Alberto Fernández anuncia la extensión de la cuarentena

Alberto Fernández anuncia la extensión de la cuarentena

Alberto Fernández anunciá en la Quinta de Olivos la extensión de la cuarentena hasta el domingo 24 de mayo . Se espera que la «reapertura progresiva» del aislamiento social, preventivo y obligatorio sea declarada para la mayor parte de la Argentina.

Vivo Alberto Fernández anuncia la nueva etapa de la cuarentena

El Presidente estará acompañado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Sin embargo, no es la misma expectativa en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde se concentra más del 60% de los casos. Esta región se evalúa la habilitación parcial de ciertas actividades industriales y comerciales.

Los pormenores del decreto de necesidad y urgencia (DNU) que firmará el Presidente fueron supervisados por la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y fueron consensuados con la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti. Además, Fernández contó una vez más con el asesoramiento y el consejo del Comité de Expertos que asesora al Mnisterio de Salud, encabezado por el infectólogo Pedro Cahn.

 

Principales ejes del anuncio sobre la cuarentena

  • Salidas de esparcimiento: incluidas por el Presidente en los últimos anuncios, seguirán como una prerrogativa de cada jurisdicción. La Ciudad de Buenos Aires analiza autorizar paseos breves en horarios bien definidos. La provincia de Buenos Aires advirtió que no lo tiene como prioridad, pero analizará el tema con los intendentes, para autorizar solo en municipios donde no haya riesgos.

 

  • Transporte público: se analiza implementar esquemas de uso escalonado, por horario.

 

  • Industrias y comercios: el Presidente podría flexibilizar el artículo 3 del decreto que dispuso la última prórroga de la cuarentena, en función de ampliar las excepciones a los conglomerados de más de 500.000 habitantes. En el gobierno de Kicillof aspiran a que el gobierno nacional habilite más de mil fábricas, en su mayoría del Gran Buenos Aires, que presentaron protocolos de funcionamiento.

Se extiende la cuarentena, pero abrirán más de 1.000 industrias, y en Capital y GBA permitirán salidas con chicos

Seguirá hasta el 24 de mayo con pocos cambios en el área metropolitana, según anunció el presidente Alberto Fernández junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. El resto del país podrá flexibilizar las restricciones.

Autorizan salidas con chicos

Aunque la habilitación de las actividades en la Capital Federal y en la provincia de Buenos Aires todavía dependerán de la autorización del Gobierno nacional, Rodríguez Larreta y Kicillof adelantaron que sí se permitirán salidas con chicos.

En el caso de la Ciudad, las mismas podrán realizarse durante los fines de semana. «Los fines de semana, con un criterio por documento, segmentados, podrán salir con sus padres a dar una vuelta», detalló el mandatario porteño.

El gobernador bonaerense también indicó que se habilitarán esas salidas, aunque indicó que será «por localidad, por municipio». «Vamos a inclinarnos más por que puedan acompañar a los padres a hacer algún tipo de compra», diferenció.

Respecto a la continuidad de la cuarentena en la Ciudad, Rodríguez Larreta dijo que le solicitarán al Gobierno nacional «sumar algunas actividades» a la lista de las exceptuadas.

«Actividades comerciales. El lunes presentaremos la propuesta de la gradualidad, por ejemplo que se abran a las 11 de la mañana para que no complique el transporte público», adelantó.

En el mismo sentido se pronunció Kicillof, quien aseguró que hubo un «avance muy grande» en las gestiones ante la Casa Rosada para solicitar la apertura de empresas. «Con protocolos solicitados por los intendentes, aprobados por el gobierno Provincial y luego elevados para la aprobación del Gobierno Nacional», aclaró.

Críticas al modelo sueco

“A todos nosotros la economía nos preocupa mucho. Nosotros sabemos el padecimiento de los que no la están pasando bien porque tienen sus negocios cerrados, porque no pueden trabajar, porque no pueden hacer todo lo que quisieran hacer en términos de desarrollo. Nosotros sabemos el problema que tenemos y los problemas que la cuarentena genera a los fines del desarrollo económico”, dijo Fernández.

La presentación de Alberto Fernández

 

El Jefe de Estado presentó el nuevo esquema junto al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y junto al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, con quienes antes repasó los últimos detalles del cronograma que se pondrá en marcha el lunes próximo.

«Todo esto lo estamos haciendo porque conocemos el problema que la economía atraviesa frente a la cuarentena. Pero lo que más nos preocupa y nos interesa es preservar la salud de nuestra gente», agregó.

Sin embargo, el presidente Fernández aprovechó para rechazar los reclamos de algunos sectores para habilitar la plena actividad económica y que pusieron como ejemplo modelos que se utilizaron contra la pandemia en países como Suecia.

