AMBA casi sin cambios y preocupaciones en todo el país

AMBA casi sin cambios y preocupaciones en todo el país

Alberto Fernández anuncia extensión del aislamiento, con foco en la responsabilidad social. El anunció se efectuará a las 12 en la Residencia de Olivos y, junto al primer mandatario, estarán el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

Será este mediodía en Olivos. La idea de abrir una etapa distinta, con mensajes de distanciamiento social y cuidados, para dar por superada la cuarentena en términos de encierro obligatorio.

El presidente Alberto Fernández anunciará hoy al mediodía cómo continuará el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por la pandemia de coronavirus una vez que finalice la actual etapa, que rige hasta este domingo, informó oficialmente la Casa Rosada.

Kicillof sostendrá el esquema actual: no habrá aperturas ni vuelta atrás con las habilitaciones durante otros 15 días. Según fuentes de la provincia, en el Gran Buenos Aires ya está trabajando el 100% de la industria y el 90% de los comercios y el gobernador quiere «cuidar» a la actividad económica por sobre otras actividades recreativas.

El presidente conversó durante dos horas, sin testigos, con Kicillof y Rodríguez Larreta. La reunión empezó tarde porque el gobernador bonaerense se retrasó en un acto con el ministro de Salud, Ginés González García, en La Plata. El jefe de gobierno porteño, siempre puntual, aguardó impaciente en una sala junto al secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, que buscó aminorar la espera.

Puertas adentro, Rodríguez Larreta logró que el Presidente valide algunas aperturas muy puntuales para avanzar levemente en el cronograma que anunció en julio. La Ciudad habilitará comercios en avenidas de alta circulación, actividades deportivas individuales y la inclusión de actividades profesionales, con atención al público probablemente una vez por semana.

A pesar de esos permisos, el jefe de gobierno porteño, no pasará a la segunda etapa de su plan de aperturas, que incluía, por ejemplo, gastronomía con mesas en la calle.

En las últimas horas, el Presidente reconoció que la cuarentena ya no se verifica en las calles de la zona metropolitana y probablemente esa palabra tampoco esté presente en el mensaje que dará cuando anuncie la siguiente fase de restricciones.

Con un discurso que evitará una incongruencia entre las medidas y la conducta social, se espera que Fernández manifieste su preocupación y que haga fuerte hincapié en dos aspectos en los que quiere ser estricto: las medidas de protección personal (que contemplan el distanciamiento social, protocolos sanitarios, el uso de tapabocas y la higiene) y evitar las reuniones sociales a puertas cerradas, frecuentes focos de contagio.

El jefe de gobierno porteño incluso resolvió dejar en suspenso, sin fecha cierta, el regreso de bares y restaurantes al aire libre. Las reaperturas de comercios de cercanía y las industrias seguirán adelante.

Mientras, la provincia promueve la continuidad de la fase 3 en los municipios bonaerenses que integran el AMBA.

El encuentro se enmarcó en los habituales contactos que el Presidente tiene con Kicillof y Rodríguez Larreta, como paso previo ante cada anuncio de una nueva fase de la cuarentena, que en este caso comenzará a regir a partir del próximo lunes, feriado.

Más temprano, y como también suele hacerlo, Alberto Fernández se reunió con el grupo de expertos epidemiológicos e infectólogos que lo asesora desde el inicio de la pandemia, quienes coincidieron con la idea de “abrir una etapa distinta, donde hay que reforzar el mensaje de distanciamiento social y cuidados” para dar por superada la cuarentena en términos de encierro obligatorio.