Rusia registró la primera vacuna contra el coronavirus

Rusia registró la primera vacuna contra el coronavirus y la hija de Putin ya la recibió

Lo anunció el presidente ruso. Son dos dosis que provocan «inmunidad estable». Fue producida por Defensa y Gamaleya Research Institute.

Rusia. Putin anunció que registró la primera vacuna contra el Covid-19

Rusia se anticipó a todos: el anuncio del presidente Vladimir Putin​ de que habían registrado la primera vacuna contra el coronavirus generó un fuerte impacto en el mundo entero, que aguarda con expectativa alguna salida a la pandemia que tiene en jaque a la humanidad entera.

Rusia se anticipó a todos: el anuncio del presidente Vladimir Putin​ de que habían registrado la primera vacuna contra el coronavirus generó un fuerte impacto en el mundo entero, que aguarda con expectativa alguna salida a la pandemia que tiene en jaque a la humanidad entera.

La OMS advierte que “acelerar progresos no debe comprometer la seguridad”

Tras el anuncio de Putin, el organismo se mostró cauto y advirtió que debe seguir los trámites.

Rusia se anticipó a todos: el anuncio del presidente Vladimir Putin​ de que habían registrado la primera vacuna contra el coronavirus generó un fuerte impacto en el mundo entero, que aguarda con expectativa alguna salida a la pandemia que tiene en jaque a la humanidad entera.

Vacuna rusa contra el coronavirus: la OMS advierte que “acelerar los progresos no debe poner en compromiso la seguridad”
Tras el anuncio de Vladimir Putin, el organismo afirmó que “deberán seguir los trámites de preclasificación y revisión”.

«Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad«, señaló en rueda de prensa el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic, quien añadió que la organización está en contacto con las autoridades rusas y de otros países para analizar los progresos de las distintas investigaciones de vacunas.

El portavoz subrayó que la organización se siente animada «por la rapidez en que se están desarrollando las vacunas» y espera que algunas de ellas «se muestren seguras y eficientes».

La vacuna rusa, anunciada este martes por Putin en una reunión con el Gabinete de Ministros, no figuraba entre las seis que según señaló la OMS la semana pasada estaban más avanzadas.

El organismo con sede en Ginebra citó entre esas seis a tres candidatas a vacunas desarrolladas por laboratorios chinos, dos estadounidenses (de las farmacéuticas Pfizer y Moderna) y la británica desarrollada por AstraZeneca en colaboración con la Universidad de Oxford.

Según Putin, la vacuna rusa es «eficaz», ha superado todas las pruebas necesarias y permite lograr una «inmunidad estable» ante la COVID-19.

«Esta mañana se ha registrado, por primera vez en el mundo, una vacuna contra el nuevo coronavirus», dijo el jefe del Kremlin en una reunión con el Gabinete de Ministros.

Rusia logró desarrollar, probar y registrar esta vacuna en un tiempo récord, superando los pronóstico más optimistas que hablaban de una eventual vacuna para fin de año y su aplicación recién para el 2021.

Por eso el presidente ruso insiste en que la vacuna es «fiable» y subraya que superó todas las fases de prueba.

Mientras en EE.UU. es realizan los últimos ensayos en humanos en grupos de hasta 30 mil personas, contemplando todo tipo de edades y grupos demográficos, según el sitio Sputnik, en Rusia la prueba de la vacuna comenzó el 18 de junio y los 38 participantes del estudio desarrollaron inmunidad contra el virus.

Una de las hijas de Putin participó del test, confirmó el propio presidente de Rusia. El mandatario detalló que ella experimentó unas líneas de fiebre luego de la aplicación de las dos inyecciones, pero que luego volvió a la normalidad y creó anticuerpos.

Detalló que su hija tenía una temperatura de 38 grados el día de la primera inyección de la vacuna, y luego bajó a poco más de 37 grados al día siguiente. Después de la segunda dosis, volvió a tener un ligero aumento de temperatura, pero luego todo terminó.

