Acuerdo por la Deuda, pero no como te la quieren contar que es un éxito, es una sentencia

Acuerdo por la Deuda, pero no como te la quieren contar que es un éxito, es una sentencia

Luego de  2 años Argentina ofreció su primera buena noticia económica al mundo al confirmar este martes que se encamina a cerrar un acuerdo por la deuda externa. Así, la tercera economía de América Latina evita caer en su novena cesación de pagos y el gobierno del peronista Alberto Fernández se anota un logro.

«Muy contento. Resolvimos una deuda imposible en la mayor crisis económica que se recuerde y en el medio de una pandemia», destacó Fernández en declaraciones al newsletter del periodista Iván Schargrodsky, en la que fue su primera reacción sobre el tema.

La deuda en juego es de unos 66.000 millones de dólares con los tenedores privados de bonos argentinos, todos ellos protegidos por la ley de Nueva York. Dentro de una deuda global de cerca de cerca de 300.000 millones de dólares, ese grupo de bonistas era el hueso más duro de roer para Argentina, además de la llave para abrir otros acuerdos. Fernández no ocultó su alegría tras meses de críticas por la negociación a cargo de su ministro de Economía, Martín Guzmán.

«En estos siete meses nos dijeron que no entendíamos nada y que estábamos camino al fracaso porque no aceptábamos la oferta de los acreedores. Resulta que finalmente cerramos un acuerdo que le permite a la Argentina ahorrarse 33.000 millones de dólares de la deuda asumida en los próximos diez años», destacó el presidente.

El acuerdo entre Argentina y sus acreedores privados llega tras la quinta propuesta de Guzmán y fue anunciado oficialmente, mediante un comunicado, a las seis de la mañana de este martes. Guzmán, que antes de ser ministro pasaba sus días en la Universidad de Columbia como investigador académico especializado en la reestructuración de deudas soberanas, tuvo un fin de semana y un lunes frenéticos: este martes se acostó ya bien entrada la madrugada, tras un día que incluyó una visita al domicilio de la vicepresidenta Cristina Kirchner para informarla del acuerdo.

54,8 DÓLARES POR CADA 100 ADEUDADOS? Si, pero NADA es gratis

Aunque los detalles exactos aún no se conocen, los medios locales coinciden en que Argentina acordó pagar 54,8 dólares por cada cien adeudados a los bonistas. El gobierno de Fernandez hizo importantes cesiones desde su primera propuesta, que planteaba no pagar nada hasta 2023 y una quita total de un 65 por ciento de lo adeudado.

«Argentina está poniendo más de 20.000 millones de dólares más respecto de la propuesta original y tendrá que pagar hasta 2045», destacó a EL MUNDO Elizabeth Bacigalupo, economista jefa de la consultora Abecebe. Los pagos comenzarán en 2021, dos años antes de lo planteado por Guzmán, aunque no serán montos significativos. Fernández se acerca así el objetivo de que los pagos de la deuda no condicionen su gobierno, que se extiende hasta diciembre de 2023.

Se paga menos intereses que con Macri? Si, pero sólo unos años, luego es el triple que con Macri, mentiritas piadosas…

«La Nación» destacó que Fernández «terminará pagando una tasa de interés promedio por la deuda que será alrededor de la mitad de la que pagaba (el ex presidente Mauricio) Macri» y se ahorrará «36.280 millones de dólares, en concreto, hasta 2028, según cálculos de los acreedores».

Pese a que el acuerdo es una gran noticia para la economía argentina, hay muchos obstáculos aún por delante para el gobierno de Fernández, que debe renegociar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con pagos de 18.000 millones de dólares en 2021 y otros tantos en 2022 que son imposibles de abordar para un país estancado desde hace casi una década y hoy en fuerte recesión.

La pregunta en Argentina es si Guzmán, hasta ahora el «ministro de la deuda», se confirmará como el ministro de Economía para presentar «un plan macroeconómico sustentable«, que es lo que promete desde que asumió el cargo en diciembre. Paradójicamente, Fernández dijo semanas atrás al «Financial Times» que no le gustan los planes, que descree de ellos. Pero sin solucionar el problema de la deuda Argentina no saldrá de su pesadilla económica. Y sin plan, tampoco.