Fernández extenderá la cuarentena hasta el 24 de mayo y habilitará con extrema cautela la actividad en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires

Fernández extenderá la cuarentena hasta el 24 de mayo y habilitará con extrema cautela la actividad en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires

Alberto Fernández ya decidió extender la cuarentena obligatoria hasta el 24 de mayo inclusive, pero apoyado en los actuales niveles de contagio permitirá una apertura de la economía a nivel nacional, siempre y cuando se evite potenciar la curva de contagios del coronavirus.

Será con una «flexibilización armónica» Alberto Fernández declarará este viernes la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo

El anuncio lo hará el Presidente, en la residencia de Olivos. Se evalúa convocar a una conferencia de prensa, para que no queden dudas de los pormenores de la decisión, como ocurrió hace dos semanas. La idea de Alberto Fernández es que la comunicación de las medidas, todavía sin horario confirmado, se haga de manera conjunta con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Las salidas de esparcimiento, incluidas por el Presidente en los últimos anuncios, seguirán como una prerrogativa de cada jurisdicción. La Ciudad de Buenos Aires analiza autorizar paseos breves en horarios bien definidos. La provincia de Buenos Aires advirtió que no lo tiene como prioridad, pero analizará el tema con los intendentes, para autorizar solo en municipios donde no haya riesgos.

En el entorno de Kicillof advierten que, pese a la grave situación económica, no hay una demanda social mayoritaria para avanzar con una apertura generalizada. Se apoyan en una encuesta encargada por el gobierno provincial que indica que el 81% de los consultados en el conurbano respondió que se sentiría «nervioso» si se levantara la cuarentena, «porque aún hay peligro». En tanto que el 14 por ciento se manifestó a favor del levantamiento.

Habrá un exhaustivo control sobre el transporte público, no se habilitaran los espectáculos, ni las clases educativas, ni la administración nacional o provincial, al margen de lo que ya se declaró como “actividad esencial”.

En este contexto, y siempre bajo la estricta autorización presidencial, se estudia autorizar el relanzamiento de las siguientes actividades comerciales e industriales:

1. Calzado y cuero.

2. Indumentaria.

3. Papeleras.

4. Tabacaleras.

5. Automotrices.

6. Plásticos y químicos.

Para avanzar en la reapertura gradual de actividades, el Presidente podría flexibilizar el artículo 3 del decreto que dispuso la última prórroga de la cuarentena, en función de ampliar las excepciones a los conglomerados de más de 500.000 habitantes. En los del interior del país, como gran Mendoza, gran Rosario y gran Santa Fe, la tasa de duplicación de contagios supera los 25 días, en línea con el promedio del país. Las cifras cambian en el AMBA, donde la reapertura será más lenta.

En el gobierno de Kicillof aspiran a que el gobierno nacional habilite más de mil fábricas, en su mayoría del Gran Buenos Aires, que presentaron protocolos de funcionamiento. Esa lista, que fue elevada al ministro de Producción, Matías Kulfas, incluye empresas de diferentes rubros, como automotriz, autopartes, química, petroquimica, plástica, metal mecánica, cemento, textil, indumentaria y calzado.

La nueva fase de la cuarentena, que el Gobierno denominó de «salida progresiva», permitiría reabrir varias industrias y comercios, con restricciones, en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

La cantidad no está del todo definida. Contempla a toda fábrica que haya presentado un protocolo, siempre que haya resultado aprobado, por lo que el listado puede ampliarse con el correr de los días. La prioridad del gobernador bonaerense es empezar a reactivar el aparato productivo para atenuar el impacto económico de la cuarentena. En el caso de los comercios, las habilitaciones se otorgan de manera individual, siempre por medio de la presentación de un protocolo de funcionamiento.

La gran preocupación, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en la provincia, sigue siendo el transporte público. Kicillof no confía en los esquemas de uso escalonado, por horario. Cree que se puede generar un caos difícil de controlar. Por eso decidió priorizar la reactivación de la industria y colocó en otro escalón de actividades al comercio y las salidas de esparcimiento.