Brasil será uno de los lugares elegidos para veranear por los Argentinos en 2017

Veranear en Brasil vs. la Costa Atlantica, como pasa muchas veces comparando All Inclusive Playa del Carmen o Cancún frente a Cariló es una ganga el exterior, hace años, y en 2017 la historia no varía.

En Brasil, la ventaja económica tiene que ver con que a pesar de una inflación del 11% en Brasil, los precios se mantuvieron estables, algo que representa una ventaja teniendo en cuenta que los sueldos en argentina crecieron entre un 25%/35% en pesos. Para ilustrarlo por ejemplo una simple una lata de gaseosa que costaba $20 podría costar hoy como mucho $22. Pero un sueldo promedio en Argentina creció proporcionalmente más que eso ya que las paritarias fueron como máximo 35%. Y ese mismo sueldo perdió poder adquisitivo en nuestro país, con lo cual no alcanza para pagar algunos precios exorbitantes de la Costa Argentina. La gran ventaja de las playas argentinas sigue siendo el costo del viaje, por eso muchos argentinos que van en avión ya anticipan el pago de los aéreos en cuotas.

Como si fuera una larga historia de amor, con sus idas y vueltas a lo largo de los años, pero en el fondo con una fidelidad inquebrantable, este verano los turistas argentinos volverán a invadir las playas de Brasil. La oficina de Turismo de Brasil (EMBRATUR) espera 1,8 millones de argentinos en las playas de Santa Catarina, en el sur de Brasil. Esto representa un 25% más que el año pasado. Además de las playas de arena blanca y del agua cálida, la principal atracción para los argentinos será, al igual que en la temporada pasada, la ventaja del cambio. A pesar de que en la costa Argentina, los operadores turísticos han tratado de atenuar el impacto de un 40% de inflación entre la temporada pasada y esta, se estima que los precios entre las playas de Brasil y las playas de Argentina en particular, Pinamar, Cariló y las zonas más exclusivas de Mar del Plata) será notoria: en salidas a comer, consumos en la playa y en alquileres, Brasil está hasta un 30% más barato que la Costa Atlántica. Esa es la razón que Brasil ya se preparar para recibir un aluvión de argentinos. Hasta marzo, aterrizarán en el aeropuerto Hercilio Luz de Florianópolis más de 480 vuelos desde Argentina.

Para ilustrar esta diferencia, por ejemplo un choclo en la playa de Canasvieiras, la preferida de los argentinos en Florianópolis, cuesta 5 reales. Para llegar al valor en pesos hay que multiplicar por 4,80, o sea que terminará costando 24 pesos. Un queso en las brasas también cueseta 5 reales traducido a $24 o 3 unidades por 10 reales $48 pesos totales. Una cerveza en la playa cuesta entre 8 y 10 reales (48 pesos como máximo). En alojamiento, también una diferencia importante: un departamento para cuatro personas cuesta entre 300 y 330 reales por día $1400 y una casa para dos familias (10 personas en total) cuesta unos 1000 reales por día (4800 pesos). Según los sondeos privados, las inmobiliarias manejan un porcentaje de ocupación del 80 a 90%. “Quedan algunas disponibles para los argentinos que vienen a Brasil sin alojamiento y alquilan acá. Pero la mayoría ya fue reservado a partir de agosto”, dicen desde las inmobiliarias.

Al cambiar reales por dólares o pesos en las calles esperan también una gran temporada, aunque son un poco más cautos. Quizás porque por su oficio, están al tanto de los vaivenes de la economía argentina y de que fue un año dificil para el bolsillo de la clase media. Saben que habrá muchos turistas, pero no tienen certeza de cómo se comportarán económicamente. “Históricamente el argentino no es el turista que más gasta. El promedio de los turistas extranjeros en Brasil es de 100 dólares por día, mientras que los argentinos gastan 55 dólares. Esto tiene que ver con el tipo de turismo que hacen, de familia y playa”, dice Vinicius Lummertz, presidente del EMBRATUR.

Un ejemplo es, Florianópolis que va a explotar de Argentos. Un restaurante libre en un parador de playa al mediodía sale 24 reales, unos $115 pesos, y un desayuno puede conseguirse a partir de 10 reales que se traduce en $48 pesos”, son lo precios relevados. Para los más jóvenes, los precios de la noche también resultan ventajosos. Por ejemplo, una entrada a la disco Jacks London saldrá 50 reales, algo más de $200 pesos, y una fiesta más exclusiva, en el P12 de Jureré, 80 reales.

No hay dudas que mientras no se regularizen las cosas en Argentina, y dejen de hacerse el “veranito” los dueños de hoteles y restaurantes de la Costa Atlántica, Patagonia y demás destinos, Brasil, Chile y hasta Uruguay y Miami son más económicos incluyendo el pasaje en estadías de más de 12 noches.