Ayer tras los anuncios, leve baja del dólar con bonos y acciones más estables

Ayer tras los anuncios, leve baja del dólar con bonos y acciones más estable

El dólar cerró la primera rueda tras el recambio de autoridades en el equipo económico con una leve baja después de haber abierto en alza en una jornada en la que el Banco Central (BCRA) volvió a vender reservas, tras dos ruedas de abstinencia.

El billete cerró ofrecido a un promedio de $57,38 y $54,75 para la venta minorista y mayorista, lo que supone retrocesos de 74 y 25 centavos en cada segmento de negocios. A esto se suman bajas del 1% promedio en los precios del dólar futuro, aunque los contratos a vencer entre fin de octubre y fin de año se pactan a precios que suponen tasas superiores al 120% anual, dando cuenta de la elevada incertidumbre.

Fue al cabo de otra jornada de escaso volumen de operaciones (US$544 millones) y en la que casi un tercio de las divisas transadas las aportó el Estado; el BCRA vendió US$112 millones de sus reservas en tres subastas en las que ofreció US$50 millones y concretó a su vez la colocación de los US$60 millones por cuenta del Tesoro, que desde abril pasa esos recursos del crédito del FMI a pesos para atender algunos de sus gastos.

El dato confirma que la oferta privada de divisas se mantiene retraída, algo lógico tomando en cuenta el nuevo y feroz episodio de volatilidad que siguió al resultado de las PASO y devaluó el peso casi 25% en una semana y las especulaciones que se generaron el fin de semana largo sobre posibles reformulaciones.

De hecho, la reaparición progresiva de la oferta privada será el dato que marcará el normalización progresiva del mercado, lo que los analistas estiman que solo será posible en este contexto en la medida en que la transición hacia el desenlace del proceso electoral y el recambio de administración sea «ordenado».

Apertura expectante
La rueda abrió con gran expectativa tras las presentaciones del flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y del jefe del BCRA, Guido Sandleris, que no aportaron novedades, pero sirvieron para transmitir un mensaje homogéneo: la prioridad vuelve a ser evitar que ocurran más saltos del dólar.

«Estamos en un momento complejo y estabilizar el tipo de cambio es lo más importante que podemos hacer», dijo Lacunza minutos después de jurar como nuevo ministro. «Somos conscientes del impacto que tendrá el salto del tipo de cambio en la inflación y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para sostener la estabilidad del sistema financiero y evitar más volatilidad», completó instantes después Sandleris, quien reafirmó que usará las reservas del BCRA con ese propósito.

Luego de ambos mensajes se esperaba la reacción del mercado, que abrió con dólar en alza. «Tocó un máximo de $55,80 (+1,3%) en la primera hora, pero en cuanto inició las ventas el BCRA comenzó a bajar y la demanda también, ya que solo colocó US$112 millones de los US$150 millones que ofreció en tres turnos», señaló Fernando Izzo, de ABC Cambios.

Fue en una jornada en la que se confirmó además que el BCRA mantiene el frente monetario ordenado (retiró de circulación otros $43.100 millones, con lo que ya rebalanceó la oferta de pesos luego de haber tenido que liberar unos $159.000 millones el «lunes negro» y sin tocar la tasa, que quedó en el 74,9% anual), aunque será un desafío cumplir la meta.

A la baja del dólar hay que sumar un leve rebote de los bonos y otro algo mayor de las acciones argentinas que cotizan en Wall Street, que venían de sufrir una fuerte caída anteayer durante el feriado local, lo que consolidó la sensación de alivio.

«La jornada fue mucho mejor de lo que se anticipaba. Las conferencias parecen haber contribuido a aplacar algunas de las dudas de corto plazo», juzgó Gabriel Caamaño, de Estudio Ledesma. «Lacunza aportó tranquilidad al decir que se mantiene el objetivo fiscal porque eso implica que quieren mantener viva la relación con el FMI», observó por su parte Norberto Sosa, de Invertir en Bolsa.