«Se siente bien y tiene una gran cantidad de anticuerpos», agregó Putin. No especificó cuál de sus dos hijas, María o Katerina, recibió la vacuna.

Pruebas

En declaraciones en una reunión del gobierno, Putin hizo hincapié en que la vacuna había pasado «todas las pruebas necesarias». «Lo más importante es asegurar la total seguridad de utilizar la vacuna y su eficacia», agregó.

Según el sitio oficial de la vacuna, los ensayos clínicos de fase 1 y 2 se completaron el 1 de agosto. «Todos los voluntarios toleraron bien las pruebas, no se registraron efectos adversos graves o inesperados. La vacuna indujo la formación de una alta respuesta inmune celular y de anticuerpos«, indica la página. La tercera fase comenzará mañana y contará con la participación de más de 2000 voluntarios de Rusia y países de Medio Oriente y América Latina, precisa.

Los estudios en humanos comenzaron el 17 de junio con 76 voluntarios. La mitad recibieron una vacuna en forma líquida y la otra mitad con una vacuna en polvo soluble. Algunos de la primera mitad fueron reclutados en el Ejército, lo que planteó el temor a que los militares pudieran haberse visto presionados para participar.

Putin contó la experiencia que vivió una de sus dos hijas (no especificó cuál) al participar de los ensayos. Dijo que había tenido 38 grados en el día de la primera inyección, que bajaron a 37 grados al día siguiente. Tras la segunda inyección volvió a tener una leve subida de la temperatura, «y nada más». «Se siente bien y tiene un alto número de anticuerpos», añadió.

Cuando la pandemia llegó a Rusia, Putin ordenó que se abreviara el plazo de los ensayos clínicos para posibles vacunas de coronavirus. Convertirse en el primer país del mundo en desarrollar el fármaco era una cuestión de prestigio nacional para el Kremlin, que trata de consolidar la imagen de Rusia como potencia global.

Los expertos han advertido que las vacunas que no completen las pruebas pueden resultar dañinas de diversas formas, desde un impacto negativo en la salud a crear una falsa sensación de seguridad o socavar la confianza en las vacunas.

La vacuna

La vacuna Sputnik V fue elaborada por el Centro Nacional de Investigación Gamaleya, perteneciente al Ministerio de Salud de Rusia. Una segunda vacuna rusa, desarrollada por el centro Vector, se encuentra en el proceso de pruebas clínicas. Las autoridades esperan en los próximos dos meses recibir otras dos solicitudes de permiso para la realización de pruebas clínicas.

El fármaco que se registró utiliza dos cepas de adenovirus que suelen causar resfrios leves en los seres humanos y está modificada genéticamente para hacer que las células infectadas produzcan proteínas a partir del nuevo coronavirus. El enfoque es similar al de la vacuna que desarrollan la Universidad de Oxford y la empresa AstraZeneca.

Pese a la buena noticia que puede significar, la polémica sigue vigente luego de que hace un mes el Reino Unido, Estados Unidos y Canadá acusaran a Moscú de utilizar sus hackers para robar los trabajos de investigación de universidades y laboratorios sobre vacunas y tratamientos contra el coronavirus, una denuncia que el Kremlin desmintió enérgicamente.

Datos oficiales

Rusia es el cuarto país con más casos de Covid-19 en el mundo. En total hasta el momento contabiliza 892.654 positivos y 15.001 muertos, de acuerdo con los datos oficiales del comité gubernamental que coordina la lucha para impedir la propagación de la pandemia.

Las estadísticas gubernamentales señalan asimismo que casi 700.000 personas ya fueron dadas de alta y que actualmente en el país hay casi 181.000 casos activos.

Moscú, con un acumulado de 248.228 infectados y 4585 fallecimientos, es el principal foco infeccioso del país. El número de contagios diarios detectados en la capital rusa, con una población de casi 13 millones de habitantes, se mantiene estable entre 600 y 700 desde hace varias semanas y según el alcalde moscovita, Serguéi Sobianin, estas cifras, que no suponen una amenaza para el sistema sanitario, se mantendrán hasta que se cuente con una vacuna eficaz.