El dolar blue descendió a $ 9,2

Con la ayuda de vender bonos nominados en dólares de su importante cartera de activos financieros, la ANSeS se ha convertido en la rueda de auxilio del Gobierno para enfriar el precio del dólar paralelo. Ayer continuó con esa estrategia, iniciada el miércoles de la semana pasada. El dólar blue bajó a 9,20, arrastrado por el dólar “contado con liqui”, que cayó a $ 8,68. Es el dólar que se convirtió en referencia para el mercado, de ahí el interés del Gobierno en hacerlo retroceder. Al mismo tiempo, el dólar oficial sigue moviéndose al alza.

Ayer cerró a $ 5,245 Lo cierto es que con la caída del dólar paralelo (en cualquier de sus cotizaciones) lo que se produce también es un desinfle casi generalizado de los precios de bonos y acciones.

En definitiva, los papeles bursátiles se habían hinchado a la par del blue, y ahora recorren el camino inverso.

En la Bolsa, el índice Merval de acciones líderes cerró con una nueva caída del 2%, arrastrado particularmente por los papeles de YPF, que cayeron 7,7%. En el precio de las acciones de la petrolera influyen tanto la realidad bastante opaca de la empresa como el hecho de que fue un papel muy usado para hacerse de dólares en el exterior.

Los bonos en dólares, pero que se negocian en pesos, siguen siendo de los más castigados, sobre todo papeles como el Boden 15 o el Bonar 17, que ayer cedieron el 1,6%. Sobre estos papeles opera la ANSeS. También sobre el Bonar 13, que ayer perdió 2%. Este bono se cancela, en dólares billete, totalmente en setiembre de este año. Ayer cotizó a $ 8,70. Tomando en cuenta que paga capital e intereses, se calcula que el dólar bolsa a través de este bono cuesta $ 8,65.

Con su intervención en el mercado, el Gobierno intenta darle volatilidad al mercado como para espantar a los inversores a subirse a la rueda del “contado con liqui”.

Además, el Banco Central empezó a subir las tasas de interés que paga en las licitaciones de deuda (Lebac y Nobac), lo que le permite retirar más pesos del mercado.

Los especialistas en temas financieros consideran que el juego de pinzas (actuar en el mercado de bonos y subir las tasas) era la decisión que hace rato debería haber tomado el Gobierno para no dejar escapar al blue y no permitir una ampliación de la brecha entre dólar oficial y paralelo.

Con la fuerte caída del dólar blue en estos días -un 12%- tal vez muchos inversores que han perdido plata se convencerán de que no es tan fácil especular y hacer diferencia en poco tiempo.

A esto ayudo los «feriados de las cuevas» de este lunes, y el viernes pasado.