Autos de más de u$s26.200 pagarán impuesto al lujo

Autos de más de u$s26.200 pagarán impuesto al lujo

La nueva escala de Internos regirá desde el 1° de septiembre hasta fin de noviembre. El tributo alcanza a modelos de precios más bajo desde su aplicación.

A partir del 1 de septiembre, los autos de más de $2.042.000 de precio al público pagarán impuestos internos tras la actualización de la base imponible que realizará la AFIP. Esto implica que los 0km, desde unos u$s26.200 al cambio de hoy, quedarán alcanzados por una alícuota del 20% correspondiente a la primer escala de este gravamen. De esta manera, este tributo comenzará a impactar desde el nivel más bajo desde su aplicación. En el último ajuste, regía para vehículos de más de u$s27.400.

La segunda escala tendrá un sobrecargo fiscal de 35% a partir de modelos de un valor de $3,769.745, es decir, u$s48.404. Esto se debe al ajuste de 6,42% correspondiente al trimestre abril, mayo y junio que surge del Sistema de Índices de Precios Mayoristas (SIPM) y que regirá hasta fin de noviembre, según los cálculos que realizan las automotrices.

El valor del 0km alcanzado por este gravamen, tomando su precio de venta de fábrica o importador a concesionaria, es de $1.451.300 para la primera escala y de 2.679,323 para la segunda. A esos montos, hay que aplicarle el IVA más el margen comisional. Es por eso que, el precio final es orientativo porque depende de si la concesionaria resigna o no parte de sus ganancias pero en el primero de los casos, al caer en el impuesto, subirá a unos $2,5 millones, mientras que en la escala superior llegaría a 5,7 millones con margen completo. En la práctica, el recargo que le aplica el vendedor es de 14% en la franja más baja y se reduce hasta 9.6% a medida que crece el valor del 0km. De ese ingreso, tiene que afrontar todos los costos de la concesionaria (laboral, alquiler, servicios, impuestos y demás). Lo que queda será su rentabilidad.

Los importadores aseguran que la suba de la base imponible que se viene realizando en 2020 no alcanza para cubrir el incremento de la inflación como tampoco la devaluación del peso. Hay que tener en cuenta que casi todos los modelos alcanzados por este tributo se rigen por listas de precios en dólares. Lo que provoca este ajuste que no acompaña ni la suba general de los precios ni la del tipo de cambio es que, en la práctica, cada vez más 0km deban tributar. Esta política de castigo fiscal a los autos más caros – en su mayoría importados – va en línea con los planes del Gobierno de restringir el ingreso de vehículos del exterior por la falta ee dólares