La Corte pide opinión a Gils Carbó en caso de deuda hipotecaria

La Corte Suprema de Justicia pidió hoy a la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, que dictamine sobre el pedido de un deudor hipotecario para que se le permita comprar dólares en el mercado oficial, a fin de cancelar un crédito.

El Tribunal pidió además a la procuradora Gils Carbó que se pronuncie sobre el caso de un deudor hipotecario

Se trata del caso del particular José Manuel Moyano Nores, quien contrató un crédito para vivienda con garantía hipotecaria en moneda extranjera y argumentó que su acreedor «se niega» a recibir pagos en pesos.

El máximo tribunal resolvió enviar el expediente a la Procuración General de la Nación para que se pronuncie sobre el planteo, que, de acuerdo con lo que responda la funcionaria, podría derivar en este caso en el levantamiento parcial del cepo cambiario.

Fuentes judiciales explicaron que el planteo de Moyano Nores fue rechazado en las dos instancias anteriores en el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal, ante el que el deudor había reclamado por la imposibilidad de cancelar la deuda sin cometer un delito, pues ello ocurriría si recurriera al mercado ilegal de cambios.

Moyano Nores formuló el reclamo contra el Estado nacional a través de la AFIP, pero de acuerdo con los fallos anteriores no pudo probar el efectivo perjuicio en su contra, esto es, que como consecuencia de las restricciones cambiarias hubiera padecido algún daño patrimonial.

La Corte, con la presencia de seis de sus siete miembros (Raúl Zaffaroni está en Italia y volverá la semana próxima) decidió remitir el expediente a Gils Carbó para que dictamine si en el caso particular de este deudor debe mantenerse o no el cepo cambiario.

El dictamen de la Procuración no es vinculante, es decir que aún cuando se pronunciara por mantener el impedimento de comprar dólares, la Corte podría resolver levantar esa limitación para el caso de Moyano Nores.

La opinión de la Procuradora es el paso previo a que la Corte emita un fallo definitivo sobre la cuestión.

Las restricciones a la compra de divisas comenzaron en octubre de 2011. Y hace un año atrás, ante la sostenida salida de capitales, el Gobierno prohibió directamente la compra de dólares para atesorar. Entonces comenzó a funcionar un sistema administrado por la AFIP que da permiso a los contribuyentes a comprar divisas para aquellos que quieran viajar al exterior. Actualmente la compra de dólares en el mercado oficial se encuentra prácticamente restringida.

Si bien el recurso de amparo había sido rechazado por un juzgado de primera instancia Contencioso Administrativo Federal; la Cámara, segunda instancia, lo confirmó. El tribunal entendió que el accionante no demostró adecuadamente el perjuicio que le ocasionaban las normas que restringieron la compra de moneda extranjera.