Los problemas económicos de Argentina hacen que las empresas huyan

Los problemas económicos de Argentina hacen que las empresas huyan

Argentina’s economic woes send companies fleeing

Cortesía del día Financial Times
https://www.ft.com/content/13c2072a-2ca4-4c3e-aa3d-d2d94473466f

Traducción de la nota del Financial Times

Los inversores temen las medidas intervencionistas del gobierno de izquierda para estabilizar la economía en apuros
Un número creciente de empresas extranjeras está recortando inversiones en Argentina o huyendo por completo, por temor a las medidas cada vez más intervencionistas del gobierno de izquierda destinadas a estabilizar la economía en apuros.
Si bien se espera que el ministro de Finanzas, Martín Guzmán, presente predicciones optimistas en el presupuesto del martes, el gigante minorista chileno Falabella se convirtió en la última de una serie de empresas en anunciar su intención de retirarse de Argentina la semana pasada, ya que el gobierno tomó medidas para endurecer los controles de capital ya estrictos para proteger la disminución. las reservas de divisas.
El presidente Alberto Fernández obtuvo una gran victoria a través de un acuerdo con acreedores privados para reestructurar $ 65 mil millones de deuda externa el mes pasado. Pero el inicio de la pandemia apenas tres meses después de su mandato ha obstaculizado los intentos de reconstruir la confianza de los inversores.
«Es una exageración decir que se está produciendo algún tipo de éxodo masivo, pero las empresas están lidiando con una dirección política cada vez más intervencionista que puede empeorar a medida que las condiciones económicas también empeoran», según Kezia McKeague, directora de asesoría McLarty Associates.
Otras empresas que han abandonado Argentina recientemente incluyen al fabricante estadounidense de autopartes Axalta, la alemana BASF y la francesa Saint-Gobain Sekurit, y la farmacéutica francesa Pierre Fabre. La aerolínea más grande de la región, LatAm, decidió retirarse del país en julio.
La crisis del coronavirus ha asestado un golpe a la economía argentina, que todavía se encuentra bajo uno de los bloqueos más estrictos y prolongados del mundo. Sin embargo, inversionistas y analistas insisten en que el creciente intervencionismo estatal está en el centro de las decisiones de las empresas de alejarse de Argentina, lo que no están haciendo en otras partes de la región.
A raíz del intento fallido del gobierno a principios de este año de expropiar al mayor exportador de granos de Argentina, parece poco probable que se produzcan más nacionalizaciones a gran escala.
Pero a los «enormes desafíos» que plantean los controles de capital cada vez más draconianos, las restricciones a la importación y la congelación de precios están haciendo que las empresas en algunos sectores, como los de bienes de consumo, sean cada vez más insostenibles, añadió la Sra. McKeague.
“Con todo lo que está pasando aquí en este momento, uno puede olvidarse de las empresas extranjeras que están haciendo inversiones en este momento”, dijo un ejecutivo de una multinacional que opera en el país.
Alejandro Díaz, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Estadounidense en Argentina, dijo que los controles sobre la moneda, las importaciones y los precios “están profundizando las preocupaciones y suscitando interrogantes sobre el desarrollo de planes de negocios”.
Algunas están poniendo cara de valiente, como Flybondi, la primera aerolínea de bajo costo de Argentina, a pesar de las salidas en el sector de Qatar, Emirates, Norwegian y Air New Zealand en los últimos meses. “Si, como nos han asegurado, el gobierno crea un entorno regulatorio sólido y justo, continuaremos invirtiendo en Argentina”, dijo Peter Yu, socio gerente de Cartesian Capital Group, accionista controlador de Flybondi.
Aunque se prevé que la economía se contraiga un 12,1 por ciento este año en una ley de presupuesto enviada al Congreso el martes, también proyecta un repunte del 5,5 por ciento en 2021. Pero los economistas dicen que la predicción de un 29 por ciento de inflación el próximo año es demasiado. optimista, después de la impresión masiva de dinero en los últimos meses.
Los economistas temen que el reciente endurecimiento del control del capital solo retrase una eventual devaluación. “Solo están ganando tiempo, no resuelve el problema real”, dijo Luis Secco, economista.