Aflojan el cepo para la compra de reales y pesos uruguayos

Las casas de cambio se transformaron en los últimos diez días en testigos de un mayor número de habilitaciones para la compra de divisas, con la particularidad de que, hasta el momento, sólo los viajeros con destino a Uruguay y Brasil tienen esa suerte.

Según confirmó un operador del mercado cambiario, “creció la cantidad de permisos para comprar la moneda de esos países y también aumentó notablemente el monto máximo que se puede adquirir por cada una de las operaciones”.

Desde otra entidad explicaron que, “si bien desde el lado de la demanda existe un componente de estacionalidad por la llegada del verano, es evidente que en lo que se refiere a la oferta hay un incremento del monto promedio que se puede comprar si hablamos de la moneda de Brasil o de Uruguay”.

De acuerdo con encargados de la atención al cliente consultados por este medio, se observó en las últimas jornadas hábiles habilitaciones por $ 6 mil, o hasta $ 7 mil ante el pedido de viajeros con destino a esos dos países limítrofes, cifras que no se registraban hasta las primeras semanas de noviembre.

Por el contrario, las habilitaciones de la AFIP para las compras de dólares, euros y otras monedas no presentaron variación con respecto a octubre. Un operador de cambios aseguró, además, que al contrario de lo que sucede con los viajes a Brasil y Uruguay, los pedidos de dólares para viajar a Miami se mantienen constantes: “No hay estacionalidad y vemos escasas habilitaciones”.

En cuanto al plazo en el que se sugiere realizar la solicitud antes el fisco, desde las casas de cambio coincidieron en que, por lo general, se están haciendo unos cuatro días antes de la fecha de partida.

“El primer paso es solicitar por internet la compra ante la AFIP, instancia en la cual se requieren datos personales del solicitante, como su CUIL/CUIT, detalle de las reservas para viajar, formas de pagos y la moneda que desean adquirir”, recordaron desde una de las entidades. Una vez que el interesado recibe el visto bueno del fisco, debe imprimir la respuesta del organismo oficial y sólo entonces acercarse a una casa de cambio para hacer la transferencia del dinero, con un comprobante de que esa cuenta es propia y no de terceros, agregaron.

Tendencia negativa. A diferencia del verano pasado, la temporada 2012-2013 se desarrollará bajo un mayor número de restricciones impuestas por el cepo cambiario, cuyas medidas se fueron intensificando durante el año.

Al mismo tiempo, las ventajas del tipo de cambio competitivo, que tuvieron lugar tras la ruptura de la Convertibilidad y que habían posicionado al Turismo como un sector superavitario dentro del Balance de Pagos, marcan en el último año una tendencia desfavorable para el país.

“Entre 2003 y 2011 entraron US$ 10.500 millones sin registrar ningún trimestre de déficit. Sin embargo, a comienzos de 2012 esta tendencia se revirtió”, apunta un análisis de Ecolatina.

En ese marco, y de acuerdo con la información del Banco Central en el último informe del Mercado Unico y Libre de Cambios (MULC), correspondiente al tercer trimestre de 2012, la salida de dólares por turismo emisivo superó la entrada por turismo receptivo en US$ 1.222 millones.

De esta manera, la salida neta de divisas a través del concepto Turismo y Viajes acumula en el año un déficit de US$ 2.255 millones, cuando en igual período de 2011 se registraba un superávit de US$ 304 millones. Más aún, el déficit del turismo representó 85% de los dólares que se perdieron por la cuenta Servicios en el período.

“Preocupa la tendencia, ya que las caídas del saldo se han profundizado con el correr de los meses. De hecho, el rojo de turismo en los primeros nueve meses consumió 17% del superávit de mercancías”, sostiene Ecolatina.

El fenómeno está relacionado tanto con una aceleración de las salidas como con las menores entradas, de acuerdo con la evaluación realizada por la consultora dirigida de Lorenzo Sigaut.

En números, los ingresos de divisas por turismo cayeron 38% interanual en el tercer trimestre (US$ 520 millones) mientras que los gastos de los residentes en el exterior más que duplicaron los niveles de 2011 (US$ 1.740 millones), agrega el escrito.