Reforma judicial ahora el kirchnerismo incluyó una cláusula contra los medios

Reforma judicial ahora el kirchnerismo incluyó una cláusula contra los medios

El kirchnerismo impuso en la reforma judicial una cláusula que controla la actuación de los mediosFue introducida por Oscar Parrilli, pese al rechazo de la oposición, en el dictamen que tratará el Senado la semana próxima

El polémico agregado fue incorporado como el inciso E del artículo 72 del proyecto que impulsa el oficialismo a propuesta de Parrilli.

En la versión de la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo el 30 de julio último, el artículo era el 70 y el inciso solo obligaba a «comunicar en forma inmediata al Consejo de la Magistratura cualquier intento de influencia en sus decisiones por parte de poderes políticos o económicos, miembros del Poder Judicial, Ejecutivo o Legislativo, amistades o grupos de presión de cualquier índole, y solicitar las medidas necesarias para su resguardo».

El dictamen le sumó la palabra «mediáticos» a los poderes que supuestamente podrían ejercer presión y que los magistrados estarán obligados a denunciar.

Parrilli formuló su propuesta el pasado 4 de agosto, durante la primera audiencia de debate de la reforma judicial en las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia del Senado. Ese día, expuso la ministra de Justicia, Marcela Losardo.

Si bien el proyecto original mencionaba la creación de 94 Juzgados Federales de Primera Instancia en en el dictamen no se especificó cuántos serían.

El dictamen ingresó a mesa de entradas a las 23 horas de este jueves con las firmas de los senadores: María de los Ángeles Sacnun, Oscar Parrilli, Anabel Fernández Sagasti, Claudia Ledesma, Carlos Espínola, Nancy González, Sergio Leavy, Daniel Lovera, Dalmacio Mera, Gerardo Montenegro, José Neder, Silvia Sapag, Guillermo Snopek, Juan Mario Pais, Ana Almirón, Mariano Recalde, Edgardo Kuider y Antonio Rodas.

«Acá es necesario hablar explícitamente de los poderes mediáticos, porque hemos visto cómo en los medios de comunicación salían a alentar y a escrachar a distintos funcionarios del Poder Judicial porque no hacían lo que esos medios pretendían con determinada causa», afirmó el exjefe de la AFI de Cristina Kirchner.

El senador por Neuquén también pidió incluir a los medios de comunicación en el inciso F del artículo, en el que se establece que los jueces no deben fallar en virtud de supuestos clamores populares ni por miedo a la crítica.

«Tengo miedo que el clamor público sea el clamor de los medios de comunicación y que en función de eso se tome esto como un hecho de la sociedad, y en realidad no son hechos de la sociedad o reclamos de sectores sociales, sino que hay determinados intereses económicos que utilizan los medios para presionar a los jueces», argumentó en ese momento.

La propuesta de Parrilli mereció la respuesta de la Asociación de Entidades Periodísticas de la Argentina (Adepa), quien sostuvo que «combatir el periodismo no ayuda a mejorar la Justicia».

La entidad, que reúne a más de 180 empresas periodísticas de todo el país y es presidida por Martín Etchevers, advirtió sobre «el riesgo que implica para la libertad de expresión, el derecho a la información y el debate democrático que se promuevan normas arbitrarias y sin antecedentes en el mundo, que terminen inhibiendo el libre y pleno ejercicio periodístico en nuestro país».

Los siguientes son los puntos principales de la reforma judicial tal como fue aprobado por las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia del Senado.

  • Unifica los fueros Criminal y Correccional Federal y Nacional en lo Penal Económico, que pasarán a denominarse fuero Penal Federal con asiento en la Capital. Ambos suman 23 juzgados.
  • Además, se crean otros 23 juzgados penales federales en la ciudad de Buenos Aires.
  • A los 12 tribunales orales de ambos fueros que se unifican se le sumarán otros cinco que crea el proyecto
  • En una de las modificaciones al proyecto original, se establece que el juzgado federal penal 46 tendrá exclusiva competencia penal juvenil.
  • Pero no podrán ser trasladadas aquellas que tengan causas de delitos de lesa humanidad. Esto fue incluido en el dictamen.
  • También se unifican las cámaras nacionales de apelación de esos fueros, la que pasará a estar integrada por cuatro salas.
  • Las causas en trámite seguirán en los juzgados que las sustancian.
  • Por el plazo de un año las nuevas causas que se inicien irán a los 23 nuevos juzgados. Se agrega que el sistema de sorteo deberá ser manual (bolillero) y que deberá ser informado con antelación y grabado.
  • Se mantiene el sistema de subrogancias tal como lo envió el Poder Ejecutivo. Los nuevos juzgados serán ocupados por los postulantes de una lista que diseñará la Cámara Nacional de Casación Criminal en base a una nómina integrada por jueces del fuero criminal nacional que se inscriban.
  • La selección de cada subrogante la hará el Consejo de la Magistratura con el voto de los 2/3 de los presentes.
  • Estos jueces suplentes ocuparán el cargo por un año prorrogable por seis meses.
  • Se crean 23 nuevas fiscalías a las que sumarán 5 más en los tribunales orales.
  • Las defensorías nuevas serán 8 para los juzgados y tres para los tribunales orales.
  • Se establece un plazo de dos años para la implementación del Código Procesal Penal Federal (sistema acusatorio) en la Capital.
  • Se fija en tres años el período para transferir los delitos que no sean de competencia federal a la justicia de la Ciudad. Pasarán a la jurisdicción de la Capital aquellos jueces nacionales que así lo desen. Nada dice el proyecto sobre los jueces que no opten por cambiar de jurisdicción.
  • Se incluyó en las comisiones del Senado e el examen escrito junto al oral para los concursos de los jueces que ocuparán los 23 nuevos juzgados.
  • Se fija un plazo de nueve meses para que el Consejo remita las ternas al Poder Ejecutivo.
  • Se eliminó la fusión de los fueros Civil y Comercial y Contencioso Administrativo porteños, que el Poder Ejecutivo había incluido en su proyecto.
  • Como contrapartida, se crea un tribunal que tendrá la misión de decidir en las disputas de competencias entre los fueros Civil y Comercial y Contencioso Administrativo.
  • Los senadores oficialistas incluyeron una cláusula para dar cumplimiento a la ley de ingreso democrático e igualitario a la Justicia para cargos de letrados, empleados y hasta personal de maestranza.
  • Se crean 65 nuevos juzgados en el interior del país (en el proyecto eran 94.
  • También se crean nuevas cámaras Federal de Apelaciones en Formosa, Santiago del Estero, San Juan, Catamarca y San Luis.
  • También se crean salas nuevas en las cámaras de Mar del Plata (1), Salta (una, con asiento en Jujuy) y Rosario (2).
  • Las ciudades de Ituzaingó (Corrientes) y Resistencia (Chaco) tendrán tribunales orales.
  • Se incluyó la obligación de los jueces de denunciar las presiones de los poderes mediáticos que reciban en el ejercicio de sus funciones.