Cedin arriban semana entrante

Habilitan a bancos, casas de cambio y mercados a negociar los Cedin

La CNV reglamentó la negociación en el mercado secundario para que puedan tener oferta pública en todos los mercados. También fija requisitos a bancos y casas de cambio.

El Cedin cotizará como los cheques de pago diferido en la Bolsa 

La Comisión Nacional de Valores reglamentó, y publicó hoy en el Boletín Oficial, que el instrumento se negociará en el mercado financiero. Marcó del Pont se reunió con banqueros y garantizó fluidez del certificado.

Finalmente Guillermo Moreno decidió que el Cedin tenga cotización en los mercados «autorregulados». Esto es, la Bolsa de Comercio y el Mercado Abierto Electrónico (MAE). Así, el certificado tendrá un precio de referencia en el mercado financiero y los inversores podrán adquirirlo en bancos, financieras y casas de cambio.

La Comisión Nacional de Valores (CNV) difundió ayer la reglamentación y hoy fue publicada en el Boletín Oficial. Según trascendió, el Cedin tendrá una operatoria muy similar a la de otro instrumento muy conocido en la bolsa, el cheque de pago diferido.

De esta manera, el mercado le aplicará un «descuento» al precio nominal del Cedin emitido y a ese valor podrá el inversor comprarlo en el mercado secundario.

Seguramente, como se operará en pesos, rápidamente el precio de un Cedin por 10.000 dólares no sean 50.700 (al tipo de cambio oficial) sino más cerca del blue.

De ahí la necesidad del Gobieno de que el blue y el contado con liqui estén paralizado para que el precio no se dispare y afecte al Cedin.

Últimos detalles con los bancos

En la misma línea, la presidente del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, se reunió con los banqueros para ultimar detalles de cara al debut del instrumento.

En esa reunión, Marcó del Pont y el gerente general Matías Kulfas salieron a garantizarle a los banqueros que la operatoria con Cedin comenzará a desarrollarse el lunes próximo con «total normalidad».

Las entidades bancarias tendrán provisión de Cedin disponibles (de hecho empezaron a enviar los certificados el martes para que haya stock). Esto es para que no haya trabas en las primeras operaciones.

Además, contarán con un oficial responsable para atender consultas. Se ratificó además que la operatoria con Cedin no tendrá costo alguno por parte de los bancos.

La cuasimoneda anti-blue

Nos pidieron que nos quedemos tranquilos hasta la semana que viene por lo menos”, explicaban ayer en las cuevas, con un blue narcotizado que sigue plantado por el momento en la zona de los $ 8 . Pero lejos del entusiasmo que parecen albergar en el ámbito oficial, el arribo de los Cedin genera una más que módica expectativa en los hombres del mercado, que no tardan en confesar sus reservas sobre las bondades anti-blue de la flamante cuasimoneda.
La aspiración oficial de desarrollar un mercado fluido y lo suficientemente profundo que le marque el paso y le reste bríos al dólar paralelo está sujeta a varias condiciones. Por empezar, el éxito del operativo de blanqueo en sí y su capacidad para atraer dólares (en ese sentido, varios analistas apuntan que la sugerencia prematura de una eventual extensión de los plazos para entrar es contraproducente). El segundo factor clave será la “expectativa de vida” del bono, esto es, que no se canjee en forma inmediata por dólares. Y claro, habrá que ver si la eventual inyección fresca de dólares nacidos del polémico blanqueo alcanzará para neutralizar varias fuerzas que estacionalmente tenderán a presionar en sentido contrario: desde la emisión pre-electoral (que dejaría atrás la sobriedad monetaria de la primera mitad del año), pasando por el repunte de la demanda propio de las vacaciones de invierno y la tentación de los pesos en el bolsillo que suponen tanto el cierre de las paritarias como la llegada del medio aguinaldo.
En todo caso, el debut de los Cedin coincidirá con el aniversario de la pesificación de los créditos hipotecarios, esto es, la prohibición de comprar dólares para concretar las operaciones habilitadas por esos préstamos, uno de los hitos que fueron forjando el cepo. El Cedin, este instrumento dolarizado multi-funcional pero presentado básicamente como gran reactivador del mercado inmobiliario, desembarca con curiosa puntualidad justo un año después de aquel intento por pesificar a la fuerza al sector que más resistencia ofrece a la “batalla cultural”.

