Chau SIDE, hola AFI

La presidente Cristina Kirchner anunció en una extensa cadena nacional ayer por la noche, entre otros anuncios, acusaciones y defensas, estos puntos sobre la disolución de la Agencia SIDE, y de su reemplazo por la Agencia Federal de Inteligencia, AFI.

Los puntos más importantes son

• Se disuelve la Secretaría de Inteligencia (SI) y se crea la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) que permanecerá en el ámbito del Poder Ejecutivo.
• La AFI tendrá un director y un sub director cuyos nombramientos requerirán de un acuerdo del Senado.
• La oficina de escuchas se transferirá al ministerio público fiscal de la Nación.
• La AFI tendrá a cargo la prevención de amenazas internacionales, narcotráfico, tráfico de personas, ciberdelitos y delitos de orden económico y financiero. También fija un ámbito concreto frente a ataques externos.
• Las actividades de la AFI estarán limitadas a investigar delitos federales complejos o atentados al orden constitucional.
• La AFI absorberá la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal que ahora depende del ministerio de Seguridad.
• Se crearán los bancos de protección de datos y archivos de inteligencia.
• Toda actuación entre la AFI y funcionarios de cualquiera de los poderes públicos será a través del director y subdirector de la Agencia.

 

Sobre Nisman CFK se desdijo de lo que había escrito en Facebook, manipuló la información y el pasado, para hacer un cocktel con el presente y atacar a los periodistas y Clarin como siempre. Cristina volvió a ser la presidente de “todos y todas”. Autorreferencial y víctima de una conspiración a la que no teme y dará batalla en un relato en el que mezcla hechos con deducciones de cronista policial. Ya instalada la hipótesis del crimen, tiene un principal sospechoso: Diego Lagomarsino, “amigo íntimo” del fiscal. “Feroz opositor” al Gobierno y hermano de un técnico en sistemas de un estudio que trabaja para Clarín. Logró finalmente linkear algo de la muerta de Nisman con Clarin, tarea cumplida…

El crimen del fiscal está esclarecido, querido Sherlock… digo, Krishtinack!