Precios 2018 de Brasil y Costa Altántica, por que los Argentinos preferirán otro país?

Miami, El Caribe y Chile están el top de los destinos más elegidos, aunque Brasil y su extensa variedad de playas los supera ampliamente: las empresas de turismo aseguran que casi 3 millones de argentinos disfrutarán allí sus próximas vacaciones.

“Ahora tenemos mucha más conectividad, con vuelos a todo Brasil, al Nordeste, Florianópolis, Navegantes, Belo Horizonte. Esto es un reflejo de que hay más competitividad en términos de mercado. Muchas veces tiene que ver con decisiones internas de un Gobierno, como impulsar a las low-cost”, destacó el presidente de Embratur, el Instituto Brasileño de Turismo.

“Las familias argentinas buscan principalmente destinos de playa y generalmente productos cerrados donde ya tengan todo resuelto antes de viajar”, según la información del sitio para viajes de agencias online. Lo que puede variar es el tipo de alojamiento contratado, al tratarse de vacaciones con niños pequeños muchas familias requieren resorts con actividades para ellos. En el caso de viajar con adolescentes, los padres se aseguran lugares donde puedan tener una vida independiente, aunque con la tranquilidad de que nada les puede pasar.

En avión, en cambio, un pasaje para el 15 de enero con vuelta el 28 del mismo mes, de Buenos Aires a Florianópolis (para ir a Camboriú es el mismo viaje), cuesta alrededor de $12.000 por persona.

Brasil, en tanto, no solo ofrece sitios maravillosos para descansar e innumerables actividades para llevar a cabo. También se dispone como un destino al que se puede acceder en diversos medios de transporte, lo que facilita la movilidad familiar y -a la vez- abarata costos pensando en un grupo promedio de 4 personas.

“Es básicamente turismo familiar y tiene un gran sentido de tradición. Santa Catarina representa más de la mitad del turismo argentino hacia Brasil y Florianópolis un cuarto. En esa región la demanda es estable, es como una segunda patria”, señaló Lummertz.

La propuesta se vuelve más accesible si el trayecto se realiza en micro, aunque el tiempo de llegada se alarga unas horas (entre 24 y 27, aproximadamente). El viaje en ómnibus desde Retiro hasta Florianópolis o Camboriú cuesta entre 3500 y 4700 pesos, dependiendo del día y la hora de salida (teniendo como parámetro la segunda quincena de enero).

En Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, las tarifas más económicas ya están agotadas. “Es un destino que funciona muy bien en verano, por eso, durante enero y febrero pasamos de 8 frecuencias semanales a 17. Además esta temporada también se suman vuelos directos a Florianópolis desde Córdoba, Rosario y Mendoza”, explicó Mariana Feuermann, jefa de prensa de Aerolíneas.
Gol ofrece 14 frecuencias semanales a Florianópolis y durante el verano sumarán 4 vuelos diarios más de ida y vuelta a la capital de Santa Catarina. Las tarifas para enero y febrero rondan los 12/13 mil pesos. Recién en marzo se reducen a 8 mil.

Azul, la aerolínea brasileña, comenzará el 11 de diciembre los vuelos directos y diarios entre Buenos Aires y el aeropuerto Navegantes, próximo al balneario de Camboriú. Las tarifas también rondan los 15.000 pesos para enero y se reducen a 12.000 para febrero de ida y vuelta.

Los precios de los aéreos al norte de Brasil (Natal, Pipa, entre otros lugares) rondan los 16 ó 17 mil pesos para el 15 de enero. AlMundo, por ejemplo, ofrece los siguientes precios en paquetes con aéreos y hospedaje. Porto Seguro, $35.000 por persona (sin all inclusive) y $50.900 (con all inclusive). A Salvador de Bahía, va desde los $19.500 a los $46.000. A Buzios, los precios oscilan entre los $22.000 y los $31.000.

A modo de ejemplo, salir de Buenos Aires en automóvil con destino a Santa Catarina (Florianópolis y Camboriú pertenecen a ese estado) ocasiona un viaje de 1600 a 1800 kilómetros por ruta. El cálculo de nafta es entre 6 y 8 tanques, que varía con el modelo del auto, entre ida y vuelta. En Brasil, el litro de nafta súper (gasolina aditivada) cuesta entre 3,60 y 4,20 reales. La premium alrededor de 5 reales. El diésel (es clave no pedir gasoil, porque lo confunden con gasolina), 2 reales. Las precios son bastante similares a los de Argentina.
Si bien Brasil subirá un 20% sus precios respecto a la última temporada, el cambio continúa favoreciendo a los argentinos: 1 real cuesta 5,40 pesos nacionales.

Alojamientos
Del total de los alojamientos ya reservados, el 42% fue realizado por turistas que provienen de Argentina. “Se dio esto muy fuerte cuando los argentinos buscaban cancelar por anticipado reservas en pesos frente a las restricciones del dólar, pero después continuó. Tenemos un récord de reservas de all inclusive para el mercado argentino, que compran de entre 90 y 120 días de anticipación”, detalló Luigi Rotunno, presidente de la Asociación Brasileña de Resorts (ABR).

Despegar.com aseguró que durante los días de Ciber Monday, Río de Janeiro fue el destino internacional más solicitado por los argentinos. El portal ofrece un vuelo más alojamiento 4 ó 5 estrellas para dos personas por un precio que ronda entre los 45 y 50 mil pesos. Si la propuesta que se busca es más cerca de las playas céntricas, el monto sube a 60 mil.

En Florianópolis, las ofertas de aéreo y alojamiento en hoteles 4 ó 5 estrellas superan las de Río de Janeiro. Al ser una ciudad con varias playas para recorrer, la recomendación es alquilar una casa o departamento y abaratar costos en el hospedaje. En AlugueTemporada, por ejemplo, se encuentran cómodos departamentos (familiares y para jóvenes) que van desde los 30o a 1200 reales por noche.
Comidas y traslados.

Un taxi desde el aeropuerto al centro de Floripa ronda los 31 reales. A Canasvieiras, 77. Ir en colectivo puede variar: entre 2,90 o 4,50 reales.

Los supermercados de playa o paradores suelen ser bastante costosos, incluso más que en la Argentina. La alternativa es aprovechar los supermercados céntricos y comer en la playa. Si las vacaciones son prolongadas o las familias numerosas, los mayoristas que están sobre las rutas tienen precios que están un 30 por ciento menos que los comunes.

Una gaseosa cuesta alrededor de 4 reales. En los restaurantes por kilo, con 20 reales almuerza una persona. En restaurantes, en cambio, el precio per cápita varía entre los 45 y 80 reales.