El lunes empiezan a operar el Cedin pero aún no se reglamentó el mercado secundario

Recién me acaba de llamar el gerente de Sistemas para que le pase las definiciones de cómo se comprará y venderá el Cedin, para ver si hay que emitir un boleto o una declaración jurada y qué información hay que pasarle al Banco Central y a la AFIP de quiénes compraron y de quiénes vendieron, ya que todo esto lleva un desarrollo a nivel sistemas. Pero llamé al BCRA y me dijeron que aún no tienen nada, así que volveré a llamar mañana (por hoy) a ver si hay alguna novedad”, revela el directivo de un banco de primera línea, quien hace notar que a 72 horas hábiles del comienzo del Cedin aún no se reglamentó el mercado secundario.

Las entidades aguardan con ansiedad conocer lo más pronto posible la normativa del Banco Central. Sin embargo, ya prevén faltantes de Cedin durante los primeros días en las sucursales de los puntos más alejados del interior del país, ya que muchos bancos todavía no tienen los certificados en su poder, y la logística de traslado lleva sus tiempos.
No obstante, en el BCRA dicen que ayer ya comenzaron a distribuirse. “Nosotros llamamos y nos dijeron que todavía no los tenían. Estamos más interesados que nadie en poder tenerlos lo antes posible, de modo de poder tener todas las sucursales cubiertas. Pero por lo visto se parece a la Supercard de Moreno: viene con retrasos. Hoy volveremos a llamar a ver si ya los tienen y, de ser así, iremos en forma inmediata a buscarlos, no sea cosa que te tilden como un banco que no los ayuda y nos liguemos represalias”, confiesan en una entidad.

“La intención del Gobierno es que el mercado secundario de los Cedin perdure más allá de los tres meses de suscripción, de forma que el certificado se quede dando vueltas y no vaya a a la ventanilla de los bancos a cambiarse por dólares constantes y sonantes. Cuanto más largo es el tiempo que el Cedin ande en la calle, mayor es el lapso en el cual el Gobierno se fondea con el dinero del blanqueo. Claro que para eso el mercado secundario deberá tener algún tipo de atractivo”, analiza un banquero.

“Pero en el Gobierno están preocupados porque es difícil que alguien permanezca con los Cedin en el bolsillo por mucho tiempo. Si dicen que los pesos queman por la inflación, los Cedin son una bomba. O los aplico rápido o los negocio, pero estoy seguro que van a actuar como un pase de manos, ser de rápida digestión. Mirá si mañana complican el pago con burocracias gubernamentales, o ponen alguna nueva disposición porque necesitan dólares”, se atajan fuentes del mercado financiero.

En la plaza entienden que la única manera de que el certificado gane credibilidad (no como moneda, sino como medio de pago, como si fuera un cheque) es que el Gobierno demuestre rapidez en pagar y honrar el pago, en forma directa y sin vueltas.

En los bancos tienen esperanzas de poder hacer los mismos negocios que hicieron en su momento con los patacones: “Vendimos mucho, porque una empresa los pagaba al 80% y les servía para pagar impuestos y a los proveedores, pero la diferencia es que había denominaciones chicas. Los Cedin, en cambio, son como si fueran un plazo fijo y no hay de menos de u$s 100, con lo cual es más difícil, ya que no fue ideado para pequeñas transacciones. Nosotros, por ejemplo, tenemos pensado mandar en un principio sólo 20 Cedines a cada sucursal, ya que ellos luego le ponen el importe final”.