La venta de los 200 dólares sigue en la mira