«De haber seguido el ejemplo de Suecia, nosotros tendríamos 13.000 muertos. Digo todo esto para quienes son atrapados por la ansiedad de abrir la economía sin medir las consecuencias sobre la salud y la gente», replicó.

Seguido, el Jefe de Estado pidió dar «vuelta la página para ver cómo seguimos combatiendo la pandemia y terminemos esta discusión en la que nos han metido falsamente en la que nos quieren hacer creer que si abrimos la economia vamos a terminar mejor, si abrimos la economia vamos a terminar como Suecia.

Estado de situación

El Presidente ​destacó los resultados del aislamiento social y reiteró: «Estamos logrando los objetivos pero no hemos ganado la batalla».

«Hemos logrado que la multiplicación de casos se dé en los tiempos que nos proponemos con el esfuerzo de la cuarentena», resaltó y detalló que a nivel nacional, la duplicación de los contagios se produce cada un promedio de «25,1 días».

Sin embargo, inmediatamente después aclaró que «el Area Metropolitana de Buenos Aires no logra ese objetivo» y dijo que esa situación «tiene muchas explicaciones».

«No es ni descuido ni falta de trabajo de los que gobiernan ni de los intendentes. Tiene que ver con la naturaleza demográfica de esa región. Es la región más densamente poblada”, aseguró.

El presidente Fernández anunció su decisión tras cumplir con un procedimiento que se tornó habitual en medio de la crisis que desató la pandemia en el país: nuevamente realizó una ronda de consultas con sus funcionarios, con los referentes sanitarios que integran el Comité de Expertos, con Rodríguez Larreta y con Kicillof.

En esta oportunidad, el resto de los mandatarios provinciales quedaron afuera de las conversaciones por videoconferencia con sede en Olivos.

El diseño de esta fase de cuarentena tuvo como referencia fundamental la grave situación que atraviesa la economía en su conjunto. Y por ello, la mayor novedad es que se avanzará con la reactivación de más de 1000 industrias y con la reapertura de comercios en el interior del país.

La nueva etapa arrancará tras más de 50 días de aislamiento social preventivo y obligatorio. En ese período, según el diagnóstico del Gobierno nacional, se lograron exitosos avances tanto para aplanar la curva de los contagios como para reforzar al sistema sanitario con la ampliación de las habitaciones de terapia intensiva, la distribución de insumos médicos esenciales y la capacitación del personal.

También esa continuidad de la cuarentena se esbozó ante las señales de agotamiento social que motivó cacerolazos. “Hay personas agotadas y angustiadas y que quieren volver a alguna actividad”, reconoció el ministro de Salud, Ginés González García.

Por lo pronto, en la Argentina se superó días atrás la barrera de los 5.000 contagios y hubo un salto en la identificación de nuevos casos mientras que se desconoce cuál podría ser el impacto de la llegada de las bajas temperaturas.

La situación más preocupante continúa centrándose en la Capital Federal, en el Conurbano bonaerense y fundamentalmente en los barrios más habitados, como es el caso de algunas de las villas porteñas donde las autoridades sanitarias comenzaron a realizar operativos especiales para identificar a las personas con coronavirus para disponer su aislamiento.

Las medidas de aislamiento social se transformaron en la única barrera para tratar de evitar las dramáticas consecuencias que genera el coronavirus. En la Argentina, esa medida se puso en marcha el 20 de marzo, cuando se contabilizaban 128 casos y 3 muertes, y debía extenderse inicialmente hasta el 31 de marzo.

Cuando se contabilizaban 820 contagios y 21 fallecidos, el Jefe de Estado anunció la continuidad del aislamiento social obligatorio hasta el fin de Semana Santa, es decir, hasta el lunes 13 de abril .

También por aquellos días, Alberto Fernández se ocupó de remarcar que la prioridad era el resguardo de las vidas más allá del impacto de la cuarentena en la economía y por ello rechazó los cuestionamientos de empresarios. «Bueno muchachos, les tocó la hora de ganar menos«, les respondió y les reclamó no desamparar a los trabajadores recurriendo a despidos.

La segunda extensión se anunció el 10 de abril, pero se presentó con la posibilidad de que los gobernadores comiencen a proponer el levantamiento de las restricciones en las zonas de menor circulación. A cargo de resolver esos pedidos quedó el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien los analiza con los especialistas sanitarios.

Y finalmente la tercera se presentó el 25 de abril, cuando se incluyó una confusa disposición del Gobierno nacional para habilitar salidas para el esparcimiento, de una hora por día y que debían realizarse en una zona no mayor a los 500 metros del domicilio donde se cumple la cuarentena.

Poco después de esa presentarse esa posibilidad, fueron varios los gobernadores que salieron a aclarar que no incorporarían ese esquema.