US$9.400 millones gastarán en 2013 en el exterior los viajeros

El déficit en turismo explica gran parte de las caída de las reservas. La ropa, el blanco predilecto de los que van a EE.UU. junto con la electrónica.

Los gastos en el exterior, no se resume solo a pasaje, hotel y alquiler de autos. Las compras de ropa, electrónica y comida suma un 45% extra del gasto como mínimo por familia en el exterior.

Miami es uno de los destinos preferidos por los argentinos para vacacionar y sobre todo para realizar compras con tarjetas, donde cada dólar se paga el precio oficial más un recargo del 20% ($7,30), muy por debajo de los $9,90 del blue. Este subsidio encubierto a los que viajan al exterior ya produjo una verdadera hemorragia a las reservas del Banco Central: el déficit turístico proyectado para este año rondará los US$8.000 millones, según datos de la consultora abeceb. Esto es más que el rojo energético, estimado en US$7.600 millones. “Alrededor del 60% de la salida (de dólares) se explica por los gastos con tarjeta”, dice abeceb.

“Los argentinos están en el top five en materia de gastos”, remarca Dailén Rodríguez, responsable de marketing del Dadeline Mall, uno de los centros comerciales de marcas de lujo de esa ciudad. Considerado un público marquista, los argentinos se marean entre las vidrieras de Armani, Gucci, Victoria Secret, Zara, Salvatore Ferragamo y Guess. “El consumo promedio está entre US$500 y US$1.000”, afirma Rodríguez. Los altos costos de la ropa en la Argentina, sumados al beneficio de abonar con tarjeta, atrajo el interés de los revendedores. “Muchos compran en cantidad para vender en su país”, comenta Triana, una joven mendocina radicada en Miami y que trabaja en un local de accesorios del Dadeline Mall. “Algunos brasileños y argentinos vienen en camioneta y la cargan al máximo”, confió otro.

Varias consultaras calculan que este año que esta llegando a su fin, viajarán al exterior unos 2,4 millones de personas, con un gasto promedio en todo concepto (estadía, comidas, compras y entretenimientos) de US$4.000 dolares. La indumentaria, por lejos, encabeza las preferencias de los argentinos, superando a los electrónicos, que en los EE.UU. cuestan hasta un 50% más baratos que en el país. Jorge Vasconcelos, economista de la IERAL (Fundación Mediterránea), dice que eso es algo lógico: “La indumentaria argentina es muy cara, es una industria muy protegida y por eso es más cara. Además, ingresar ropa al país es más fácil, tiene poco control en la Aduana, todo lo contrario a los electrónicos”, señaló.

La picardía criolla –que pasa por su mejor momento– y la dificultad que supone revisar en profundidad a los cientos de viajeros que retornan del exterior, facilita todo. La normativa indica que cada persona puede ingresar hasta US$300 en mercaderías. Todo lo que supere esa cifra tributa un 50%. En ese sentido, un iPad (cuyo precio no baja de los US$550), es más sencillo de identificar que camisetas, pantalones y medias nuevas, disimuladas entre las de uso personal.

Marina dal Poggetto, economista de Bein & Asociados, define directamente como “macrocidio” a la política oficial, que permite, entre otras cosas, el dólar tarjeta, financiación en pesos de paquetes turísticos, mayor flexibilidad de la AFIP para comprar “dólares turísticos”, y el retiro de US$800 en efectivo con tarjeta. “Puesto en números, entre 2012 y 2013, cepo mediante, la economía perdió cerca de US$14.000 millones de dólares de las reservas”, dice, pero aclara que eso se debe a los fuertes déficit en energía, autos y autopartes, electrónica de consumo y turismo. “Entre los cuatro totalizan un rojo de US$34.000 millones”, graficó.

Las encuestas señalan que los argentinos gastarán en 2013 un total de US$9.400 millones (un 68,2% más que el año pasado), contrapesado muy apenas por los US$1.386 millones que los turistas extranjeros traerán al país. Aunque el Gobierno aplique restricciones, el panorama de este año no cambiará demasiado. “Estamos en noviembre, se podrán ahorrar no más de US$300 millones”, dice Olaiz. Las cifras están a la vista.

US$9.400 millones gastarán en 2013 en el exterior los viajeros