Cómo serán las salidas recreativas de los chicos durante las vacaciones de invierno

Cómo serán las salidas recreativas de los chicos durante las vacaciones de invierno

Las reglas serán las mismas que hasta ahora. Una hora por día, de 8 a 20 horas, y con paseos en el radio de 500 metros desde el domicilio, sin desplazamiento en transporte público o auto.

La semana próxima se suman dos jornadas extra al sábado y domingo. Y desde el lunes 27 se habilitan todos los días. En el GBA seguirán igual que en junio.

¿Qué se podrá hacer? Caminar, caminar y caminar. No deberá haber interacción con otros grupos y no estará permitido usar juegos y los espacios comunes de parques y plazas por el riesgo de transmisión del virus en superficies.​

Aunque resultó útil para contener la curva de contagios y evitar muertes, la cuarentena tiene efectos secundarios visibles a casi 120 días del 20 de marzo en la salud mental y emocional de las chicas y los chicos. Eso, sumado a que las vacaciones de invierno implicarán una reducción de las actividades que organizan la rutina de adolescentes y alumnos de primaria, fueron los principales motivos de acelerar la flexibilización de estas salidas.

Las ampliación de las salidas recreativas para chicos es un anuncio esperado por padres y madres, que a partir del inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) conviven con las tareas de cuidado, el apoyo escolar –donde pasaron a ocupar un rol mucho más activo– y la búsqueda de actividades recreativas que alivien la saturación de los más chicos en el marco del encierro.
Cómo fue hasta ahora? En la Ciudad de Buenos Aires, los chicos de hasta 15 años inclusive, debieron permanecer en sus casas entre el 20 de marzo y hasta el 16 de mayo, cuando se habilitaron por primera vez los paseos de esparcimiento. Eran los únicos que no estaban autorizados para salir bajo ninguna circunstancia, salvo para acompañar a un padre a hacer las compras, si no tenían con quien quedarse (lo que tampoco se autorizó en el inicio del aislamiento). Fueron 66 días encerrados.

 

A partir del 16 de mayo, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta permitió las salidas de una hora un día del fin de semana, según el DNI de los padres. Quienes tuvieran números pares saldrían el día par del sábado o domingo, y los impares viceversa. Se estableció también un máximo de 60 minutos por paseo y el uso de tapabocas obligatorio, salvo para menores de 6 años.

A partir del 5 de junio y ante la imposibilidad de control de la diferenciación por número de documento, se amplió la salida a ambos días del fin de semana. El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, anunciaba que los chicos podrían salir solo para acompañar a sus padres para hacer algunas de las compras o con un fin específico y de proximidad.

En el Gran Buenos Aires, en tanto, en estos cuatro meses los chicos y los adolescentes no tuvieron una posibilidad formal de salidas para el esparcimiento. A pesar del reclamo de intendentes, el Gobierno bonaerense insistió en «el retorno a la fase 3» que permite que los chicos, de hasta 12 años, acompañen a sus padres a negocios de cercanía, con la limitación de un solo niño por adulto y hasta una vez por día, como estaba permitido hasta el 30 de junio.

En Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno prepara el terreno hace una semana, cuando se filtró a la prensa un documento con los planes de flexibilización de la cuarentena en 12 fases. «Pensamos en actividades que impliquen poco riesgo de contagio y al mismo tiempo beneficien la salud integral. Lo más probable es que propongamos retomar las actividades que estuvieron permitidas antes del 1° de julio, entre las que están las salidas recreativas para niños y niñas«, había reconocido este miércoles por la mañana el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós.

Los niños cursan la enfermedad de manera leve, por eso el principal riesgo está en la circulación de adultos vinculada a las salidas. La recomendación en la que se hace hincapié es que el aumento de salidas no se confunda con una habilitación para la interacción con otros grupos familiares. Las abuelas y los abuelos deberán esperar un poco más para poder mantener una visita.

La medida de flexibilizar las salidas de los chicos fue consensuada en reuniones entre Larreta, Kicillof y el presidente Alberto Fernández, como ocurre cada vez que se inicia una nueva etapa en la cuarentena. Su implementación podrá ser reevaluada en función a la evolución de casos positivos de coronavirus.

Las vacaciones de invierno implicarán un desafío para la mayoría de los hogares, que deberán buscar alternativas a la rutina escolar para entretener a los chicos. Desde la Ciudad, lanzaron un programa de actividades culturales virtuales dirigidas a dos públicos.

De 10 a 12 habrán propuestas para niñas y niños del nivel inicial y primario, mientras que de 15 a 17 se podrán acceder a las orientadas a estudiantes del nivel medio. Se ofrecerán juegos matemáticos, entrevistas, desafíos de ciencia, espectáculos teatrales y musicales a través del canal de YouTube de EducaciónBA.