Gobierno prepara un plan de infraestructura para desconcentrar la economía

Gobierno prepara un plan de infraestructura para desconcentrar la economía

Ante la incertidumbre que genera el resto de las batallas que librará Alberto Fernández , la bandera del federalismo recuperará el centro de la escena en las próximas semanas. La salida de la pandemia del coronavirus es vista en la Casa Rosada como una oportunidad para un reordenamiento geográfico del aparato productivo.

El programa, que será parte de los anuncios económicos que prepara el Presidente, aspira a generar polos de desarrollo productivo en el interior, a partir del impulso de grandes obras de infraestructura. Por la magnitud de los proyectos – viales, hídricos y energéticos– el plan se extenderá a lo largo de varios mandatos presidenciales, explicaron en la Casa Rosada.

Son once obras interprovinciales que fueron definidas a partir de una ronda de consultas entre el gobierno nacional y los gobernadores. Las conclusiones de ese proceso se volcaron en dos documentos, que Alberto Fernández estudia desde hace diez días. En el primero, de 20 páginas, están listadas las grandes obras de infraestructura. El segundo, de 150 páginas, contiene proyectos de corto plazo solicitados por los gobernadores. Falta definir un detalle importante: el financiamiento.

«Todo apunta a remover obstáculos para favorecer el desarrollo de las economías locales», explicó un funcionario que trabaja en el programa. La idea de la Casa Rosada es apostar fuerte por Vaca Muerta, para desarrollar la Patagonia; invertir en la Hidrovía, para que crezca el Nordeste; que el corredor bioceánico impulse el desarrollo del Noroeste; que el Centro concentre el desarrollo agroindustrial, y que la minería promueva el despegue de Cuyo.

La intención del Presidente es que esta experiencia de trabajo con los gobernadores sea una prueba pilotopara el desarrollo de un «gabinete federal», una promesa de campaña que no llegó a concretarse, por las restricciones que impuso la pandemia.

El proceso de consultas se desarrolló durante las últimas semanas e involucró al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; al ministro del Interior, Eduardo «Wado» De Pedro; al ministro de Economía, Martín Guzmán, y al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. «El desarrollo de nuestro país tiene que ser multipolar. Todas las regiones tienen potencial. Tenemos que empezar a pensar en un nivel de planificación y de desarrollo de mediano y de largo plazo, que es la única forma de crear cambios estructurales y de tener una Argentina multipolar», argumentó De Pedro el viernes, durante la presentación del Plan Nacional de Suelo Urbano.

Esta última iniciativa, lanzada por la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, comparte los objetivos del programa de obras de infraestructura, la necesidad de desconcentrar la producción y la población. La propuesta parte de un diagnóstico que se repite en los discursos de varios ministros. «La Argentina tiene uno de los niveles de concentración poblacional más grandes del mundo», sostuvo De Pedro, en la misma presentación. «Tenemos que generar la infraestructura necesaria para que todas las regiones de nuestro país sean competitivas. Les tenemos que decir a los empresarios que pueden invertir en el NOA, en el NEA, en el Centro, en el Sur», insistió el ministro del Interior.

Si bien los detalles de los dos documentos permanecen en secreto, como el resto del plan de recuperación económica, trascendió que la nómina de obras de largo plazo incluye el corredor bioceánico, que contempla la apertura de pasos cordilleranos en San Juan y Catamarca, y obras hidráulicas por US$200 millones en los Bajos Submeridionales, una región que comparten Santa Fe, Chaco y Santiago del Estero, que permitiría ganar 8 millones de hectáreas productivas.