Morosidad en el pago de expensas llega al 30%

Morosidad en el pago de expensas llega al 30%

Se evidencia hoy, en promedio, un 25% de morosidad en el pago de expensas en los hogares porteños y hay casos que llegan hasta el 30%. Es decir, que uno de cada tres departamentos se atrasa en el pago.

La mora es mayor aún en oficinas “con los problemas propios de las pymes, la morosidad es más notoria en las oficinas”, aseguró Matías Ruiz, presidente de la Asociación Civil de Administradores Independientes de Propiedad Horizontal (AIPH). No se trata de propietarios o inquilinos que no pagan, sino que se atrasan en el pago, es decir que no cumplen con el primer vencimiento que suele ser el 10 de cada mes. Obviamente, estas demoras conllevan importantes gastos y perjucios. “Lo que cambió es el tiempo de ingreso de los montos. Hoy, entra el 8% de los pagos a principio de mes y el grueso ingresa los últimos días”, explicó el presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal (Caphai).“El 80% de la expensa corresponde al pago de cargas sociales, tarifas, seguros y sueldos de empleados. El restante 20% se utiliza para mantenimiento…”, agregó Ruiz. En general, el sueldo de los encargados y sus cargas sociales representan el 50% de la expensa, razón por la que se viró a un formato en los que muchos consorcios decidieron quitar horas extras al personal o redujeron su horario para que el impacto en el pago no sea tan abrumador.

El panorama hasta marzo, indica que las expensas sufrirán un aumento del 15%. Esto corresponde al bono de $4.000, que será pagado en dos tramos: $3.000 en enero y $1.000 en febrero.

Pero a eso hay que sumarle también un aumento para los encargados de edificios del 9,5% del sueldo básico en marzo. Cabe destacar que el año pasado, el gremio que comanda Victor Santamaría quedó como uno de los mejores posicionados en el ránking de paritarias junto a camioneros y bancarios.

“La proyección anual indica que las expensas aumentarán entre 40%y 50%”, finalizó Ruiz. Se trata de un golpe al bolsillo que justamente se traduce en dilatar los pagos.

La consecuencia redunda en suprimir algunos gastos, no tan primordiales como puede ser el mantenimiento estético de los edificios. De hecho, hay consorcios que, como medida paliativa, establecieron horarios para prender la calefacción y el agua caliente central.

“Hoy los edificios están muy limitados financieramente. A eso se le suma que en muchos casos el agua se paga por consorcio y los vecinos terminan pagando lo que deben las unidades deudoras”, indicó el especialista.

El año pasado, el Gobierno de la Ciudad estableció un programa de 14 medidas para intentar disminuir los costos operativos que contraen los consorcios de propiedad horizontal en la Ciudad y engrosan las expensas. Sin embargo, las administraciones consultadas aseguran no haber notado tanto impacto en el resumen de cuentas. Si bien celebran algunas medidas, como la cuenta bancaria gratuita, la derogación del certificado de edificio seguro o la extensión de los plazos de control de las fachadas de los inmuebles, también creen que otras son obsoletas y no influyen prácticamente en las expensas. Entre ellas, figuran que ya no es obligatorio realizar desinfecciones una vez por mes, se puede realizar el análisis bacteriológico y físico-químico de los tanques de agua una vez al año en lugar de dos, entre otras cuestiones.

El problema que también origina, en un mercado castigado ya hace mas de 1 año, es a la hora de vender un inmueble, las expensas son un punto muy importante a evaluar. A las propiedades que tienen gastos de mantenimiento alto, ya sea por ser pocas unidades o porque hay muchos morosos, los brokers a veces aconsejan bajarles el precio. En tanto, muchas veces los edificios que cuentan con locales, respiran un poco más tranquilos sabiendo que los gastos se comparten y eso alivia, salvo los casos de locales vacios, que los hay, y muchos en CABA y Provincia de Buenos Aires.