Precios de Pan Dulce Navidad 2019

Llegan  las Fiestas y muchas empresas se preparan para jugar su gran final de año, ya que es por estas fechas cuando sus productos se venden como «pan caliente». Entre ellas están las fabricantes de pan dulce, de espumante, de budines y de sidra, todas categorías que mostrarán un importante aumento de precios, que irá desde 25% hasta 70%, según el caso.

Canasta navideña: los pan dulces artesanales costarán un promedio de $900 el kilo, 55% más que el año pasado

Claro que la estacionalidad de estos productos no es novedad, pero sí es interesante ver que el comportamiento no es parejo entre las categorías. Así, por ejemplo, para el caso de pan dulce, diciembre representa el 70% de todo lo que se vende en el año y, en especial, la semana de Navidad que logra concentrar un 27%, según detalla Nielsen Argentina en su informe especial «Temporada de fiestas» .

Es más, ya desde noviembre los canales comienzan con la colocación de productos, traduciéndose en consumo adelantado que llega a representar un cuarto de todo lo vendido en diciembre y más del 60% de lo consumido en enero.

Desde las panaderías, por ejemplo, estiman que el precio promedio de los pan dulces artesanales rondará $900 por kiloun 55% más que el año pasado, cuando estaba entre $550 y $600 por kilo.

“Las ventas de pan dulces artesanales se ve con bastante incertidumbre, aunque no viene mal a esta altura del año”, señaló Francisco Ron, presidente de la asociación de panaderos de la Capital Federal. Según el representante del sector, las frutas secas tuvieron incremento de entre 70% y 80% en los últimos 12 meses, uno de los principales insumos, con precios que van de los $1.200 el kilo para las avellanas hasta los $850 el kilo para las nueces.

Según un informe de la agrupación Consumidores Libres, el pan dulce Canale (de 500 gramos) costaba $168 en 2018 y $274 en 2019 (un 63% más); el pan dulce Marcolla con frutas (también de 500 gramos) se vendía a $130 el año pasado y a $208 este año (60% más); y el pan dulce Don Satur pasó de $120 a $170 (41,67% de incremento).

En tanto, los pan dulces industriales que se venden en los supermercados tiene valores que van desde los $140 para las marcas más económicas hasta los $600, pero las presentación no suele ser en kilo, sino en paquetes de 400 gramos y solo con frutas abrillantadas.

Si se toma como referencia diciembre de 2018, se puede decir que en ese mes se vende un promedio de 167.000 unidades por día; mientras que si se analiza específicamente la semana de Navidad, esa cifra llega a las 283.000 unidades diarias.

En la semana de Navidad, se venden 283.000 pan dulces por día
En la semana de Navidad, se venden 283.000 pan dulces por día 

La mala noticia llega a la hora de ver el incremento de precios del pan dulce, puesto que, según precisan desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), este producto aumentó en promedio 70%, respecto de 2018. «La mayor dificultad la tuvieron las presentaciones premium, que, justo en octubre, que es cuando se produce y entrega a los comercios el pan dulce, se encontraron con un dólar que no tenía techo. Entonces, por ejemplo, estimaron el valor de reposición de sus insumos importados tomando como referencia un dólar de $70», explica Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

A la hora del brindis, el espumante muestra un fuerte cambio en el comportamiento si se analiza diciembre en comparación con el resto del año. «Solo en ese mes, se vende el 43% de todo el año y, en especial, las últimas dos semanas diciembre concentran un tercio de lo vendido en todo el año», destaca Aragón.

Según detalla el informe de Nielsen, en diciembre se venden en promedio 56.000 botellas por día, mientras que específicamente en la semana de Navidad esa cifra trepa a 107.000. «Esto implica que, en promedio, cada tres unidades de pan dulce se vende una de espumante, aunque debido al diferencial de precio que hay entre estos dos productos, en términos de facturación el espumante en este período solo factura un 17% menos que el pan dulce», aclara el estudio.

En el caso de la sidra, tal como destaca Vanina de Martino, gerenta multicategoría de CCU (que incluye en su portfolio la marca de sidra 1888), se trata de una categoría que vende en diciembre el 75% de lo que comercializa en todo el año. «Es más, 89% de la venta de la categoría sucede entre octubre y diciembre. Además, este año estimamos que se venderá un 20% más que en igual época de 2018», agregó la ejecutiva.

Según comenta De Martino, la sidra es una categoría que estaba «dormida», que no presentaba novedades, pero eso empezó a cambiar en los últimos años. «Para nosotros, es importante que la categoría crezca y se desarrolle a través de nuevas propuestas y empaques. De a poco esto empieza a suceder, pero creemos que todavía hay una oportunidad muy grande de crecimiento», subraya la ejecutiva.

