Sólo una de cada diez ventas online sufrirá la percepción del 15% impuesto por AFIP

Así lo manifestó la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, que también indicó que la medida impactará positivamente en la economía. Sin embargo, advirtieron que puede generar más informalidad en los pagos internacionales, generando menos transacciones “en blanco”

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE) informó que sólo una décima parte de los usuarios argentinos que hacen compras electrónicas se verán afectados por los nuevos impuestos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Las transacciones realizadas mediante sitios de venta por Internet hacia el exterior representaron en la Argentina unos $500 millones, lo que equivale al 5% del total de movimiento a nivel local. El volumen total de compras por internet durante 2011 fue de 10.600 millones de pesos, informó Télam.

A pesar de que la AFIP comenzó a gravar con un 15% las compras con tarjeta en el exterior, en declaraciones de la misma presidenta de CACE, Patricia Jebsen, solamente “10% de los 9 millones de personas que usan el comercio electrónico en la Argentina realizan compras en sitios del exterior“, con lo cual el impacto de la decisión tomada por el fisco sería reducido.

Jebsen destacó también que los que realizan este tipo de compras son consumidores del segmento ABC1, que adquieren productos como pasajes, paquetes de turismo o electrónica de consumo.

En este sentido, desde la CACE sostuvieron que “la gente va a seguir comprando como lo venía haciendo, y puede ser que alguna deje de comprar en el extranjero y busque alternativas acá”, movilizando la economía local. En el caso del turismo es otro tanto: un 15% de recargo en un pasaje, según Jebsen, “va a pesar en el consumidor”.

A pesar de que desde la misma cámara que nuclea a este tipo de actividades ven con buenos ojos la medida recaudatoria de la AFIP, la cual impactaría “positivamente en la economía” desviando compras a sitios nacionales, igualmente advierten que este recargo del 15% podría traer más informalidad en los pagos internacionales: esto es, menos transacciones “en blanco”.