Macri apuesta a bajar la inflación a la mitad para 2017

El Gobierno enviará al Congreso el proyecto de Presupuesto 2017. Ministros y secretarios desfilaron en las últimas semanas por la Jefatura de Gabinete presentando planes y pedidos de financiamiento para encarar el año próximo. Algunos de esos aspectos ya fueron definidos, pero otros restan por verse aún y de ahí que muchos de esos funcionarios vuelvan a la Casa Rosada en los próximos días para cerrar cifras y metas que el propio Mauricio Macri saldará.

El mensaje del Ejecutivo al Congreso dirá: La economía crecerá 3,5% en 2017 y la inflación será próxima a 17%, El Gobierno defenderá la idea que el déficit vaya en línea con la meta oficial de 3,3% del PBI anunciada en enero último. Pero explicará que si se toman en cuenta los anuncios posteriores, como la ley de ajuste a los jubilados, el rojo total estará en torno a 4% del producto.

El monto de las fuentes de financiamiento del Banco Central al Tesoro será menor a la de los últimos dos años ($ 160.000 millones en 2015 y 2016).

El 52% de los servicios de la deuda serán con organismos públicos y que, de contar con los recursos necesarios y la autorización correspondiente, el Tesoro refinanciará esos vencimientos.

El ex presidente del Banco Central y hoy economista del Banco Mundial Martín Redrado propone que el Gobierno explicite en el Presupuesto para 2017 un cuadro tarifario y, en función de ello, incluir las proyecciones del monto de subsidios para los años próximos. “Las nuevas tarifas deberían contemplar el poder adquisitivo de los distintos segmentos de la población y las distintas realidades de las economías regionales”, agrega.

El mensaje y el proyecto de ley del Presupuesto 2017 será el primero de Cambiemos. De ahí las expectativas tanto hacia el interior del Gobierno como en el mercado con este primer test y que se dará justo en un año electoral en el que el oficialismo apuesta a que la actividad vuelva a crecer a la tasa más alta desde 2011 (6,1%).

En el Gobierno, aspiran a que la ley sea la principal herramienta de gestión para 2017. Argumentan que, a diferencia del kirchnerismo, este Presupuesto mostrará cifras realistas aún cuando, por lo bajo, no pocos funcionarios admiten que la meta de inflación de 17% luce difícil de cumplir ya que significaría que la tasa sea menos de la mitad a la de este año (para 2016 se espera una inflación de 38,6%) e incluso menor a la que el mercado proyecta para 2017 (19,3%).