Las bebidas alcohólicas también aumentan sus ventas y sus precios

En cuanto a precios, el incremento no será tan grande como en el caso del pan dulce. «Lo que menos ha aumentado es la categoría de bebidas con alcohol para el brindis, con ajustes que van desde 25% hasta 45%; es decir, por debajo de la inflación. Esta categoría cayó 5% en el acumulado del año, por eso intentará en estas fiestas reducir su stock no subiendo tanto sus precios», analiza Di Pace.

En el caso de budines, el mes de diciembre concentra el 39% de las ventas anuales, mientras que noviembre representa el 13%. El resto de los meses mantiene un consumo promedio muy similar, existiendo una demanda permanente inalterable a lo largo del período de baja estacionalidad.

Si bien las marcas propias de budines son relevantes, no logran la preponderancia que alcanzan en el pan dulce. «En promedio, durante las fiestas, su participación ronda los 30 puntos. El consumo de budín está todavía más concentrado en el interior del país en comparación con el pan dulce, llegando a representar ese mercado el 78% de todas las ventas realizadas durante el mes de diciembre», se afirma en el análisis de Nielsen.

Los precios, los budines (al igual que las garrapiñadas y el turrón) tuvieron aumentos por encima del 50% interanual. Pero, además, en los últimos años han disminuido su tamaño, para disminuir el impacto promedio de precio sobre la categoría. «Este año, nuestro relevamiento mostró que la misma marca y producto de budín bañado con chocolate pasó de una presentación de 250 gramos a una de 215 gramos», ejemplifica el experto.

  • Dónde comprar el mejor Pan Dulce casero? 

LOS CLÁSICOS DE SIEMPRE
Plaza Mayor, (venden pan dulce todo el año, todos los días) en su única sucursal Venezuela 1399. Pesa 1 kg y sale $790. Este es uno de los panes dulces más famosos de Buenos Aires y cuando llega diciembre, la gente hace cola para comprarlo. Es la receta clásica, con relleno de almendras, nueces, avellanas y cerezas. Un golazo.

El Progreso. Histórica confitería a cargo de la familia Brignole, ofrece pan dulce todo el año desde 1919. Receta tradicional, sabrosísimo. Dato: en 1923 fue la receta de pan dulce ganadora de una medalla de oro en una Exposición Internacional de pastelería en Roma.
Santa Fe 2820. @confiteriaelprogreso ($650 el de 500 g).

Confitería las Violetas. Otro clásico de todos los tiempos, ofrecen su pan dulce en tres versiones: el tradicional, que lleva frutas y frutos secos; el que lleva crema pastelera en su masa; o el que solo no tiene ningún tipo de fruto, sino una masa crocante de almendras cubriendo la parte superior. Avenida Rivadavia 3899 @confiterialasvioletasok ($600 el de medio kilo).

LA YAPA, DOS LOCURAS
Freddo hará pan dulce helado de edición limitada, una reversión del tradicional postre navideño que combina los sabores del agua de azahar, avellanas, pistachos tostados, almendras, nueces, un variegato (técnica para generar un marmolado) de cascaritas de naranja e hilos de chocolate. Vendrá en 1,2 kg (rinde para 10 porciones). Más en @heladosfreddo

Moshu: el café del Barrio de Saavedra con su distintiva pastelería casera, ofrece pan dulce con brownies en su interior y copos de dulce de leche como cobertura (de 350g a $410), Moldes 3802, chusmeálos en @compartimoshu

Los mil y un pan dulce. Para dar un pantallazo, hay que saber que Italia es una de las cunas fundamentales del pan dulce, con sus consagrados Panettone. Por supuesto, cada región y país tiene sus singularidades:

Está el pan dulce veneciano (más alto, lleva cáscara de naranja y almendras y claras por encima) la masa es esponjosa y suave.

El milanés que sólo lleva pasas de uva. En cambio, el genovés, que es chato, lleva todo tipo de frutas, la masa es más firme y no se desarrolla tanto.

Alemania también tiene su famoso Stollen, que es una bomba de sabor y que se hace con una masa más pesada, lleva más cantidad de manteca y es más compacto que un pan dulce italiano, no tiene esa miga aireada. El clásico lleva pasas de uva, cáscaras de naranja confitadas, frutas secas.

Los austríacos suelen pintarlo o sumergirlo en manteca antes de llevarlo al horno. Su forma se debe a los pañales de Jesús recién nacido y por eso lo espolvorean bien con azúcar impalpable, para que quede bien blanco.

Artesanal. La palabrita mágica significa: materia prima de calidad, sin sustitutos ni aditivos químicos. Léase: manteca, huevo, leche, azúcar, frutas secas. Rico y sano, sin conservantes, ni grasas hidrogenadas. Además, artesanal implica que a los pocos días se seca. Es el proceso natural de cualquier pan. Un día, en enero, el pan dulce artesanal es pan de ayer. Así que si lo vas a hacer en casa, podés anticiparte, pero tampoco tanto. Otro punto: un pan dulce de góndola que está envasado y tiene fecha de vencimiento para un año…vaya a saber qué tiene.

