17 de julio vence una nueva etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y por ello se analizan por estas horas cuáles serán los próximos pasos a seguir en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), región geográfica que preocupa al Gobierno por la concentración de casos. En este marco el Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta se reunirá con el gobernador bonaerense Axel Kicillof, para definir cómo seguirá la cuarentena.

Una vacuna contra el coronavirus se probará en Argentina

Con respecto a ese tema, Ginés aclaró que el Laboratorio Pfizer -que seleccionó a la Argentina para probar la vacuna contra el coronavirus- “todavía no hizo las presentaciones en el ANMAT” pero que espera que “lo haga en los próximos días”.

“Como gobierno hemos abierto las puertas a la investigación a la Argentina. Somos un país acreditado por tener buenas instituciones e investigadores. Ese patrimonio lo hicimos valer”, señaló el Ministro, quien adelantó que están negociando con Pfizer y otros laboratorios para asegurarse la provisión una vez que esté aprobada.

“Son varias las firmas con las que estamos hablando, hay muchos proyectos mundiales. Y les pedimos dos cosas: que nos aseguren una cierta prioridad en la provisión de la vacuna cuando esté y también que haya transferencia de tecnología, que la vacuna se pueda desarrollar en nuestro país, porque si no la producción no va a alcanzar”, señaló.