Bariloche y el cepo cambiario

Entre Bariloche y la ciudad chilena de Osorno hay sólo unos 250 kilómetros. El tránsito por la frontera es constante. Barilochenses que aprovechan para pasar unos días en el país vecino. Por otro lado, muchísimos chilenos radicados en Argentina que viajan con frecuencia a su país para visitar a familiares y amigos. El cepo cambiario trastocó todo porque lo cierto es que no hay flexibilización por parte de la AFIP a la hora de autorizar la compra de divisas.

En este contexto, el legislador Claudio Lueiro le solicitó al senador nacional Miguel Pichetto trasladar esta inquietud al titular de la AFIP Ricardo Echegaray ya que días atrás, el senador se comprometió a gestionar una audiencia de empresarios de Bariloche con el responsable de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

“Está claro que el gobierno nacional no piensa dar marcha atrás con esto pero al menos, queremos trasladar el malestar de mucha gente ante esta situación”, señaló Lueiro. Y agregó: “Mucha gente que quiere o necesita viajar a Chile, al llenar el formulario de la AFIP, se encuentra con la respuesta de que no tiene capacidad contributiva. Son muchos los que no tienen ni siquiera una cuenta bancaria. Entonces, no podemos ser ingenuos: hay muchísimo trabajo informal. Y no es responsabilidad de los trabajadores porque creo que la gran mayoría, de tener la posibilidad de elegir, preferiría estar en blanco. ¿A qué lleva todo esto? A fomentar un mercado en negro cada vez más fuerte”.

El legislador Claudio Lueiro se mostró sorprendido por el descrédito que referentes del oficialismo le otorgaron a la expresión ciudadana del pasado jueves 13.

“Luego del cacerolazo y la movilización popular, el PPR desestimó manifestarse al respecto para evitar darle una connotación política a una expresión espontánea de la población. Sin embargo, me llama la atención que referentes del oficialismo hayan desacreditado de tal forma una movilización que contenía diversas expresiones críticas a distintas políticas y modos del gobierno nacional”, señaló Lueiro.

“Justamente, esa variedad de reclamos certifica lo espontáneo de la convocatoria. Hubiera sido saludable enviar un mensaje de aceptación a la crítica recibida en vez de generar más divisiones en la sociedad. Por estas horas, se habla de una contramarcha convocada desde sectores oficiales. Deberá entender el gobierno que este tipo de actitudes sólo aumentarán las ya profundas diferencias presentes en la Argentina de las que el gobierno es enteramente responsable”, concluyó el legislador del PPR.