Preguntas y respuestas sobre la vacuna de Oxford que se producirá en la Argentina

Preguntas y respuestas sobre la vacuna de Oxford que se producirá en la Argentina

El presidente Alberto Fernández anunció este miércoles que, tras llegar a un acuerdo con la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZenecaArgentina producirá la vacuna contra el coronavirus, en un trabajo conjunto con México. Aquí, las 15 preguntas que resumen todo lo que hay que saber sobre la inoculación frente al COVID-19.

Cuándo estará lista la vacuna?

Si bien todavía no hay una fecha exacta, porque aún se encuentra en desarrollo, durante la conferencia de prensa que compartió con los referentes del ministerio de Salud, Ginés González García y Carla Vizzottiel Presidente afirmó que las dosis “van a estar disponibles para el primer semestre del 2021″. “Permite a Latinoamérica y a Argentina en particular acceder entre 6 y 12 meses antes a la vacuna, tiempo al que no hubiéramos accedido si no hubiéramos desarrollado este acuerdo”, remarcó el Jefe de Estado.

Se calcula que va a costar entre 3 y 4 dólares cada dosis, lo que el Alberto Fernández consideró un precio “mucho más que razonable”. “Eso es muy significativo para América Latina, porque permite a todos nuestros países poder acceder a ella”, agregó.

Los profesionales de la salud estarán entre las prioridades cuando se inicie el proceso de vacunación en el país.

En qué países será distribuida?

Cuántas dosis habrá que aplicarse?

Cuánto durará la inmunidad?

Hasta el momento, se estima que serán necesarias dos dosis para alcanzar el 100% de inmunidad

Cómo podrá acceder cada uno a su aplicación?

¿En qué fase de su desarrollo se encuentra?

La vacuna de Oxford-AstraZeneca está en fase 3, habiendo superado con éxito las primeras dos“La fase 1 midió fundamentalmente la seguridad y la fase 2 midió la respuesta de anticuerpos e inmunidad celular, es decir, la protección”, explicó a Infobae la infectóloga pediatra Ángela Gentile, jefa del Departamente de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

De todas formas, el Ministro de Salud anticipó que no van a esperar a que se complete esta etapa para comenzar a fabricarla. “Antes de que se termine la fase 3, va a empezar la producción. Si sale mal, es a pérdida”, dijo González García.

Tiene efectos adversos?

“Los eventos adversos han sido generalmente pocosalgo de fiebre, puede aparecer dolor de cabeza o decaimiento, pero fácilmente superables, indicó Gentile. A su vez, los voceros de AstraZeneca y los científicos de Oxford le aseguraron a Infobae: “Los datos de fase I / II muestran que la vacuna no condujo a ninguna reacción inesperada y tuvo un perfil de seguridad similar a las vacunas anteriores de este tipo”.

El ministro de Salud, Ginés González García, dijo que la producción comenzará «antes de que se termine la fase 3» del desarrollo de la vacuna

Por qué es el proyecto más prometedor hasta el momento?

“Los resultados son muy alentadores. Nos dicen que esta vacuna es la más avanzada y es la que más información publica en la medida que avanza, lo que es muy importante para los científicos”, consideró en diálogo con este medio Ricardo Rüttimann, miembro de la Fundación del Centro de estudios Infectológicos (FUNCEI), de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y experto en desarrollo de vacunas, sintetizando los dos aspectos que destacan a este desarrollo: la inmunidad obtenida en las fases anteriores y la transparencia a la hora de informar esos resultados.

Qué países estarán implicados en su fabricación?

En Argentina se fabricará el reactivo de la vacuna, mientras que en México se completará el proceso de producción y se envasará, es decir, se dividirán las dosis.

Qué laboratorios y organizaciones tendrán participación en cada país?

La Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, cuya sede central se encuentra en Londres (Reino Unido), llevan a cabo la investigación conjuntamente. A su vez, el laboratorio mAbxience fue elegido para producir el citado reactivo en la Argentina, que luego será enviado a un laboratorio mexicano para culminar la fabricación. Asimismo, la Fundación Slim financiará buena parte de este desarrollo, por lo que Alberto Fernández remarcó: “Hay que celebrar la conducta de la empresa y de la universidad. No están buscando beneficios económicos con la vacuna”.

El laboratorio mAbxience fue elegido para producir la «materia prima» de la vacuna en la Argentina.

Cuál fueron las claves para que Argentina sea elegida para la fabricación?

Tal vez el punto más importante sea la existencia de un laboratorio con estándar GMP (good manufacturing practice), es decir, con las autorizaciones más exigentes para moverse con elementos biológicos. “Solo hay dos o tres en América Latina”, comentaron allegados al Presidente.

Asimismo, para el infectólogo Rüttimann, “la clave está en la transferencia de tecnología”. “Argentina tiene la experiencia y el camino allanado en su gestión a la hora de producir vacunas de influenza (gripe) y fue punto de partida de la pandemia de la gripe H1N1 de 2009″, opinó.

Qué diferencias hay con respecto a otros proyectos de vacuna?

“Esta es una vacuna de vector viral, cuya función es hacer como una especie de transportador de la proteína que va a ser identificada por el sistema inmunológico, que es la proteína del coronavirus. La diferencias con las de ARN mensajero, por ejemplo la vacuna que está desarrollando Pfizer acá en la Argentina, es que no hay experiencia de otras vacunas comerciales con esa línea de investigación”, precisó Rüttimann.

Y agregó: “El caso de Oxford también es interesante porque es el único que utiliza adenovirus de chimpancéEl resto, como por ejemplo la vacuna rusa, utiliza un adenovirus humano”.

Por qué no se distribuirá en Brasil?

El motivo de la excepción de Brasil radica justamente en que el país vecino hizo su propio acuerdo para producir la vacuna de Oxford contra el COVID-19. Así lo anunció el sábado pasado, cuando comunicó que espera comenzar la producción masiva en diciembre. Además, Jair Bolsonaro comunicó la liberación de 1.900 millones de reales (unos 365,3 millones de dólares) para todo el proceso de finalización de la vacuna importada del Reino Unido y para la producción inicial propia, en 2021.