Crece el gasto al exterior con tarjetas de crédito

Y a sólo 3 días del comienzo de las vacaciones de invierno, pero muchos las adelantaron y ya comenzaron a fines de mayo a viajar al exterior, por que el viajero frecuente aprende y sabe que viajar a principios de julio, o fines de junio es más barato que hacerlo la segunda quincena de julio cuando es alta temporada en pasajes aéreos por la demanda, y hoteles en el caso de Argentina.

Muchos Argentinos han adelantado sus viajes al exterior, aprovechando promociones de 24 y 18 cuotas sin interés, y saliendo desde Ezeiza o con las promociones del Travel Sale desde Chile y Brasil, donde el precio ha disminuido y mucho. Según informan las principales tarjetas como Visa, MasterCard y American Express la mayoría de los gastos se centran en Estados Unidos y toda Europa.

Este incremento en el uso de tarjeta en el exterior es sólo uno de los temas que le preocupa al Gobierno en relación con la brecha cambiaria, que ya supera el 53% (entre el tipo de cambio oficial y el “blue”). La intención de la política oficial era que esa diferencia se mantuviera en niveles del 40% como sucedió desde fines del año pasado hasta el mes pasado. Sin embargo, la proximidad del período electoral, con el consiguiente proceso de dolarización de carteras, y la fuerte expansión monetaria de los últimos meses se tradujo en una importante presión sobre el “blue”. Del otro lado, el dólar oficial sigue aumentando a un ritmo de 1% mensual.

El BCRA indica que el stock llega a los u$s428 millones, cuando el promedio de casi todo el año pasado había estado en torno a los u$s250 o u$s300 millones mensuales. El uso de la tarjeta de crédito en el exterior se intensifica cuando hay una clara ventaja cambiaria, algo que sucede con el incremento de la brecha.

El uso de la tarjeta en el exterior impacta sobre el nivel de reservas, ya que el BCRA debe utilizar parte de ellas para cancelar dicho pago. Claro que el ajuste cambiario del año pasado había logrado el objetivo de reducir el déficit de turismo de más de u$s8.000 millones en 2013 a menos de la tercera parte en 2014. Es posible que ese rojo suba de manera significativa este año. Se trata de un tema sensible, teniendo en cuenta que aún no arrancó la “temporada alta” en materia de viajes. Recién arrancan en los próximos días las vacaciones de invierno y de a poco comienzan las contrataciones para el verano. Es probable además que las compras se adelanten, ante el temor de que se produzca algún tipo de adecuación cambiaria luego del cambio de Gobierno en diciembre.

Es que todavía conviene el uso de la tarjeta de crédito en el exterior, si se puede justificar en AFIP claro. Por eso muchos recurren al dólar blue, para no dejar rastros. Y el temor infundado o no, se da en charlas de quincho de muchas familias los fines de semana, a gastar en el viaje que se viene una devaluación? Lo dudo! Sea Scioli o Macri, a nadie le conviene, por ahora…