La fuga de divisas por turismo acumula u$s5.400 millones

Ni el Cepo Cambiario y la resolución de AFIP 3450 alientan la brecha cambiaria por encima del 62% –el blue llegó a $9,18 el viernes pasado–, el castigo del 20% por sobre el valor oficial del dólar que impone la AFIP a los consumos fuera del país es un estímulo para el gasto en turismo y viajes. La fuga de divisas por turismo acumula u$s5.400 millones .

Días atrás el Banco Central reconoció que en el segundo trimestre se fugaron u$s2.250 millones por ese concepto, al tiempo que los datos de la primera mitad de agosto muestran que el stock de crédito en moneda extranjera tomado con tarjetas de crédito se mantiene en un promedio de u$424 millones, u$s40 millones por encima del promedio de julio.

El turismo al exterior es el que más dolores de cabeza le está causando a los funcionarios encargados de sostener el cepo cambiario. Según reveló el Balance Cambiario publicado la semana pasada por el Banco Central, dejando de lado las compras de divisas para importaciones, la principal fuga que sufre la autoridad monetaria son los gastos de turistas en el exterior.

El resultado del período indica que las compras brutas en el mercado de cambios para la realización de viajes de residentes argentinos al exterior fue de cerca de u$s2.600 millones en el trimestre, una suba de 61% respecto a mismo período del año anterior.

Pero no sólo el estímulo al gasto en el exterior está dañando la balanza turística. A su vez, los ingresos por los gastos de turistas no residentes en el país cayeron un 46% en términos interanuales, rondando los u$s350 millones.

La caída en el ingreso de divisas por turismo responde, según El Cronista, tanto a una disminución en la cantidad de turistas que llegan al país, como a un desvío de sus gastos del mercado formal al informal.

Según la Encuesta de Turismo Internacional del INDEC, entre abril y junio los turistas que ingresaron al país por el aeropuerto de Ezeiza declararon gastos por u$s621 millones. Sin embargo, apenas algo más de la mitad de esas divisas entraron en los registros del Banco Central: la entidad informa ingresos al mercado cambiario por unos u$s350 millones durante ese trimestre.

La diferencia, algo menos de u$s300 millones, se pierde en el mercado informal.

En tiempos de cepo, las pérdidas que están causando los viajes de los turistas al balance cambiario superan los dólares que se van por giros de utilidades al exterior de empresas, que no alcanzaron los u$s540 millones en el período.

El gasto de los turistas creciendo 61% en un año y la brecha cambiaria en el 62% permite especulaciones respecto al aumento de trabas y tasas de retención a los gastos en el exterior.

La fuga de divisas por turismo acumula u$s5.400 millones y sigue creciendo.