Guía de como comprar en el exterior desde ahora, u$s1000 y 50 kilos por año

Las interminables y largas colas que pueden verse todos los días en la oficina del Centro Postal Internacional en Retiro pronto serán sólo un mal recuerdo. La semana que viene la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) presentará oficialmente el nuevo régimen “puerta a puerta” para las compras realizadas por Internet en el exterior.

Mientras antes sólo se permitían dos, la nueva norma admite un límite máximo de hasta cinco envíos por año por persona. Cada uno de ellos no podrá superar los 50 kilos ni estar valuado en más de u$s1.000. No se podrán adquirir más de tres unidades del mismo producto y bajo ningún modo que la mercadería tenga una finalidad comercial.

Más productos: A diferencia del régimen anterior, la nueva modalidad ofrece una mayor cantidad de mercaderías habilitadas para ingresar al país.

Según el artículo 2° del borrador al que pudo acceder el diario La Nación, los envíos quedarán exceptuados de la previa intervención del Instituto Nacional de Alimentos; de la tramitación de licencias de importación automáticas y del régimen de “Identificación de Mercaderías” (la estampilla verde que acompaña a los productos importados).

Formulario web: La AFIP establecerá un régimen de información online para que quien compre algo en el exterior y pida enviarlo a su domicilio notifique electrónicamente la recepción de la mercadería dentro de los 30 días de haberla recibido.

Couriers o correos privados: La norma es para couriers o correos privados que tienen el servicio de “puerta a puerta”, como DHL, Fedex o UPS, y no incluye los envíos que se realizan por Correo Argentino, que dependen de otro régimen.

Impuestos: Tras hacer la compra, los consumidores deberán presentar una declaración a través del sitio web de la AFIP y pagar un impuesto, ya que los bienes que se compran y reciben vía courier no están exentos de impuestos. Además, deberá pagar una comisión por el servicio.

Franquicias: Si bien no está definida cuál será la franquicia, en la vieja modalidad los compradores podían traer productos con un costo de hasta u$s25 y pagar el 50% del excedente. Los libros, por su parte, estarán exentos del pago de impuesto y de la declaración online.