Se disparaban los Credit Default Swaps hasta alcanzar los 1.489 puntos

Argentina al borde del precipicio. Sus CDS se disparan hoy 202 puntos.

No se cual de los dos países tiene su economía más al borde del colapso, si España o Argentina, pero lo cierto es que hoy los CDS (Credit Default Swaps)  de Argentina se disparaban más de 202 puntos hasta alcanzar los 1.489 puntos, señal de que las cosas no van precisamente bien en la economía de ese país.

Si no os fiáis de la evolución de los CDS, basta con preguntar a algún amigo Argentino como va la economía de un país que desde hace un tiempo su Gobierno a impuesto una especie de corralito sobre el dólar o también conocido como cepo cambiario.

Del corralito al cepo cambiario

El cepo cambiario en Argentina se empezó a crear hace poco más de un año. Objetivo inicial,  establecer mayores controles por parte de la Hacienda Argentina para la venta de divisas extranjeras a los inversores y contener una fuga de divisas… resultados actual… prohibida la compra de divisas por parte de los argentinos destinada al ahorro, poco después Cristina, también prohibía que las transacciones inmobiliarias se pudieran realizar en dólares, es decir  a efectos prácticos… gran dificultad por parte de un ciudadano argentino de poder hacerse con dólares en el mercado legal, teniendo que acudir al mercado “negro” en donde en lugar de al tipo de cambio oficial de 4,69$ los dólares se venden a 6,40$.

¿Y que sucede? Pues que sin dólares en el bolsillo, imposible comprar bienes de importación.. la cosa igual no es grave cuando no te puedes comprar el último modelo del iPad porque no tienes dólares, pero se complica como te tengas que comprar un prótesis de cadera  o tu empresa necesite importar una determinada materia prima para poder seguir fabricando su producto.

La situación ha llegado al extremo, de que hace pocos días, el Banco Central de Argentina, se negó a venderle dólares al Gobierno de la provincia del Chaco, que tenía que hacer frente al vencimiento de unos bonos denominados en dólares por 263 mil USD. Esto si que es un corralito y lo demás son tonterías, bueno según la Presidenta Cristina Fernández, el cepo cambiario no existe. ¿Será que a ella si le dan dólares para cuando sale de compras en sus visitas a las tiendas de lujo del extranjero?

 

Credit Default Swaps

Los CDS  o Credif default Swaps no dejan de ser un contrato de seguro, en donde a cambio de pagar una prima, el tenedor de un crédito puede asegurarse ante el riesgo de impago de un crédito que haya concedido.

Vamos a poner un ejemplo que es la forma más fácil de entenderlo.

Imaginemos una empresa denominada Sociedad Negra, a la que un Banco denominado Banco Verde le concede un préstamos por importe de 10 millones de euros a pagar en 10 años a un interés del Euribor + 60 puntos básicos. El Banco Verde, decide asegurarse el préstamos que ha concedido y contacta con el Inversor Azul. El Inversor Azul asegura el 50% del préstamo a cambio de percibir 30 puntos básicos. Es decir el Banco Verde se asegura cobrar unos intereses de 30 puntos básicos sobre el euribor y protege el 50% del importe del crédito que ha concedido a la Sociedad Negra.

En el caso de que la Sociedad Negra imague el préstamo, el Banco Verde deberá entregar deuda de la Sociedad Negra por importe del valor nominal del crédito asegurado al Inversor Azul y este pagará los 5 millones de euros (50% del importe del préstamo asegurado).

Atención que este último punto es importante, y es lo que ha provocado que el mercado de los CDS se haya desmadrado. Repetimos, el Banco Verde debe entregar al Inversor Azul títulos de deuda de la Sociedad Negra equivalente al valor nominal asegurado, no tiene que entregar una deuda específica de la Sociedad Negra, es mas puede que no tuviese ningún tipo de deuda con la Sociedad Negra, pero en caso de que entre en suspensión de pago de alguna de sus deudas, el Banco Verde podrá reclamar los 5 millones de euros ya que el CDS no es un contrato específico de una deuda concreta sino que cubre el riesgo global de la deuda de una Sociedad.

Lo único que tendrá que hacer el Banco Verde es acudir al mercado de deuda y comprar deuda por el valor nominal equivalente a los 5 millones de euros de la Sociedad Negra, que puede que en esos momentos este cotizando a un 50% del precio de su valor, por lo que el Banco Verde en la operación obtendría unos de 2,5 Millones de euros de benéfico.

En definitivo, que lo que era una especie de seguro contra impagos se ha convertido en una especie de gigantesco mercado de derivados donde no se sabe de forma transparente quien tiene posiciones y que se estima que a Septiembre del 2008 tenía un volumen de unos 58 billones de dólares y cómo la especulación campa a sus anchas se estima que el volumen de CDS supera a la deuda real que cubre en una relación de 10 a 1. Y es que cuando un hedge fund o una compañía aseguradora venden su protección a un cliente contra el impago de un crédito lo que suelen hacer es después comprar otro CDS para protegerse ellos mismos y este proceso se reproducir producir multitud de veces.

Así en el momento que tengamos una quiebra podemos encontrar fenómenos para normales, como fue el caso de Delphi, donde los volúmenes de los contratos de CDS superaban en 10 veces el valor nominal de los bonos de Delphi, lo que hizo que los tenedores de CDS se volvieran locos por poder adquirir bonos de Delphi que en teoría valían cero patatero pero debido a la necesidad de entregar estos bonos para que les pagaran el CDS llegaron a cotizar a 0,70 centavos el dólar. Finalmente los que no pudieron adquirir los bonos de Delphi para entregarlos acabaron recibiendo unos 366 dólares por cada bono de 1.000 dólares de valor nominal. Dandose la paradoja que igual consiguió recuperar más dinero un tenedor de los bonos de Delphi que no se había asegurado que uno que había comprado el seguro pero no tenía los bonos sino que tenía una posición especulativa.

No os quiero asustar pero os pongo un interesante gráfico publicado por el New York Times donde compara el tamaño del mercado de CDS con el de la bolsa norteamericana, el de deudas hipotecarias o el de bonos del tesoro.