15 días de Cuarentena estricta desde el lunes 29

15 días de Cuarentena estricta desde el lunes 29

Ya comenzaron a enviar a la Prensa, como en cada extensión de Cuarentena, distintas personas del Gobierno de Fernandez, en radio, televisión y web, para ir «informando lentamente» a la gente, que se prepare de los anuncios del Presidente que hará con Larreta y Kicillof el viernes o sábado a última hora, cuando sabemos que este próximo domingo 28 de junio no terminará en AMBA la cuarentena…

El ministro de Seguridad de Buenos Aires, Sergio Berni, insistió este lunes en que se debe ir a una cuarentena de 15 días «más estricta» y «sin transporte público» en la zona metropolitana, tras advertir que si la curva de contagios de coronavirus sigue en alza el sistema sanitario va a colapsar «mucho antes de lo que se piensa».

«La cuarentena hace rato que no existe más, lo que hay es una cuarentena muy estricta del grupo etario de los mayores de 65 años, que no salen hace 90 días, y una cuarentena más forzada de los niños. El resto, la verdad, hace rato que se acabó la cuarentena», cuestionó Berni.

En declaraciones al canal A24, el funcionario provincial señaló: «Si queremos rescatar ese gran esfuerzo que hicimos los argentinos tenemos que ir a una cuarentena mucho más estricta y, si me preguntás a mí, ni siquiera con transporte público».

A su entender, ese período más drástico tendría que tener «un día de inicio y un día de final, una cantidad de días que la gente sabe que tiene que hacer el esfuerzo».

«Es mi opinión personal, de acuerdo en lo que yo veo de transitar estos 90 días la Provincia», aclaró Berni.

La empatía Larreta-Kicillof se pondrá a prueba el jueves cuando, datos en mano, deban acordar lo que parece inevitable: dar marcha atrás con las excepciones a los sectores con más circulación de gente.

La letra chica no está definida y se irá ensayando hora a hora pero en el menú aparecen restricciones al comercio no esencial, limitaciones a los bancos -una opción es que solo atiendan a jubilados y beneficiarios de planes sociales- y en sectores de la industria.

Se espera FASE 2 para CABA, y FASE 1 para todo Gran Buenos Aires. Sin comercios esenciales, con menos gente en el transporte, y cerrando todo lo posible la comunicación entre Capital Federal y Provincia de Buenos Aires.

Fase 1, versión 2.0

Salvo que ocurra “un milagro y bajen los casos”, según la frase de un funcionario, se viene un endurecimiento que no implica el regreso a fase 1 cuando casi no había actividad. Una “nueva fase 1” o “fase 2 con limitaciones” supone más restricciones pero sin regresar al régimen estricto de marzo.

Otro detalle: cualquier medida será con un plazo determinado quizá de quince días pero con una cuarentena más dura, salidas recreativas acotadas y, todo indica, sin running.

En Olivos repasaron el mapa de los casos críticos. Según un informe de Nación, el sistema sanitario tiene 11.405 camas UTI en todo el país. El domingo por la noche, un funcionario nacional especificó a Clarín que el nivel de ocupación es de 45,7%. Es decir, están 5.525 camas están ocupadas.

Parece haber, a simple vista, cierto margen pero es ficticio porque el nivel de ocupación es desigual y varia drásticamente según la provincia, la región o el municipio.

Según el registro de Nación, en algunos distritos del conurbano -en particular de zona sur- la ocupación de camas está cerca del 80% mientras que en la Ciudad está en el orden del 65%.

En Córdoba capital, a pesar de que hay circulación comunitaria del virus, el sistema está muy holgado, al igual que en Rosario. En estas ciudades flota un fantasma: que si se completan las plazas en el  AMBA, se envíen enfermos a ser tratados al interior donde hay camas disponibles.

Además del aumento de COVID-19 hay factores adicionales: con la flexibilización de la cuarentena​, comenzaron las operaciones programadas que requieren, luego, cuidados en terapia.

Un elemento extra: reaparecieron los politraumatismos productos de todo tipo de accidentes o conflictos, lo que refleja lo porosa que se volvió la cuarentena.

En abril pasado, las internaciones por este tipo de atención fue casi nulo: sin tránsito ni salidas, casi no hubo ingresos al sistema de salud por politraumatismos. Ahora, volvieron a los registros médicos.