Como quedaron los precios de Nafta y Gasoil al día de hoy con los aumentos

Como quedaron los precios de Nafta y Gasoil al día de hoy con los aumentos

YPF postergó el aumento de los combustibles hasta la primera hora del miércoles. Los precios de los surtidores subieron ayer más de un 6% en Buenos Aires y el conurbano. Shell Puma ya imitaron a la petrolera estatal, mientras que Axion hará lo propio desde el jueves.

El litro de nafta súper de YPF se encareció un 6%: pasó de $ 53,47 a $ 56,68 en las estaciones de la ciudad de Buenos Aires, que suele ser la plaza más económica del país, con excepción de la Patagonia. La «premium» también escaló un 6%, de $ 61,94 a $ 65.39.

El precio del gasoil también subió un 6,2% en Buenos Aires: estaba en $ 49,84 y se fue a $ 52,94. Ese mismo combustible, pero en versión premium, también avanzó un 6%, ubicándose en $ 61,95. Hasta ayer, estaba en $ 58,44.

El incremento estaba previsto para el viernes de la semana pasada. YPF lo postergó para que el Gobierno no asuma el costo político de avalar el aumento. Es el primer incremento de precios energéticos de esta etapa kirchnerista. El presidente de YPF, Guillermo Nielsen, había propuesto un incremento a comienzos de año, pero el Frente de Todos lo rechazó y no prosperó.

Los precios de los combustibles vienen por detrás de la inflación. En 2019, los remarcaron 43%, mientras que el aumento del costo de vida fue 10% superior a eso. Este año, la inflación acumula un 15,8%, mientras que este incremento promedia -según YPF- un 4,5% a nivel nacional.

«El aumento que se materializó en el día de hoy por parte de YPF impacta fuertemente en el costo del transporte ya que el combustible representa un poco más del 30% de la matriz de costos del transporte de cargas y, en consecuencia, un aumento de este insumo impacta también en las tarifas de nuestro sector», manifestó la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC). «Hay que tener en cuenta que el transporte de cargas no es formador de precios y, como cualquier actividad de servicios, tiene que trasladar sus aumentos de costos a las tarifas», agregaron.

Shell, suele tener los importes más altos del mercado. Desde el miércoles, el litro de nafta está a $ 57,68, y el de «v power» (premium) a  $ 66.73. El gasoil está a $ 54,99 y el «V-Power diesel» a $ 62.99. Puma, cobra $ 57,30 la súper y $ 65,72 la «max» (mayor octanaje). Esta compañía, que viene ganando participación de mercado, despacha a precios más baratos que los de YPF en la Patagonia.

En la industria todavía hay preocupación, porque consideran que el litro de nafta debiera estar en torno a US$ 1, una relación predominante durante los últimos 30 años. Con los ajustes, están a US$ 0,80 al tipo de cambio oficial. Las empresas remarcan que se quedan con la mitad de ese precio, ya que el resto lo captura el Estado en impuestos.

YPF perdió más de $ 83.000 millones en el último trimestre (abril-junio). Sus autoridades convencieron a todo el Poder Ejecutivo sobre la necesidad de una recomposición. Pero la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se oponía a este aumento. La ex presidenta lo habría aceptado tras las explicaciones de los referentes ultracristinistas en YPF. Miguel Galuccio, dueño de Vista y ex presidente de YPF, también suele hablar con Fernández de Kirchner sobre el rumbo de la industria.

El Gobierno decidió que mantendrá los impuestos a los combustibles sin cambios hasta octubre. Fue en el decreto que avaló el «barril criollo», o precio sostén para la producción de petróleo local. En caso de realizar modificaciones, eso podría generar un impacto adicional en los precios.

«La actualización de precios tendrá en esta oportunidad como en el futuro el objetivo de recomponer asimetrías históricas a nivel federal, recortando brechas entre la Capital Federal y el interior del país. A modo de ejemplo, una vez calculados los costos logísticos, la provincia de Jujuy esta hoy en un 7 % por arriba con respecto a la capital del país», detalló la petrolera.