Desde mañana lunes quedan suspendidas las reuniones sociales en todo el país

Desde mañana lunes quedan suspendidas las reuniones sociales en todo el país

Ahora el Gobierno apunta a limitar las reuniones sociales para no afectar más la economía

Con los casos en alza, en la Casa Rosada buscan enfocar las aperturas en industrias y comercios. Por eso desde este lunes, se prohíben los encuentros familiares o con amigos en todo el país.

Alberto Fernández firmará este lunes un decreto de necesidad y urgencia (DNU) por el cual «por los próximos 15 quedarán prohibidas todas las reuniones sociales en todo el país», dijo la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

En el reporte matutino, la viceministra aseguró que «el aumento (de casos) que se ve en las provincias que han pasado de ASPO (aislamientos social preventivo y obligatorio) a DISPO (distanciamiento social preventivo y obligatorio) es importante, y es por eso que en el DNU de mañana, en esta nueva normativa y por estos 15 días, hasta el 16 de agosto, se van a suspender las reuniones sociales en todo el territorio nacional».

Esto, añadió la funcionaria nacional, es «para que allí donde hay brotes se puedan controlar y para que allí donde no hay brote podamos minimizar la posibilidad de tenerlo».

En sintonía con lo que anunció el Presidente el viernes pasado, Vizzotti insistió: «El riesgo aumenta en las reuniones sociales tanto en los lugares donde está autorizado hacerlas como donde no está autorizado y se realizan igual».

Vizzotti aseguró también que «las medidas generales son las más fáciles y a las vez las mas difíciles de cumplir en un contexto de cercanía», en referencia a que en las reuniones sociales se distienden las recomendaciones básicas como lavarse las manos, usar tapabocas, ventilar los ambientes, lavar las superficies, toser o estornudar tapándose con el pliegue del codo y mantener dos metros de distancia.

La viceministra de Salud también remarcó que dentro del ámbito laboral, a pesar de que se cumplan los protocolos, los momentos de comida o de descanso son focos de contagio porque «no sacamos el tapabocas para comer, son ambientes cerrados, y lo mismo ocurre en las reuniones sociales, tanto donde está autorizado como donde no está»

Ginés González García, el ministro de Salud, fue uno de los que avanzó con esa posición que fue, luego, reforzada por los infectólogos en la reunión que tuvieron con Fernández el jueves.

Ahí se consolidó el criterio que explicó, luego, la decisión compartida entre Fernández, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta de extender la fase 3 en el AMBA sin disponer cierres de actividades económicas. La Ciudad incluso decidió algunas aperturas más.

«En la actividad comercial funciona el control social: si vas a un comercio sin barbijo, no te dejan entrar o te piden que te lo pongas», detalla una fuente oficial. Existen, además, otras características: hay distanciamiento y en general, el período de permanencia en un comercio es breve.

Eso hace que el riesgo de contagio en la actividad comercial se reduzca. A su vez, explican, las empresas suelen establecer medidas de protección y cuidado porque «a ninguna le sirve que se le contagien los empleados y tengan que cerrar por 15 ó 20 días».

Aparece, además, un concepto de fondo sobre la discusión en torno a cómo afectó la actividad el comercio la pandemia. «Los que creen que los comercios no venden porque tenían limitaciones se equivocan: la gente sólo compra lo necesario y eso es producto del virus no de la cuarentena», opina el Economan

La zona gris apunta a las salidas recreativas y deportivas. Hay una mirada general respecto a que las actividades al aire libre reducen los riesgos de contagio.