Limitan extracción de $ con tarjetas en el exterior

Las imposibilidad de conseguir divisas aumenta día tras día. Ahora, extraer de los cajeros de otros países dinero en efectivo ya no será tan fácil. Por lo menos eso es lo que varios bancos comenzarán a implementar en las próximos semanas, por una sugerencia del Banco Central.

“Estando en el exterior no se va a poder sacar dólares con la tarjeta. Esa operación se va a ir restringiendo poco a poco, porque no va con el espíritu de la normativa vigente”, admitió un presidente de una entidad bancaria.

“Si el Banco Central no quiere que la gente compre dólares, no lo vamos a habilitar nosotros”, agregó, bajo reserva de revelar su nombre.

Las instituciones bancarias son las que definen el límite que tienen sus clientes para sacar dinero en el exterior con plásticos, que hasta ahora se permitía retirarel equivalente al 10 o 20% del límite de compra del cliente.

A través de este nuevo límite el Gobierno cerca aún más la posibilidad de hacerse de divisas al cambio oficial, en uno de los pocos canales que quedaban abiertos.

El nuevo límite empezaría a regir a partir de enero 2013. Hoy, para poder sacar dinero de un cajero en el exterior con una tarjeta de crédito, hay que peder a la emisora de su tarjeta un código para hacer la operación vía cajeros automáticos, que en algunos casos se demoran hasta diez días hábiles en entregar esa clave.

Por una sugerencia del Banco Central, los bancos están implementando restricciones. Adelantaron que en pocas semanas ya no se podrán obtener divisas con este método.

Esta decisión, insolita como todas las del Cepo Cambiario, afectan directamente a la calidad del servicio de las instituciones bancarias y las propias tarjetas. Una vergüenza mas que se suma para los Argentinos.

Desde septiembre hasta la fecha además:

Sacar dinero en el exterior con tarjeta también ya tiene 15% de recargo. Adelantos en efectivo con tarjeta de crédito pagan el mismo impuesto que los bienes y servicios. Polémico por donde se lo mire, a instancias de la AFIP las entidades financieras liquidan las extracciones de dinero en efectivo realizadas con tarjetas de crédito en el extranjero con el recargo del 15% a pesar que en la resolución no dice nada de ello. Eso implica un dólar a $ 5,60, en lugar del tipo de cambio oficial a $ 4,87 que debería pagarse de no aplicar la medida de la AFIP. Resoluciones 3.378 y 3.379 

“La resolución de la AFIP resulta ambigua, y en todo caso, lo único que deja en claro es que los bienes y servicios que sean consumidos en el exterior están incluidos en esta categoría con un recargo del 15% pero no dice nada de los adelantos en efectivo”, señaló el abogado ángel Daniel Molina López, titular del estudio homónimo.

Según el letrado, es “ilógico” pensar que además del recargo por la extracción del dinero en efectivo, los bancos cobren una tasa de interés. “Si es una extracción de dinero y los bancos cobran un interés por ese adelanto, entonces no debe aplicarse el recargo del 15% ya que la operación no puede ser concebida más que como un préstamo”, señaló.

Consultados en al menos tres bancos confirmaron que se están cobrando estos recargos pero que la “interpretación” es exclusivamente de la AFIP. Consultados a su vez en la AFIP, prefirieron no hacer comentarios.

El cargo, que alcanza a los consumos realizados efectivamente en el exterior o por Internet, crea en los hechos un nuevo tipo de cambio: el “dólar tarjeta”, ya que este tipo de consumos, que hoy se convierten en el resumen a un dólar de $ 5,60. En rigor, cualquier persona que retire dinero en efectivo de un cajero en el exterior pagará ese valor por dólar, un tipo de cambio que resulta desventajoso en caso que pueda accederse al mercado cambiario para adquirir el dólar a precio oficial de $ 4,87, pero un valor atractivo si la alternativa son los $ 6,45 que vale el billete en el mercado blue.

En las últimos días, la AFIP comunicó la forma en la que operará la devolución del 15% de recargos por realizar consumos en el exterior con el plástico. En este sentido, el mecanismo comienza en febrero de 2013 y será mediante una declaración anual que informe a los empleadores el total abonado en el año anterior, para proceder a su descuento en las retenciones del impuesto a las ganancias.