Cómo se evade la nueva ley de alquileres

Cómo se evade la nueva ley de alquileres

Los precios subieron a partir de la promulgación de la nueva ley de alquileres.

La ley nacional 27.551 se reglamentó el 1° de julio. Entre otros puntos, extiende el plazo del contrato de alquiler de dos a tres años, y actualiza anualmente el precio a partir de los salarios y la inflación. O, en términos técnicos, con base en la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) y el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Ambos valores, en igual medida, conformarán el índice que publicará mensualmente el Banco Central.

“Buscamos departamento desde abril. A principios de julio le dije a mi novio: ‘¿Qué pasó acá? ¿Por qué todo está de repente tan caro? El aumento de precios después de la ley fue brutal”, cuenta Romina (33), que quiere mudarse con Guillermo (28) a una unidad similar a la que habita ahora, pero con balcón, “por la cuarentena”.

Gervasio Muñoz, referente de Inquilinos Agrupados, intenta traducir la sorpresa en explicación: “La primera forma de intentar evadir el cumplimiento de la ley es aumentar los precios de forma desmedida. Se hace una construcción de sentido ley vieja versus ley nueva. Si firmás contrato dentro de la ley, te lo ofrecen a un precio mucho más alto. Es una extorsión”.

Para el Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad (CUCICBA), la realidad es muy distinta. Su presidente, Armando Pepe, asegura que “se está respetando totalmente la ley”, aunque luego reconoce que han “escuchado algunos casos de ilegalidad. Si eso ocurre, pueden ir a Alsina 1382, al Colegio, a hacer la denuncia con la prueba correspondiente”.

Pepe destaca además que la nueva ley “crea gran incertidumbre para propietarios e inquilinos, porque el segundo y el tercer año son un salto al vacío: el precio estará fijado por el índice que va a publicar el Banco Central”. José Rozados, de la consultora Reporte Inmobiliario, cree que esa es una de las razones de los aumentos. “Hay propietarios que, ante esta incertidumbre, arrancan con precios altos por las dudas, para estar cubiertos”, analiza.

Brian (32) percibe lo mismo, pero del lado del inquilino: está buscando un dos ambientes en Villa Crespo y no puede creer los precios que ve. “Muchos son rigurosos en respetar la nueva ley, pero porque nos aplican por el otro lado. En los últimos dos meses vi aumentos del 20%. Yo me quejaba por lo que pagaba ahora, pero es nada cuando veo lo que piden por entrar a otro lugar”.

El último relevamiento trimestral de Reporte Inmobiliario, con datos de principios de agosto, aún no acusa este impacto. Pero Rozados observa que “efectivamente está sucediendo, aunque por ahora no llega a reflejarse en las estadísticas, por la inercia del mercado”.

Rozados observa incluso la caída de ofertas de alquiler. “Hay gente que retira las propiedades de ese mercado y se vuelca a la venta, porque percibe un menor riesgo. Entonces hay menos departamentos disponibles. Eso también lleva al alza de precios”.

Algunos dueños piden firmarlos con fecha de junio para evitar las nuevas reglas, que extienden de dos a tres años el plazo del alquiler y fijan una actualización anual de precio según los salarios y la inflación