El programa de Leliq podría hacerse insostenible en el mediano plazo

El programa de Leliq podría hacerse insostenible en el mediano plazo

Los ratios actuales de los instrumentos de esterilización del Banco Central (BCRA), como Lebacs, Leliq y Pases, son “notoriamente más saludables” que los observados a comienzos de 2018, pero el sendero conduciría nuevamente a una situación “insostenible”.

Así lo asegura un informe de la consultora Ficonomics, donde se asegura que desde la masificación de estos instrumentos mucho se especuló con la sustentabilidad de cada programa monetario y, en particular, sobre los efectos que dichos instrumentos podían tener sobre el resto de las variables de la economía.

“Los ratios actuales son notoriamente más saludables que los observados a comienzos de 2018, lo cual parecería indicar una sustancial mejora en sustentabilidad. La relación de estos instrumentos sobre la base monetaria y sobre los Plazos Fijos (sobre los cuales gravitan actualmente) aún parece lejos del 100%”, indica el estudio.

Agrega: “Sin embargo, un análisis algo más detallado nos indicaría que, en términos prácticos, el sendero conduce nuevamente a una situación insostenible, sólo que aún queda bastante por recorrer si se lo compara con un año atrás».

De acuerdo al informe, “analizando a mediano plazo, el sistema parece insostenible. En particular, debido a que la velocidad de crecimiento natural de las Leliqs sería la capitalización de su tasa de interés (ya que hay un compromiso de mantener fija la base monetaria), mientras que los plazos fijos están estancados en términos nominales desde enero, crecieron muy poco (3%) desde noviembre, y con la esperada volatilidad cambiaria parece difícil que muestren una dinámica de crecimiento en el corto plazo”.

Las Leliqs representan cerca del 70% de la Base Monetaria (BM) y de los Plazos Fijos (PF) Totales (86% si se analizan sólo los Plazos Fijos privados). Como se indicó, son ratios muy lejanos a, por ejemplo, el 145% de la BM que se observaba en marzo 2018, lo cual de por sí es una mejora sustancial.

“Entre Mayo y Diciembre 2018 el stock de instrumentos de absorción del BCRA cayó un 45%, mientras que en el mismo período la BM creció un 32%, resultando en una caída del ratio del 125% al 51%. Este cambio para mejor es consecuencia de la variación de los stocks, pero no resulta de una mejora en el procedimiento, puesto que la tasa de interés de los instrumentos creció significativamente durante dicho período”, señala el informe.

Puntualiza que “a su vez, no debe dejarse de lado que la naturaleza de los instrumentos de absorción del BCRA ahora son diferentes, puesto que las mismas sirven como encaje remunerado de los PF, mientras que antes eran un instrumento de ahorro (o especulación) en pesos para todos los inversores (mayoristas y minoristas). Este es un dato significativo, fundamentalmente por la menor velocidad de salida (o transferencia a dólares) que eventualmente podrían tener las Leliqs”.

Aún a pesar de las mencionadas mejoras respecto de 2018, la consultora considera que “la situación parece lejos de estar resuelta. Si bien hay una notoria mejora del lado de los stocks (que se refleja en los mencionados índices), del lado de los flujos las mejoras observables son muy limitadas”.