Continúa alza de viajes de argentinos al exterior y caída de turistas extranjeros

Continúa alza de viajes de argentinos al exterior y caída de turistas extranjeros. Sigue creciendo la partida de argentinos que viajan al exterior y menos turistas extranjeros llegan a la Argentina, algo que se viene desde hace 2 años. Y que volvió a renovarse en las vacaciones de julio.

Según el INDEC, los argentinos que salieron al exterior aumentaron un 9,9% y los extranjeros que arribaron al país disminuyeron el 8,7%. En especial, bajó el 14,8% la llegada de turistas brasileños.

Eso implica que son más los dólares que se llevan los argentinos al exterior por viajes y turismo que las divisas que ingresan por los extranjeros.

En los primeros 7 meses, llegaron 1.319.016 turistas del exterior, mientras salieron del país 1.580.991.

Estas cifras oficiales registran el movimiento turístico solo a través de Aeroparque, Ezeiza, Córdoba y el Puerto de Buenos Aires. Si se agregan otros aeropuertos internacionales y el turismo terrestre, el déficit sería muy superior.

Ya los datos publicados por el Banco Central indicaron que en los primeros seis meses del 2013, por la cuenta viajes y turismo y pasajes se fueron un total de US$ 4.576 millones, casi similar a los US$ 4.667 millones que se fueron en todo 2012.   Esa pérdida es aún mayor porque muchos argentinos gastan en el exterior dólares que tenían ahorrados o compraron en el mercado paralelo. En cambio, a la menor cantidad de turistas extranjeros se agrega que declaran y liquidan menos a través del mercado oficial y cambian buena parte de sus dólares, reales o euros por el “paralelo”, a una mayor cotización.

Para el Gobierno, el incremento del número de argentinos que viajan al exterior sería un dato positivo ya que marcaría que hay una mejora en los ingresos de buena parte de la población.

Los críticos dicen que el número de viajeros al exterior aumenta por el subsidio implícito que significa para los argentinos comprar el pasaje y pagar los gastos con la tarjeta de crédito al dólar oficial, a pesar de las restricciones implantadas y al recargo del 20%. También señalan que los viajes al exterior se ven favorecidos por los altos costos en divisas del turismo interno con relación a las oportunidades y ofertas que se ofrecen en el exterior.

El retroceso turístico extranjero se debe, en gran parte, a la crisis europea  y a la depreciación del real y al menor crecimiento de Brasil.

Pero también al poco interés que genera un país con un alto costo de ingreso, por el impuesto creado al extranjero de 150 dólares, ya sea por via aerea o fluvial. Este impuesto es llamado “tasa de reciprocidad”.

Desde el 2009, Argentina empezó a exigir el pago de una “tasa de reciprocidad” para los estadounidenses, australianos y canadienses que quieran ingresar al país. Su precio equivale al valor que los argentinos deben abonar para obtener la visa que permite viajar a esas naciones.