Se eleva el límite de transferencias sin costo

El BCRA resolvió finalmente la suba del tope de $20.000 a $50.000 pesos para que las transferencias por medios electrónicos entre cuentas bancarias sean gratuitas e incluyó en esa categoría, a las operaciones que se cursen por ventanilla.

La medida fue aprobada ayer por Alejandro Vanoli e implica un aumento del 150% en los topes vigentes, en lo que constituye una admisión tácita de la inflación.

El límite que existía hasta el momento era de 20.000 pesos por día, que ahora se eleva a 50.000 pesos, explicaron en el BCRA, y aclararon que también se incorporó el carácter gratuito a las transferencias realizadas por ventanilla hasta ese mismo monto. Hasta el momento, estas operaciones eran alcanzadas por comisiones por parte de las entidades financieras.

El BCRA destacó que la medida “se orienta a impulsar la bancarización y a dar más beneficios a los usuarios de servicios financieros, que tendrán así a disposición mayor acceso a los medios electrónicos de pago”. La cantidad de transferencias en pesos cursadas por homebanking, cajeros automáticos y ventanilla de hasta 50.000 pesos diarios representaron en 2014 el 98% del total de operaciones de esta naturaleza, según cifras del BCRA.

La circular estableció, una nueva escala de comisiones máximas para aquellas transferencias realizadas por ventanilla que superen los $ 50.000. Determinó que por las operaciones que vayan de 50.001 a 300.000 pesos los bancos podrán cobrar una comisión máxima de $ 30. En tanto que por las que superen los $ 300.000 la tarifa será de hasta $ 200 por movimiento.

Como la normativa actual establece que las comisiones que cobren por las transferencias electrónicas deberán ser 50% inferiores a las realizadas por ventanilla, de la aplicación del nuevo tarifario surge que los bancos podrán descontar hasta $ 15 por las transferencias electrónicas que vayan de 50.000 a 300.000 pesos y hasta $ 100 por los movimientos de montos mayores.

El BCRA además extendió la gratuidad de las transferencias y el citado esquema de comisiones máximas a las que se realicen en dólares estadounidenses. Así, a casi tres años de que el Gobierno intentara imponer la pesificación forzosa de la economía, se resignó a la existencia del bimonetarismo en el sistema local de pagos bancarios.

Una medida que ayuda aunque sea un poco, a todos los costos ocultos o no, a las transferencias eléctronicas y prescenciales.