Arranca el cupo de octubre para pocos compradores

Arranca el cupo de octubre para pocos compradores

Apuestan a una garúa de dólares y a vender la mitad de dólar ahorro

Arranca el cupo de octubre los argentinos ya compraron en el año US$3000 millones

Pero el cepo de Alberto, aún con su mínimo cupo de US$ 200, no soportó la presión y pidió un ajuste: el super cepo. Es que en los ocho meses que duró, la cantidad que compró dólar ahorro se multiplicó por seis. Fueron en total US$ 3.000 millones.

Las compras de billetes totalizaron US$ 92 millones allá por enero, unos US$ 370 millones menos respecto al diciembre pre-cepo, mientras que la cantidad de compradores disminuyó unos 2.000.000 para sumar 600.000.

Desde esos 600.000 que adquirieron divisas para atesorar ni bien se anunció la medida, el dólar ahorro reclutó en el camino 4 millones de adeptos para agosto. Compraron US$ 768 millones, unas ocho veces más que en enero.

Hubo tiempos en que directamente la posibilidad de adquisición de moneda extranjera como forma de ahorro estaba vedada. Fue una decisión tomada en junio de 2012, que finalmente se revirtió a fines de enero de 2014 cuando volvió a aplicarse el dólar ahorro.

Kicillof, anunció una percepción del 20% para las personas físicas que buscaran comprar dólares para atesoramiento, en concepto de Ganancias y Bienes Personales. Un esquema que ahora vuelve, al sumar al impuesto del 30%, un recargo del 35% a cuenta de esos impuestos.

No sólo se disparó la gente que busca comprar dólares. Prácticamente se lograron erradicar las ventas minoristas. En enero vendieron dólares en el mercado 230.000 personas contra 95.000 en agosto. En materia de montos, se pasó de US$ 60 millones a US$ 18 millones.

«Hace un año vendían 700.000 personas sus dólares. Eso es muy importante. Básicamente, toda esa gente fue a vender al mercado paralelo», destaca.

La maniobra financiera que marcó la pandemia. El llamado puré, que permitió a muchos hacer una diferencia en momentos apretados al comprar dólar ahorro y venderlo en el blue. Es que con  las restricciones, la brecha sólo se agrandó.

Juan Paolicchi, analista de Eco Go, asegura que «con las medidas que se tomaron para reducir el universo de quienes compran probablemente pases de 4 millones a 1 millón».

«Antes que seguir cerrando el cepo -señala- lo que se debería ver es cómo hacer para que entren dólares. Bajar retenciones es un primer paso. Pero si la baja no es sostenida, la entrada puede durar dos o tres meses y no asegura que la brecha se reduzca. Hay que dar certidumbre para que la brecha baje. Con la brecha cayendo y dólares entrando, la economía sufrir menos vaivenes ligados al tipo de cambio».

La retracción de la oferta genuina de divisas ante una brecha que sigue expandiéndose convirtió al dólar ahorro -las compras hormiga del minorista- en una amenaza para las reservas

Terminará el Gobierno aumentando el costo de las importaciones, haciendo efectiva en la práctica una devaluación que asegura no querer aplicar?