AFIP vende menos dólares para turismo

El Dólar Viajero o Dólar turista se vuela de las manos de los que lo pretenden.

El grifo abierto de dólares para Turismo y Dólar Ahorro está haciendo perder más de lo que el Gobierno pretende de dólares. Pero la decisión está atada a que la clase media y alta que puede llegar a estas 2 opciones de hacerse de dólares no tenga otra queja más en un año de elecciones.

Pero todo termina al fin, como decía la canción, o por lo menos se achica para que no sangren tanto las reservas del Banco Central.

El Director de AFIP, Ricardo Echegaray, justificó las menores ventas de dólares para viajeros esgrimiendo que, en sus sistemas, el organismo no sólo toma en cuenta la situación fiscal del comprador, sino que, entre otros parámetros, también tiene en consideración los datos que publica el Indec en su Encuesta de Turismo Internacional (ETI) sobre los gastos que dicen hacer los argentinos en el extranjero. La AFIP, a diferencia de lo que sucede con el dólar ahorro, nunca había comunicado siquiera a grandes rasgos los parámetros por los que se rige para validar las ventas de dólares para turismo.

El Indec informa, en febrero -último dato disponible- se fueron del país 251.400 personas, que, en un promedio de 16,2 días afuera, gastaron US$ 69,8 por día. En enero, se habían ido 216.200 personas, por un promedio de 14,3 noches y con gastos diarios de 68,8 dólares. Mientras que en diciembre de 2014 viajaron 164.300 personas, por un promedio de 14,5 noches y con gastos que ascendieron a unos 79,8 dólares por día.

Para calcular las autorizaciones de dólar turista en abril, según detalló Echegaray, la AFIP se vale de la encuesta del Indec de febrero. Del mismo modo, para calcular las de marzo pasado, tuvo en cuenta la ETI del Indec correspondiente a enero.

Esto significa que, por ejemplo, para validar sus operaciones de enero y de febrero pasados, en plena temporada de vacaciones, la AFIP tomaría en consideración las encuestas de diciembre y noviembre de 2014, dos meses en los que estacionalmente hay menor cantidad de viajes. En la AFIP no explicaron, sin embargo, cómo hacen para contrarrestar esa estacionalidad.

El dólar turismo es, para el Gobierno, una rendija más por la que, todos los meses, se escapan reservas del Banco Central (BCRA). Claro que es un goteo muy menor al lado del que se registra por las operaciones de compra de divisas para ahorro.

Son 8 de cada 100 operaciones que se hacen en el mercado de cambios oficial son para turismo; el resto es todo para ahorro. En términos de dólares, las compras por turismo representan, no obstante, 12% del total.

Los que compran dólares para turismo, la AFIP les cobra un 35% adicional en concepto de anticipo de Ganancias, mientras que para los que compran para ahorrar la retención es de 20% si los dólares no quedan en la cuenta bancaria del ahorrista y de 0% si se dejan a plazo fijo por un año.

Cuando se liberó parcialmente la compra de dólares oficiales, a fines de enero de 2014, se registraron 605.219 operaciones de viajeros, por un total equivalente a US$ 648 millones (unos US$ 1071 promedio por transacción). Pese a que desde hace ya algún tiempo la brecha entre la cotización oficial y la del dólar paralelo se viene achicando -pasó de 74% en octubre de 2014 a 41% en los últimos días-, la demanda de divisas en el mercado oficial no afloja.

El mes pasado fué un récord de 722.394 personas compraron dólares para atesorar, mientras que en el mismo mes hubo 46.734 operaciones de venta de divisas para turismo, incluso más que en febrero, un mes en el que estacionalmente hay mayor cantidad de viajeros.

Del promedio de US$1060 por persona en enero, la AFIP ahora está autorizando compras por US$779. Y también no está exento que para algunos rubros que los turistas quieren comprar, lo hacen con dólar blue para que AFIP no se entere de la compra. Es muy común ver en Miami, Argentinos comprando un Iphone o Tablet como para dar un ejemplo, y lo hacen en dólar billete, por temor a que AFIP revise los gastos y consumos en el exterior, validando contra lo denunciado al ingresar al país por Aduana.