CABA No habrá cambios en la cuarentena y no se permitirán salidas para chicos

CABA No habrá cambios en la cuarentena y no se permitirán salidas para chicos

Al gobierno porteño le preocupa la mayor circulación de los últimos días y no quiere relajar las medidas cuando espera el pico de contagios

El anuncio del presidente Alberto Fernández sorprendió al gobierno porteño . Si bien la intención era no flexibilizar nuevas actividades y no permitir que los niños salgan a la calle, la presentación del jefe del Estado, que anoche anunció que los menores podrán salir durante una hora por día, generó asombro y dudas en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta .

«Nos vamos a juntar mañana [por hoy] para analizar el anuncio y cómo es el ordenamiento. También cómo se controla. Tenemos que ordenar esta decisión que tomó el Presidente», dijo el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli .

Cuarentena. Seguirá hasta el 10 de mayo: se podrá salir hasta una hora a caminar

La notificación del Presidente se dio en momentos en que en el gobierno porteño, epicentro del contagio local, creció la preocupación por un fenómeno que se incrementó en los últimos: cada día más porteños salen de sus hogares. ¿Cómo se controlará la nueva flexibilización? Nadie pudo responder esta pregunta.

En el monitoreo diario que realiza el gobierno porteño se ve con claridad que hay más gente en la calle y subió la cantidad de pasajeros en el transporte público, uno de los focos de contagio más importantes. A eso se sumará, a partir de mañana, la autorización a todas las personas para a salir hasta a 500 metros de su casa para actividades recreativas.

«Hay más gente en la calle, no debemos relajarnos. Vamos a reforzar todos los controles», adelantó a la nacion Santilli antes de las palabras del Presidente. Incluso, el funcionario porteño habló con la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, en las últimas horas para fortalecer los retenes, sobre todo en los accesos a la ciudad de Buenos Aires.

En las oficinas de Uspallata creen que lo que sucedió en los últimos días fue producto de un «efecto contagio». Las nuevas actividades exceptuadas, en particular la actividad bancaria, que se agregaron desde el último lunes hicieron que más gente saliera de sus casas. Ahora, la posibilidad de salir por recreación ahondó el nerviosismo.

«Con más gente en las calles, muchos se relajaron», explicaron cerca de Rodríguez Larreta, que ayer participó en la videoconferencia con el Presidente y el resto de los gobernadores para evaluar las acciones a seguir para frenar el brote del Covid-19 en nuestro país.

Desde que llegó la enfermedad a nuestro país, la Capital fue uno de los principales focos de contagio. En lo que va de la pandemia, ya se registraron 971 contagios de coronavirus, de los cuales fallecieron 55.

Si bien la cuarentena sirvió para aplanar la curva, según las cuentas que hacen en el Ministerio de Salud, a cargo de Fernán Quirós, el pico de contagios, en el que se prevé que se generen hasta 3000 infectados diarios «no graves», se dará dentro de dos o tres semanas.

Impacto en la economía

En el gobierno porteño, en sintonía con la administración de Alberto Fernández, los esfuerzos están puestos en resolver la situación de las actividades que tengan un alto impacto en la economía. Las arcas porteñas sufrieron un fuerte impacto por el parate económico en la recaudación, con una caída estimada de $40.000 millones, según las estimaciones oficiales.

«No es momento en la situación epidemiológica en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA) como para flexibilizar la cuarentena», había manifestado Quirós antes de las palabras de Alberto Fernández.

Para eso, esta semana Rodríguez Larreta dispuso una serie de herramientas y medidas para poder actuar sin restricciones durante el tiempo que dure la emergencia. El plan incluye la posibilidad de reasignar partidas presupuestarias y de recursos humanos, establece el congelamiento de ingresos a la planta del gobierno porteño, suspende los aumentos de los empleados y dispone «el aporte voluntario» del 25% de los salarios por tres meses de los funcionarios de mayor jerarquía, entre otras cuestiones.

«Hay una sensación de que lo peor ya pasó y todavía no llegó», se lamentó uno de los hombres de confianza el jefe de gobierno porteño.

Desde lo político nada cambiará mientras dure la emergencia. Rodríguez Larreta continuará trabajando junto al gobierno nacional. La relación entre el jefe de gobierno porteño y el Presidente es «muy buena», según describieron fuentes oficiales.

En medio de la vorágine, hace unos días Larreta fue muy claro sobre el tema: «En un caso tan grave como este, no hay partido político».