En Ciudad ponen condiciones para las reuniones sociales y en Gran Buenos Aires siguen prohibidas

En Ciudad ponen condiciones para las reuniones sociales y en Gran Buenos Aires siguen prohibidas

Aunque Alberto Fernández las anunció, el gobierno porteño aclaró que se autorizarán los encuentros de hasta 10 en espacios abiertos y solo de la vía pública, descartando patios y terrazas, como había planteado la Casa Rosada.

Al anunciar la continuidad del aislamiento social contra el coronavirus hasta el 20 de septiembre, el Presidente informó que se habilitarán los encuentros sociales al aire libre.

«Podemos dar algún nuevo paso al autorizar los encuentros de hasta 10 personas al aire libre, manteniendo la distancia de 2 metros y el uso de barbijos. Esto estará vigente en todo el país y será implementado en cada jurisdicción», dijo el presidente Fernández.

Incluso, fuentes del gobierno nacional consultadas remarcaron que el permiso incluía encuentros en espacios como patios, terrazas y jardines. «Todo los espacios que sean sin techo», remarcaron.

Fue una noticia que generó una enorme expectativa frente a los ya cinco meses transitados de cuarentena. Sin embargo, poco después se conocieron los reparos de la Capital Federal y de Buenos Aires.

En el caso de la Capital Federal, fue el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, quien salió a aclarar que solamente se autorizarían esas reuniones en espacios públicos abiertos.

«Al aire libre es vereda, casas no. Por el momento, estamos pensando que sean en espacios públicos los encuentros: parques y plazas», detalló el funcionario en declaraciones a una radio y consideró que «en la terraza la gente se descuida».

En tanto, desde el gobierno bonaerense que encabeza Axel Kicillof salieron a remarcar que directamente continuarán prohibidas las reuniones.

«Por el momento no podemos hacerlo; el umbral de contagios esta muy alto y sería riesgoso», argumentaron desde la Gobernación ante la consulta de nuestro Economan y remarcaron que la cuarentena continuará sin cambios en los distritos que forman parte del Gran Buenos Aires, área que se convirtió en el epicentro del coronavirus.

Desde el entorno del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, afín políticamente a Fernández, han subrayado que no se trata de una «desobediencia» o «contradicción».

Los 35 municipios que están en jurisdicción de la Provincia presentan un promedio semanal de 4.800 casos. El 20 de agosto ese indicador estaba en 3.600. Y este viernes se informaron 7.470 casos.

El otro número clave es el nivel de ocupación de camas de cuidados intensivos, que en el último boletín ya superaba el 64 por ciento. El sistema rozó el 70 por ciento de ocupación en el pico de la pandemia.