Dólar-fuga ya perdió 17%

Dólar contado con liquidación continuó ayer en la senda bajista que recorre desde principios de mayo y llegó a los $ 7,88, su nivel más bajo desde marzo pasado. La estrategia oficial de utilizar las carteras de entidades públicas para marcar precios a la baja de los bonos en dólares ya le hizo perder 17% a la cotización paralela desde su pico de $ 9,52. El blue, todavía anestesiado por la fuerte presencia oficial en la City porteña, se opera a precios dispersos, apenas por encima de los $ 8.

El Gobierno tuvo éxito en su intención de cambiar las expectativas de suba de las cotizaciones paralelas del dólar, al menos en el corto plazo. Con ventas de bonos soberanos –que pasan de manos entre organismos oficiales como bancos provinciales y la ANSeS, marcando precios a la baja–, consiguió desinflar el precio en pesos de esos papeles mientras que sus precios en dólares se mantienen virtualmente inmóviles.
El contado con liquidación, que consiste en la compra de esos títulos con pesos para luego venderlos en dólares en el exterior, viene cayendo en forma estable desde hace más de un mes.
A la espera del fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York, los precios de los bonos argentinos ya tienen descontada buena parte del riesgo de un resultado judicial negativo y se mantienen casi estables. En cambio, en la plaza local, el tipo de cambio implícito determina casi todos sus movimientos.

“Los bonos estuvieron más cautos, especialmente por la continuidad del descenso del tipo de cambio implícito, ante lo cual retrocedieron en promedio un 0,3% entre las principales referencias”.

Ayer se operaron casi $ 780 millones en renta fija, una actividad moderada. El precio en pesos del Boden 2015 cayó 0,7% ayer, hasta los $ 695 por unidad, mientras que su precio en dólares en el exterior cayó sólo 0,2%. El tipo de cambio implícito en ese título, después de comisiones, quedó así en $ 7,90.
El Bonar 2013, estrella entre los bonos cortos porque permite comprar y esperar su último vencimiento (u$s 103,50 por cada lámina de u$s 100) que llegará en agosto próximo, marcaba ayer un precio por dólar de $ 7,84, después de comisiones.
“Creemos que los soberanos podrían seguir cayendo debido a ventas del Gobierno, pero en cualquier momento podrían mostrar un rebote técnico en sus precios debido a que el mercado podría convalidar tasas más bajas”, consignó un informe de Research for Traders.

El blue, mientras tanto, se mantuvo en el estado de “feriado cambiario” que ya acumula más de una semana.

“No se hace casi nada, apenas algunas compras a gente que necesita pasarse a pesos porque tiene un gasto inmediato”, dijo un cuevero minorista. “Al menos eso pasa en el centro, en los barrios y el interior se mantienen las ventas por arriba de los $ 8”, concluyó.

En el mercado cambiario especulan que, al menos hasta la llegada del Cedin y el inicio del blanqueo, las principales cuevas mayoristas se mantendrán fuera de las grandes operaciones.

“El Gobierno no está en condiciones de cantar victoria; porque si no redobla los esfuerzos de moderación monetaria, el dólar Blue promete retomar la senda alcista”, dijo Federico Muñoz, titular de Muñoz y Asociados.

«Contado con liqui»” retrocedió 2,85% a $ 7,88 en un mercado con volumen moderado. El Gobierno logró instalar expectativas bajistas de corto plazo, a la espera del fallo por el juicio por la deuda en default y el inicio del blanqueo de divisas no declaradas. El blue estuvo poco operado, al menos en la City, donde se vendía en torno a los $ 8 pesos por cada dólar.