Compran dólares sólo una de cada siete personas que viaja

A un mes de la nueva disposición de AFIP.  La mitad de la gente que se va de viaje adquiere euros y reales, el 15% billetes estadounidenses, el 10% chilenos, el 5% uruguayos y los demás el resto de las monedas

Hasta hace un mes, el 90% de las operaciones que hacían las casas de cambio eran de dólares. Pero a partir de la nueva disposición de la AFIP, que establece que quienes viajen a Europa y países limítrofes tengan que comprar la moneda del país de destino, la comercialización de billetes estadounidenses es de ahora sólo el 15% del total.
Ahora, la mitad de los viajeros compra euros y reales, e 10% chilenos, e 5% uruguayos, y los demás el resto de las monedas. Antes del cepo cambiario, el negocio de las casas de cambio con las divisas era el volumen, al punto que una entidad grande podía vender u$s 400.000 diarios, mientras hoy esa cifra de facturación se redujo a la cuarta parte. Ante la falta de volumen negociado, lo que está sucediendo es que las entidades están ampliando el spread de las pizarras, que es la diferencia entre la compra y la venta. En el real, por ejemplo, la brecha es del 10%, contra el 1% de comisión que ganan las financieras por la venta de dólares.
En el caso del euro, el spread es del 3,5%, en las libras esterlinas del 10%, mientras que con los chilenos, uruguayos y guaraníes las casas de cambio ganan un 20%, lo mismo que con el yen, el franco suizo y los dólares australianos. En tanto, con el yuan chino embolsan el 25%, mientras las libras israelíes les dejan un 30% de facturación. Como es de suponer, cuanto más exótica sea la moneda, mayor será la diferencia entre el precio de compra y el de venta. De todos modos, a los clientes habituales, ya sea particulares como empresas, las casas de cambio les suelen hacer precio, y mejorarles unos centavos la cotización de pizarra. Es una manera de darles una atención. Además, como ya tienen los legajos armados, requiere menos trabajo administrativo para las entidades. No obstante, lo recomendable antes de hacer la operatoria es darse una vuelta por el microcentro y observar las pantallas de las distintas casas de cambio, para chequear cuál tiene el mejor precio. En la mayoría de los casos, los valores son mejores que en los bancos que, por otra parte, se limitan por lo general a la venta de dólares y, a lo sumo, euros, pero es difícil encontrar monedas de países limítrofes.
Una particularidad en el sector financiero es la venta de dólares deteriorados, por los que se pagan $ 4,14, ya que las entidades deben mandarlos a la Reserva Federal de los Estados Unidos, que puede demorar varios meses hasta acreditar el dinero, ya que primero lo examinan con detenimiento, por lo cual las casas de cambio deben tener el dinero inmovilizado durante un lapso de tiempo. Antes la plata la mandaban enseguida desde Washington, por lo cual se exportaban este tipo de billetes todas las semanas, mientras ahora se hace cada seis meses.

Cobrarán en el free shop el impuesto por las compras que superen los u$s 300