La miga. Según el tipo de pan dulce, la textura de la masa varía, pero hay cuestiones básicas y comunes a todos: la miga debe ser húmeda, hilada como en hebras, debe desgajarse y ser suave en el paladar. Si es más bien bodoque, eso significa que le faltó amasado y tal vez levado, entre otras cosas, algo fundamental para cualquier pan dulce.

El agua de azahar. Es la marca de identidad y ofrece el aroma característico del pan dulce, pero es muy invasiva, si te pasás tres gotas vas a tener sabores jabonosos en boca, dicen los expertos. Así que ojo.

Frutas abrillantadas. Los panaderos y pasteleros coinciden en que la opción de mejor calidad es la fruta glaseada (cerezas, quinotos, higos, naranjas). Nada de fruta abrillantada de mala calidad pintada con colorante. Para eso, mejor no ponerle nada.

Frutas secas. No siempre más es mejor. Attenti: el exceso de frutas secas produce que la miga no quede esponjosa, así que vos elegís.

La cubierta. La clásica es un glasé real, frutos secos almibarados, cerezas al marraschino y a brindar. Por supuesto, cada uno como quiere.

¿Cuáles comer una vez en tu vida? Va una selección de clásicos y modernos.

LAS NUEVAS GENERACIONES
Atelier Fuerza. Francisco Seubert desarrolló dos panes especiales: Panettone con harinas orgánicas 100% fermentación natural que lleva castañas, almendras, chocolate blanco belga, naranjas confitadas y sauco. Y un Stollen 100% fermentación natural con harinas orgánicas que lleva higos turcos, almendras, duraznos, nueces y mazapán casero. (ambos $1500, de un kilo aproximadamente). Seguilos en @atelier.fuerza

Salvaje Bakery. Acá hay algo nuevo para probar; el espacio del panadero Germán Torres ofrece sus pan dulce de pura masa madre con harina integral, pasas de uvas maceradas en Vermú La Fuerza, chocolate amargo y nuez. Dorrego 1829 @salvajebakery ($450, de 500 g).


ONDA FRANCESA

L’EPI Boulangerie. Bruno Gillot y Olivier Hanocq proponen un pan dulce con masa tipo brioche con almendras, avellanas, castañas, pasas de uva, confituras de naranja y de pomelo, higos y peras; decorado con glacé, pistachos y confituras. Por supuesto, en su hermosa panadería francesa de Roseti 1769 y sucursales. @lepiboulangerie ($650 el de medio kilo).

Boulan
. La boulangerie presenta un formato original. Además de comprar los que ellos elaboran, podés armar la receta que quieras ¿Cómo? Entrá a www.atelierboulan.com.ar, elegí los ingredientes, ellos lo hornean y lo pasás a buscar. Hay una especia de multiple choice en la página con diversas opciones y vos lo diseñás a tu gusto. Elegimos masa Baron B. Bulle (amasado con Baron B. Rosé), relleno con almendras, nueces, castañas y avellanas y cobertura tradicional. @boulanargentina (Desde $720).

Copain, “La” panadería francesa también apuesta a los panes dulces artesanales en 2 opciones: clásico (que lleva nueces, almendras, avellanas, castañas de cajú, ciruelas y glacé al ron) o en su versión extra frutos secos: (nueces, almendras, avellanas, castañas de cajú, pasas de uva, higos y ciruelas). Dede $590 el de 500 g.

PONELE LA FIRMA, PASTELERO
Es Ruiz. La excelencia de Eduardo Ruiz (maestro de maestros, capitán del equipo argentino de pastelería, jurado de numerosos campeonatos internacionales) se refleja también en su pan dulce. Dice: “Nuestro pan dulce de chocolate y naranja es la opción favorita de los amantes del buen chocolate belga. De textura esponjosa y húmeda, aroma natural de naranja y limón, sabor intenso a chocolate y a nuestras cascaras de naranja artesanales. La terminación es un crocante almendrado que le aporta a este original producto una textura y sabor exquisito”. ¿Dónde probarlo? Centenera 534, Caballito o comprarlo en la tienda online en www.esruiz.com/shop (de 500 g, $585).

Próspero Velazco Pattiserie y Boulangerie. El maestro uruguayo, ofrece sus Panettone en tres versiones: chocolate amargo, con leche y praliné; Milanés de naranjas y pasas de uva (las naranjitas caseras); y su versión de almendras. Son artesanales (ver arriba) y por eso se hacen sin aditivos, esencias ni conservantes. Su producción toma tres días y es el resultado de la fermentación natural de una manzana que otorga a la levadura madre perfumes intensos y embocadura única. Superí 1278 @prosperovelazco ($450).