Gobierno porteño les quitará los planes sociales a las familias que no manden a sus hijos a la escuela

Gobierno porteño les quitará los planes sociales a las familias que no manden a sus hijos a la escuela

Nuevas pautas escolares

La Ciudad les va a sacar el plan social a las familias que no manden a los chicos a la escuela

Para recibir el beneficio ya no alcanzará con presentar el certificado de inscripción, sino que se deberá ir a clase al menos el 85% de los días. Y será controlado cada dos meses.

La medida ya entró en vigencia a partir de agosto para los niveles inicial, primario y secundario e impactará en el programa social Ciudadanía Porteña que perciben las familias para 23.600 chicos. Como contraprestación, el plan exige que los padres aseguren la escolaridad de los hijos. Ahora, si pierden la constancia de alumno regular, ya sea por estar debajo del 85% del presentismo por bimestre o por haber faltado 25 veces de forma injustificada a lo largo del año, perderán también el ingreso.

El gobierno porteño le quitará los planes sociales a los padres que no envíen a sus hijos a la escuela. Para ello, modificaron la definición de alumno regular: a partir de ahora los chicos deberán asistir al menos al 85% de las clases de cada bimestre para no perder la constancia.

Exigirán que el chico asista a al menos el 85% de las clases de cada bimestre e impactará solo en los subsidios que paga la Ciudad, aunque quieren que alcance también a la Asignación Universal por Hijo

Ciudadanía Porteña entrega 5 mil pesos por chico o 7 mil en casa de tratarse de un hogar indigente. En promedio, según las cifras oficiales, cada hogar recibe 15.700 pesos. En un trabajo conjunto entre el Ministerio de Educación y el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat habrá una revisión de presentismo por bimestre con la idea de certificar la escolaridad. Con más de 85% de faltas, perderán el componente que le corresponde por chico. En caso de sostenerse la irregularidad por 6 meses, perderán el monto total.

La medida surgió debido a las altas tasas de ausentismo que encontraron en las escuelas. Con el nuevo sistema de gestión, detectaron que en los jardines y primarias públicas el 30% de los alumnos faltó al menos una vez por semana en el primer cuatrimestre. Más aún, el 16% se ausentó 7 días o más por mes.

“Antes de la pandemia en los directivos había una preocupación grande por el ausentismo. Después de la pandemia comprobamos que se profundizó el problema. Hay lo que llamamos un presentismo intermitente, que va de la mano con la pérdida de los hábitos de estudiante que ocurrió con el cierre de escuelas. Que el chico vaya todos los días a clase es parte de volver a generar rutinas, de generar aprendizajes más robustos”, señaló la ministra de Educación, Soledad Acuña.

La resolución solo impacta, en principio, en las ayudas sociales que paga la Ciudad de Buenos Aires. La Asignación Universal por Hijo (AUH), que dependen de Nación y es la más extendida, no se ve afectada, aunque los funcionarios porteños adelantaron que compartirán la base de datos con la Anses para lograr que la nueva definición de alumno regular también llegue a esa asignación.

Antes de la pandemia, la Anses exigía a los padres el certificado de alumno regular como contrapartida. Con el cierre de escuelas dejó de exigir el trámite y todavía, pese a la presencialidad plena, no volvió a pedirlo.

“Desde Anses se pusieron en contacto con las jurisdicciones para solicitar la base de datos, lo que es un indicio de que volverían a pedir la regularidad, pero por ahora no se solicita. Nosotros buscamos desarrollar un sistema de alertas tempranas, con asistentes sociales que visiten los hogares de los chicos que no están yendo a la escuela. No hay una idea de quitar la ayuda económica, sino de incentivar el presentismo”, explicó María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat.

La nueva definición de alumno regular

Hasta el momento, bastaba con estar matriculado en la escuela para obtener el certificado de alumno. Ahora se pide un 85% de asistencia por bimestre. Quienes pierdan la condición de alumno regular podrán recuperarla luego de haber asistido un mínimo del 85% de días efectivos de clases en el siguiente bimestre y una vez que hayan adquirido los contenidos dictados en su ausencia. A modo de compensación, la escuela evaluará instancias de refuerza, ya sea clases los sábados o durante el verano.

El estudiante que pierda la condición de regular a lo largo del bimestre deberá continuar asistiendo a clases, es decir, que deja de existir la condición de estudiante libre por inasistencia y el alumno conserva siempre su matriculación.

En los casos donde se presuma la vulneración del derecho a la educación de un estudiante debido a inasistencias injustificadas, llegadas tarde o retiros anticipados, y habiendo perdido comunicación con el adulto responsable, la escuela dará intervención al Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

En el primer bimestre las conducciones escolares podrán extender la constancia de alumno regular después de la primera semana de clases. Luego de este periodo (y siempre estando dentro del primer semestre), las conducciones deberán constatar que el estudiante no haya perdido la regularidad al momento de su solicitud.

En los casos donde la constancia se solicite en los siguientes bimestres, deberá emitirse según el cómputo de asistencias correspondiente al bimestre anterior al que se efectúa la solicitud. La constancia de alumno regular tendrá vigencia durante el bimestre en que haya sido emitida.

“No alcanza con que las escuelas estén abiertas, los chicos tienen que asistir a clases. En base a un seguimiento permanente que hacemos de los estudiantes, detectamos que un tercio faltaba más de cinco días al mes. Por eso, redefinimos los criterios de regularidad y establecimos que a los padres que reciban asistencia social y no manden los chicos a las escuela, le vamos a suspender el subsidio. Esto no es para excluir ni para castigar, se trata de establecer reglas claras para que los chicos y sus familias se comprometan con la asistencia a clases”, señaló Felipe Miguel, jefe de gabinete porteño.

Desde este bimestre, aquellas familias que reciben el beneficio de ese programa y falten más del 15% de los días tendrán un tiempo para regularizar la situación y, si no lo hacen tras sucesivas instancias de acompañamiento social, perderán la percepción del plan social, que está ahora en $ 15.722 por mes en promedio, más $ 5.256,30 por hijo (en caso de pobreza) y $ 7.884,50 por hijo (indigencia).

Cómo son los cambios

  • La nueva resolución sobre régimen de alumnos regulares entró en vigencia el lunes pasado.
  • Desde ahora, estudiante matriculado es aquel que esté matriculado en alguna escuela del distrito.
  • Estudiante regular pasa a ser aquel alumno matriculado que asista bimestralmente un mínimo de 85% de los días efectivos de clases y no incurra en más de 25 inasistencias a lo largo del ciclo lectivo.
  • Estudiante no regular es el alumno matriculado que no cumple con los requisitos mínimos de asistencia. El alumno puede recuperar la regularidad si asiste 85% y cumple la recuperación de contenidos al bimestre siguiente.
  • Entre las inasistencias justificadas figuran enfermedad; embarazo, maternidad y paternidad; estudiantes federados; situaciones familiares. También viajes de egresados.
  • El control de asistencia escolar para el plan social Ciudadanía Porteña se hará de forma automática (por sistema informático) cada 3 meses.
  • Si la familia no cumple, asistentes sociales se comunicarán para ver por qué y ofrecer acompañamiento. Desde Educación trabajarán en la recuperación de aprendizajes.
  • Si a los tres meses sigue el incumplimiento, se dará de baja el complemento de hijo del plan social.
  • Si a los seis meses sigue el incumplimiento, se dará de baja el plan completo.

Autor: cepocambiario.com

CepoCambiario.com sitio de economía para dummies